Entendiendo la Inmaculada Concepción

Haz la primera valoración

La enseñanza de la Iglesia sobre la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María se definió solo después de siglos de tenso debate teológico.

Fue proclamada como dogma, doctrina perteneciente a la verdad divinamente revelada, que los católicos están obligados a creer, en 1854. El análisis de las raíces históricas de esta fiesta demuestra acertadamente la naturaleza dinámica y pragmática de nuestra Iglesia y el desarrollo de la doctrina.

Desarrollo historico

Como con todas las enseñanzas de la Iglesia, uno debe investigar lo que dice la Escritura con respecto a este dogma. Pero la Biblia no habla de la Inmaculada Concepción de manera directa. Antes de la definición de 1854, muchos habían señalado Lucas 1:28, “Salve, llena de gracia” (RSV), para decir que María siempre estuvo llena de gracia y, por lo tanto, sin pecado.

La teología medieval estuvo dominada por el conflicto con respecto a la Inmaculada Concepción de María. Si bien la fiesta se había extendido en algunas áreas de Europa occidental, Roma ni la celebraba ni la recomendaba oficialmente. Dado que el Vaticano no sancionó la fiesta, muchos obispos y teólogos se opusieron a la doctrina como una «innovación».

San Bernardo de Claraval y Santo Tomás de Aquino fueron los dos principales oponentes teológicos de la doctrina de la Inmaculada Concepción. En 1140, Bernardo ilustró de manera célebre la actitud negativa predominante hacia la concupiscencia: para Bernardo era impensable que el Espíritu Santo hubiera estado involucrado en algo tan intrínsecamente «malo» como la concepción de un niño. Tomás de Aquino usó la doctrina de la redención universal para argumentar en contra del concepto de la Inmaculada Concepción, diciendo que si María no hubiera sido manchada por el pecado original, eso restaría valor a la dignidad de Cristo como salvador de todas las personas.

Te interesará:  Nuestra Señora del Pronto Socorro

No obstante, las objeciones de Bernard y Thomas no ganaron el debate teológico. El argumento de Bernard sobre la concupiscencia se volvió inútil con una comprensión renovada de la sexualidad humana. Y el Beato John Duns Scotus, un franciscano de la Universidad de Oxford, respondió a las objeciones de Tomás de Aquino argumentando que la preservación de María del pecado original no eliminó su dependencia de la obra redentora de Cristo. Antes bien, más que nadie, María necesitaba a Cristo como su redentor, ya que habría contraído el pecado original si la gracia de Cristo no lo hubiera impedido.

Durante el período del Renacimiento tardío y avanzando hacia la era moderna, la doctrina de la Inmaculada Concepción se volvió más aceptable. El Concilio de Basilea, convocado en 1431, afirmó que María, por un don especial de la gracia, nunca había estado sujeta al pecado original. Además, el concilio declaró que tal creencia era “piadosa y agradable al culto de la Iglesia, la fe católica y la enseñanza de la Sagrada Escritura”. Posteriormente, el Papa Sixto IV, otro franciscano, prescribió la fiesta para la diócesis de Roma en 1477, pero no la ordenó. El Papa Clemente XI prescribió la fiesta para toda la Iglesia en 1708, para celebrarse el 8 de diciembre.

Confirmación en el siglo XIX

Muchos desarrollos con respecto a la definición de la Inmaculada Concepción de María tuvieron lugar en el siglo XIX. En 1830, la Santísima Virgen María se apareció a Santa Catalina Labouré, revelándole una imagen de lo que se conoce como la “Medalla Milagrosa”. La medalla fue forjada como un recuerdo de esta aparición y contiene las palabras: «Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti». Este popular sacramental afirma la impecabilidad de María y su Inmaculada Concepción.

Te interesará:  ¿Qué es la Inmaculada Concepción de María?

En 1846, los obispos estadounidenses, reunidos en Baltimore, seleccionaron por unanimidad a la Santísima Virgen María, bajo su título de Inmaculada Concepción, como patrona del condado, lo que fue aprobado por el Papa Pío IX, quien definió el dogma menos de una década después.

Por su definición de la Inmaculada Concepción como una realidad divinamente revelada, el Beato Pío IX optó por hacerlo sin la ayuda de un consejo de obispos. El proceso comenzó pidiendo comentarios de obispos, órdenes religiosas y laicos interesados ​​sobre la posibilidad de una definición sobre la Inmaculada Concepción. A pesar de algunas excepciones, la respuesta general fue favorable y el Papa pronunció el dogma en 1854, el primer dogma así proclamado fuera de un concilio ecuménico.

La iniciativa del Beato Pío IX de definir la impecabilidad perpetua de María fue validada en 1858. Ese año María hizo una serie de apariciones a la joven campesina francesa Santa Bernardita Soubirous en Lourdes. En las apariciones, María se identificó diciendo: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Una vez más, como con Santa Catalina Labouré, la impecabilidad de María había sido verificada por lo sobrenatural.

Después de una larga historia de desarrollo y apoyo sobrenatural, la doctrina católica proclama que María no tuvo pecado desde el momento de su concepción. Esta realidad de la Fe se celebra anualmente el 8 de diciembre como la solemnidad de la Inmaculada Concepción.

El padre Richard Gribble, CSC, es profesor de estudios religiosos en Stonehill College. Tiene un doctorado. de la Universidad Católica de América.