Lo que creemos, Parte 7: La misión de gloria de la iglesia

Haz la primera valoración

La oración de Jesús en Juan 17 deja en claro que los discípulos deben ser gozosamente uno en santidad, unidos en una gloria cuyo origen es divino, la gloria del Padre y del Hijo. Esta es la Iglesia en la tierra en su génesis. Ahora, a medida que seguimos más a Jesús en esta oración, vemos a la Iglesia en su crecimiento.

“No te pido que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno. Ellos no pertenecen al mundo más de lo que yo pertenezco al mundo. Conságralos en la verdad. Tu palabra es verdad” (Jn 17, 15-17). De nuevo, la oración de Jesús es por la santidad, no por escapar. Jesús no quiere que sus discípulos entierren la cabeza en la arena, se abstengan del mundo como si fueran demasiado puros. Quiere que sean sal de la tierra, luz del mundo (Mt 5,13-16). La súplica de que sus discípulos sean guardados del mal se hace eco del Padrenuestro.

“Conságralos en la verdad”. Algunas traducciones dicen “santificar”. El significado claro es que Jesús está orando para que los discípulos sean santificados en verdad. Serán protegidos del maligno en la medida en que estén consagrados en la verdad. La verdad es la “palabra”. La verdad es Jesús. Anteriormente en el Evangelio, Jesús dijo que el Padre lo había consagrado y enviado al mundo (ver Jn 10:36). Ahora pide lo mismo para los discípulos.

“Como tú me enviaste al mundo, así los envié yo al mundo” (Jn 17,18). Hasta aquí hemos sido testigos de la génesis de la Iglesia, también de que es una y santa. Ahora empezamos a ver que es apostólica. Como antes, nótese la trayectoria: el Padre envía al Hijo, luego el Hijo envía a los discípulos, haciéndolos apóstoles. Llamo a esto la misión para la gloria, este movimiento iniciado dentro de Dios mismo pero que con el tiempo envolverá a toda la creación. Aquí comienza. El Padre envía al Hijo y el Hijo envía a los discípulos; y luego los discípulos enviaron a sus discípulos, y sus discípulos enviaron a sus discípulos, y sus discípulos a sus discípulos, todo el camino hasta usted hoy, o cuando alguien lo convenció de ir a la Iglesia o lo introdujo a la Fe por primera vez. Esta misión por la gloria,

Lo vemos en la Escritura y en la historia, este gran movimiento de la gracia y el Espíritu. Como dije, esto marca el verdadero crecimiento de la Iglesia, a la vez espiritual y geográfica. En el primer capítulo de los Hechos de los Apóstoles Jesús dice que sus discípulos le darán testimonio en “Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hechos 1:8). Pensando en Hechos como un todo, el texto comienza en la ciudad de Jerusalén pero termina en Roma. Esa es la misión para la gloria, el crecimiento evangélico de la Fe y de la Iglesia. Como enseña la Iglesia, por eso la naturaleza de la Iglesia es misionera, porque tiene su origen en la “misión del Hijo y del Espíritu Santo”, cuyo fin último es acoger a todos los hombres en la “comunión del el Padre y el Hijo en su Espíritu de Amor” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 850).

Te interesará:  Lo que creemos, Parte 2: Lo que dicen las Escrituras de Jesús

“Y yo me consagro por ellos, para que también ellos sean consagrados en la verdad” (Jn 17,19). Es debido a su discurso de consagración aquí que esta oración a menudo se llama la «oración sumo sacerdotal» de Jesús o su oración «sacerdotal». Así como el Padre consagra a Jesús, Jesús al mismo tiempo se consagra a sí mismo porque comparte la naturaleza divina del Padre. Sin embargo, es la humanidad de Jesús la que está consagrada, y es una consagración para nosotros. Es decir, al participar de la humanidad de Cristo, somos consagrados en él, en la verdad. “El que consagra y los que son consagrados, todos tienen un mismo origen” (Heb 2:11). Aunque Jesús pronto ya no estará presente para ellos en la forma en que estaban acostumbrados, están consagrados en él. Es decir, a medida que esta comunidad de discípulos se haga apostólica, permanecerán una y santa. Pero por supuesto, debemos recordar qué forma toma tal consagración, a saber, la de una cruz. Hablar de consagración está muy cerca de hablar de sacrificio. Fue por la Cruz, por su sangre, que fuimos consagrados (cf. Heb 13,12). Ahora, esto es importante porque sugiere que es cierto de nuestra consagración, que también será un sacrificio. Por lo cual, por supuesto, la Cruz siempre será parte de la Fe y la vida de la Iglesia.

