María, Madre de la Iglesia

Haz la primera valoración

El Papa Francisco decidió en 2018 que se celebrara universalmente una nueva Memoria de María, Madre de la Iglesia. Si bien el memorial mariano se ha celebrado localmente en algunas diócesis y comunidades religiosas de todo el mundo, ahora se celebrará en toda la Iglesia universal en la forma ordinaria del rito romano. El nuevo memorial tiene fecha móvil, ya que forma parte del ciclo pascual, y está fijado para el lunes siguiente a Pentecostés.

Uno podría preguntarse ¿cuál es el sentido de aplicar tales títulos a María? ¿Y por qué los celebramos? Como dice la antigua máxima, “ de Maria numquam satis ” (sobre María, no se puede decir lo suficiente). La razón, como explica el teólogo y mariólogo Padre Hugh Rahner, SJ, es que “cualquier cosa que se diga de la misma sabiduría eterna de Dios, se puede aplicar en un sentido amplio a la Iglesia, en un sentido más estrecho a María, y de manera particular a toda alma fiel.”

Hay muchas implicaciones teológicas que se derivan de la institución de este memorial litúrgico. Estos tienen su raíz en la comprensión de la Iglesia como el Cuerpo de Cristo y el papel de María en la vida de los fieles.

El papel de María

El Papa San Pablo VI otorgó oficialmente a María el título de “Madre de la Iglesia” en la clausura de la tercera parte del Concilio Vaticano II en 1964. Remontándose a los orígenes del siglo IV con San Ambrosio, el título de “Madre de la Iglesia” evoca la maternidad espiritual de María, que está ligada a la naturaleza de la Iglesia.

Gran parte de la eclesiología del Vaticano II, que se encuentra particularmente en su Constitución Dogmática sobre la Iglesia ( Lumen Gentium ), se desarrolla a partir de la rica comprensión de la Iglesia en la teología de San Pablo. En ella los fieles aprenden de su unión con Cristo a través de la pertenencia a su cuerpo. San Pablo habló clara y elocuentemente de esta realidad, que conoció de primera mano en su conversión. Cuando lo tiraron al suelo y lo cegaron, el perseguidor cristiano escuchó una voz que le preguntaba: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”. (Hechos 9:4). Con esto, quedó claro que Cristo se identificaba como uno con sus seguidores. Juntos constituyen un todo compuesto, unido, en lo que San Agustín describió más tarde como el totus Christus , el Cristo total, porque Cristo y los bautizados son un solo cuerpo.

Te interesará:  Nuestra Señora de Laus

San Agustín puso esto en su propio contexto mariano: María es “la madre de los miembros de Cristo… habiendo cooperado por la caridad para que nacieran fieles en la Iglesia, que son miembros de esa Cabeza”. “María dio a luz al Uno, y la Iglesia da a luz a los Muchos, quienes a través del Uno se vuelven uno”, dijo.

Puesto que María es la madre de Cristo, nosotros, que somos los miembros de su cuerpo, la Iglesia, somos sus hijos e hijas. La nueva celebración anual de un memorial que recuerda su maternidad de la Iglesia es ocasión para meditar sobre esta realidad significativa de la identidad de la Iglesia y las implicaciones que de ella se derivan. Es por el mismo principio que los padres del Vaticano II eligieron incluir una porción extensa sobre María en Lumen Gentium en lugar de promulgar un documento separado sobre ella.

El modelo y la ayuda de la iglesia.

La unión de María con su Hijo es inseparable. Este nuevo memorial también pretende fomentar una mayor piedad mariana porque nos dirigimos a María que es un ejemplo para toda la humanidad, especialmente para los fieles. Ella es un “miembro preeminente y… totalmente único de la Iglesia” (LG, No. 53).

La maternidad de María se encuentra en su obediencia, fe, esperanza y caridad. Estas características son la tierra fértil donde la Palabra de Dios fue sembrada y produjo vida abundante. La vida sobrenatural vino al mundo por su “fiat”, que engendró la Vida del Mundo. María es, por tanto, la Nueva Eva, ya que así como la muerte pasó por Eva, la vida pasa por ella.

Te interesará:  Entendiendo la Inmaculada Concepción

El Papa San Juan Pablo II afirmó que “en su nueva maternidad en el Espíritu, María abraza a todos y cada uno en la Iglesia, y abraza a todos y cada uno por medio de la Iglesia. En este sentido María, Madre de la Iglesia, es también modelo de la Iglesia” ( Redemptoris Mater , n. 47).

“Cooperó de manera totalmente singular con su obediencia, fe, esperanza y ardiente caridad en la obra del Salvador de restaurar la vida sobrenatural en las almas” (LG, n. 61). Toda la vida de María es una aspiración para los miembros de la Iglesia, por la que nos conduce a la salvación, ofreciéndonos ayuda para vencer el pecado y hacer el bien con su ejemplo y su ayuda celestial. Ella no desea otra cosa que conducirnos a su Hijo.

La obediencia, la fe, la esperanza y la caridad ejemplares que definen a María deben definir a todos los cristianos. En pocas palabras, Jesús, cuando escuchó a una mujer gritar alabanzas por el vientre que lo llevó: “Más bien, bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la guardan” (Lc 11, 28).

Por la obediencia de María, la Iglesia tiene un modelo para vivir según la voluntad de Dios. Por su fe, la Iglesia aprende a llevar a Cristo al mundo. Por su esperanza, la Iglesia aprende a contar con el Señor (cf. Sal 130, 5). Y por su amor, la Iglesia aprende el camino de la salvación.

Los cristianos han recurrido a María en busca de su especial gracia y ayuda celestial a lo largo de los siglos, “invocada por la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Adjutora y Mediadora” (LG, n. 62). La institución del nuevo memorial que destaca a María como

Te interesará:  María: Madre de Dios

“Madre de la Iglesia” ofrece una oportunidad más para que los miembros del cuerpo de su Hijo apelen a regocijarse en el amor materno de quien es nuestro modelo y nuestra ayuda.