Antropología Teológica 101: ¿Qué es un Ser Humano?

Haz la primera valoración

El ser humano se describe en el Catecismo de la Iglesia Católica como creado a la imagen de Dios, como hombre y mujer, y es una persona con cuerpo y alma. Estas son las características que definen quiénes somos y merecen nuestra exploración.

imagen de dios

En el libro de Génesis aprendemos que la humanidad está separada del resto de la creación, creada a imagen de Dios (ver Génesis 1:27). Esta imagen se da únicamente al hombre, que es querido por Dios por sí mismo. Los animales, por otro lado, no están hechos para sí mismos sino para servir al hombre.

La imagen de Dios se refleja en cada ser humano y se perfecciona en las personas de comunión. Así como Dios es unidad en una diversidad de Personas divinas, así también el hombre alcanza su plenitud y dignidad entrando en comunión con los demás. Este propósito fue oscurecido por el pecado. Pero, al darnos a nosotros mismos por el bien de otro en Cristo, nos encontramos en la única comunión verdaderamente vivificante.

Cuerpo y alma

Esta imagen de Dios también se encuentra en el hombre por nuestra naturaleza compuesta de cuerpo y alma. Muy a menudo, hoy en día, el cuerpo se malinterpreta como un modo de expresión que es fácilmente manipulable para la expresión del ser espiritual, verdadero e interior de uno. El cuerpo es visto puramente como una extensión del yo. Esto se conoce como dualismo, que se centra más en la separación del cuerpo y el alma que en su integración. La tradición cristiana rechaza ese punto de vista. Más bien, el hombre es una naturaleza singular de la que el cuerpo y el alma están íntimamente unidos. No solo nuestras almas, sino también nuestros cuerpos manifiestan ser hechos a la imagen de Dios.

El alma le da al hombre dos cualidades especialmente únicas que lo distinguen de los animales. Estos son atributos de Dios mismo y no se encuentran en ninguna otra criatura aparte de la humanidad: el intelecto y la voluntad. El intelecto del hombre le da la capacidad de razonar, juzgar y conocer la verdad. Lo más importante es que el intelecto del hombre le da la capacidad de llegar a conocer y contemplar a Dios.

La voluntad humana es el medio por el cual tenemos la verdadera libertad. A través de ella podemos elegir el bien y rechazar el mal, y podemos ofrecer nuestra vida al servicio de los demás. Es a través de la voluntad que el hombre puede elegir la virtud sobre el vicio, elegir a Dios y su salvación. La voluntad humana es el asiento de la acción: los animales actúan pero sin la libertad de los seres humanos. El hombre, a través de una cierta intencionalidad, es capaz de dar expresión a sus deseos y de buscar la verdad.

Hombre y mujer

Muy a menudo, cuando hablamos de nuestra naturaleza humana, consideramos el cuerpo y el alma, el intelecto y la voluntad como la suma de lo que significa ser humano. Gracias al magisterio del Papa San Juan Pablo II, se redescubrió y se volvió a enfatizar otro elemento: que el hombre es creado a imagen de Dios como varón y mujer.

El Catecismo enfatiza la igualdad entre el hombre y la mujer, creados para ser una unidad “en una sola carne”. Así se instituye desde el principio el matrimonio por el cual la unión del hombre y la mujer hace visible al Dios a cuya imagen está hecho el hombre. La diferenciación sexual es querida por Dios, y tanto el hombre como la mujer hacen presente algo único de Él. En una unión a través del don de sí mismo en el matrimonio, el hombre y la mujer reúnen sus cualidades únicas para complementarse mutuamente y hacer presente una visión más total del ser humano a imagen de Dios.

Esta enseñanza de que el hombre y la mujer son esenciales para la naturaleza humana también revela una cualidad final de la humanidad que es difícil de comprender para el hombre moderno. Muy a menudo no nos vemos a nosotros mismos como un cuerpo corporativo, parte de algo más grande que nosotros mismos. Más bien, nos vemos a nosotros mismos como atomizados y separados de otros seres humanos, enfocados más fácilmente en “yo”. Podemos hablar genéricamente de “la raza humana”, pero en la práctica y en la experiencia, especialmente debido al individualismo, nos cuesta entender la naturaleza social de la humanidad. En virtud de que Dios creó al hombre como comunión de personas desde el principio, demuestra que el individuo no se perfecciona aislado de los demás, sino que está integrado en nuestra naturaleza buscar la comunión con los demás para llegar a nuestra propia perfección. Esto es, de nuevo, por el hecho de que el hombre está hecho a imagen de Dios, quien en sí mismo es comunión de personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Así como cada persona de la Trinidad es sólo ella misma en comunión con las demás personas, así también en el hombre el individuo es más plenamente él mismo cuando está en comunión con los demás.

El Padre Harrison Ayre es sacerdote de la Diócesis de Victoria, Columbia Británica. Sígalo en Twitter en @FrHarrison . Lea más de su serie Theological Anthropology 101 aquí .