“Ruego no sólo por ellos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno…” (Jn 17, 20-21). Aquí es donde vemos aún más explícitamente a la Iglesia no sólo en génesis sino en crecimiento. Los discípulos son enviados a nosotros. Si quieres saber en qué parte de los Evangelios Jesús ora literalmente por nosotros, aquí lo tienes. Somos “aquellos que creerán por su palabra”. Pero eso significa lo que Jesús desea para sus discípulos, que sean uno, santos, apostólicos, lo desea también para todos los discípulos del futuro, también para nosotros.

Te interesará:  Por qué es importante el Espíritu Santo

Y aquí es donde la goma se encuentra con el camino: “que todos sean uno”. Él ora por aquellos que creerán a través de la palabra de los discípulos, para que ellos también sean uno — hēn. Una vez más, para hablar personalmente, es por eso que me siento tan incómodo con nuestra aparente comodidad con la división cristiana. La falta de sentido de un problema con la división cristiana y el denominacionalismo, la extraña noción de que todo lo que importa es la relación personal de un individuo con Jesús, independientemente de la comunión de uno con los demás, es algo fácil de pensar, especialmente en compañía educada. Pero no nos engañemos asumiendo que esta forma de pensar tiene algo que ver con el Nuevo Testamento. no lo hace Jesús oró por la unidad. Así como sus discípulos deben ser uno como el Padre y el Hijo son uno, así también lo son los discípulos de hoy. De nuevo, mucho antes de convertirme al catolicismo, esto es lo que me perseguía, que Jesús quería que fuéramos uno, pero que no lo éramos en absoluto.

Pero, ¿por qué es esto tan importante? Jesús prosigue: “como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros…” (Jn 17,21). ¿Es posible que nuestra unidad como discípulos sea una condición de nuestra comunión con Dios? Que, al menos en este versículo, la unidad de los discípulos parece condicionalmente asociada con la morada divina debería servir como una profunda advertencia sobre nuestro irreflexivo consuelo con la división cristiana. Nuestra participación en Dios está involucrada en nuestra participación unos con otros. ¿Cómo podemos estar divididos y aun así asumir cómodamente el favor de Dios? Nuestra unión entre nosotros sí importa. Donde se reúnen dos o tres, recordemos que Jesús está presente (ver Mt 18,20). Nuestras relaciones con los demás son importantes para nuestra relación con Dios. Otra vez, estos son los versículos que comenzaron a hacerme sentir incómodo al estar contento con el denominacionalismo cristiano y la división. Son los versos que me obligaron a pensar en la Iglesia como católica, a pensar en la Iglesia como comunión, una sola comunión, santa y apostólica.

Pero esa no es la única razón por la que la unidad importa. Recuerda, Jesús está enviando a sus discípulos por una razón: “para que el mundo crea que tú me enviaste” (Jn 17:21). Supuestamente, Gandhi dijo una vez: «Si no fuera por los cristianos, yo sería cristiano». Hablando desde su experiencia con los cristianos, era un buen punto. Cuando tu experiencia del cristianismo es de misioneros en guerra, cuando, por un lado, tienes al papa y, por el otro, teleevangelistas, estrellas de Twitter y predicadores de megaiglesias, cada uno de los cuales afirma representar el cristianismo, tiene mucho sentido que las personas razonables miraría todas estas voces diferentes y transmitiría el cristianismo, para pensar que nada de eso es creíble o creíble. Me sorprende que más cristianos no vean esto. Y también me sorprende cuántos cristianos e instituciones cristianas, de todas las denominaciones, gastan grandes cantidades de tiempo, energía y dinero en evangelismo y misiones, jugando con la predicación, con el alcance y demás, sin embargo, muy pocos dicen algo acerca de este versículo: “que todos sean uno… para que el mundo crea”. Para mí, es perfectamente obvio por qué los cristianos de cualquier tipo tienen dificultades para convencer a la gente acerca de Jesús, porque nuestras divisiones se han vuelto tantas y tan endurecidas. La unidad afecta la credibilidad. Jesús lo dijo. Esto siempre ha sido cierto, y es lo que siempre hemos creído. porque nuestras divisiones se han vuelto tantas y tan endurecidas. La unidad afecta la credibilidad. Jesús lo dijo. Esto siempre ha sido cierto, y es lo que siempre hemos creído. porque nuestras divisiones se han vuelto tantas y tan endurecidas. La unidad afecta la credibilidad. Jesús lo dijo. Esto siempre ha sido cierto, y es lo que siempre hemos creído.

Te interesará:  ¿Cuál es el significado de los muchos números en las Escrituras?

El padre Joshua J. Whitfield es pastor de la comunidad católica St. Rita en Dallas y autor de “La crisis de la mala predicación” (Ave Maria Press, $17.95) y otros libros. Lea más de la serie aquí .