Biblia 101: Jesús cumple el Antiguo Testamento

Haz la primera valoración

Hacia el comienzo del Sermón de la Montaña, Jesús dice: “No penséis que he venido para abolir la ley y los profetas; no he venido a abolir, sino a cumplir” (Mt 5,17). Cuando uno entiende que diferentes secciones del Antiguo Testamento caen bajo las categorías de “Ley” y “Profetas”, esta declaración significa más que solo los Diez Mandamientos o los Libros de Isaías, Jeremías, Ezequiel, etc. “La ley y los profetas puede interpretarse como prácticamente todo el Antiguo Testamento. En otras palabras, todo apunta a Jesús, y todo encuentra en él su plenitud y su sentido más profundo. Él es su culminación.

A lo largo del Antiguo Testamento, Dios se muestra a la humanidad para llevar a las personas a una vida de comunión con él. La comunión ocurre a través del culto y de una vida vivida según los mandamientos de Dios y la obediencia de la fe. Uno podría preguntarse, «¿por qué Dios se molesta en acercarse a nosotros?» Una respuesta simple podría ser que pensó que nos gustaría. En su bondad, sabe que tendremos la mayor felicidad si estamos en comunión con él, y así lo hizo posible.

Este acercamiento a los seres humanos por parte de Dios comienza con Adán y se extiende a Abraham y sus hijos. Sin embargo, queda claro que los lazos físicos no son el factor más importante de ser miembro de la familia de Abraham. En cambio, es la fe. Los que comparten la fe de Abraham son su “simiente”. San Pablo reconoció eso y predicó categóricamente acerca de que los gentiles serían injertados en Israel a través de la fe. Estaba claro para él que Israel había sido elegido no para excluir de Dios al resto de la humanidad, sino para que a través de ellos se pudiera dar la mayor comunión posible con Dios. Eso sucedió con la Encarnación, la venida del Hijo de Dios como hombre, para vivir entre nosotros, es decir, Jesús de Nazaret.

Te interesará:  ¿Qué pasó el Lunes Santo según la Biblia?

Como en otras ocasiones en que Dios se acercó a los hombres para conducirlos a una mayor comunión consigo mismo, Jesús vino predicando el Reino de Dios. Él mismo era el Reino presente entre el pueblo. También como en otros tiempos, el ser humano rechazó en su mayor parte el don de Dios, una relación de amistad consigo mismo. Jesús fue rechazado por los líderes judíos y crucificado por sus pretensiones de ser el Hijo de Dios. Murió, pero Dios no permitió que permaneciera en la muerte. En cambio, Dios lo resucitó al tercer día, y Jesús ahora está vivo para siempre. Todavía es posible para nosotros tener una relación con él, una verdadera amistad con Dios.

¿Por qué, entonces, no viven más personas en esta amistad con Él? Tome la Navidad, por ejemplo. Esa fiesta de la Encarnación del Hijo de Dios podría parecer, desde el punto de vista natural, un proyecto fallido. Después de siglos de preparación, después de toda la revelación contenida en la Ley y los Profetas, finalmente Dios mismo vino a la tierra, en la carne. Pero la humanidad lo rechazó una vez más. Y, claramente, Su venida a nosotros como hombre no terminó con la guerra y la violencia, el pecado y la destrucción, imponiendo el orden divino desde el exterior.

Entonces, ¿por qué vino Jesús a cumplir la Ley y los Profetas? A lo largo de toda la era del Antiguo Testamento, Dios está invitando a su pueblo a mirarlo, a fijar sus ojos en él, porque él es el único camino a través del lodo del pecado, la muerte y la confusión que experimentamos día tras día. Una y otra vez, Israel se aleja. Los caminos de Dios son demasiado difíciles. Sus caminos son demasiado tortuosos. Exige demasiado. Finalmente, en Jesús de Nazaret, el Dios del Antiguo Testamento viene en medio de su pueblo y dice: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón. Llevad mi yugo sobre vosotros, y hallaréis descanso para vuestras almas. porque mi yugo es suave y mi carga ligera”. Al hacerlo, mostró su amor por nosotros de una manera asombrosa. Todas nuestras esperanzas de cambio y restauración, pues la renovación y el “hacerlo bien esta vez” dependen de este amor que Dios nos tiene y de esta comunión que Dios hace posible para todos y cada uno. Jesús vino a salvar a cada persona ya llevar a cada uno a la comunión con Dios. Es solo a través de cada corazón humano individual que Dios desea terminar con la guerra y la violencia, el pecado y la destrucción. Él desea que su salvación ocurra dentro de cada hombre y mujer, y así tenga sus efectos en el exterior. Solo él puede entrar en nuestras vidas de tal manera que las haga completas, para “cumplirlas”. Él lo ha dicho y lo hará. Él desea que su salvación ocurra dentro de cada hombre y mujer, y así tenga sus efectos en el exterior. Solo él puede entrar en nuestras vidas de tal manera que las haga completas, para “cumplirlas”. Él lo ha dicho y lo hará. Él desea que su salvación ocurra dentro de cada hombre y mujer, y así tenga sus efectos en el exterior. Solo él puede entrar en nuestras vidas de tal manera que las haga completas, para “cumplirlas”. Él lo ha dicho y lo hará.

Te interesará:  Abordando el ateísmo

Hermana Anna Marie McGuan, RSM, es directora de formación cristiana en la Diócesis de Knoxville. Lea más de la serie Biblia 101 aquí.