St. Louis Bertrand: un misionero en Colombia

Haz la primera valoración

Cuando era niño, San Luis Bertrand (1526-1581) deseaba unirse a las filas dominicanas de su pariente lejano, el hacedor de milagros español San Vicente Ferrer. Cada uno de ellos comenzó su nueva vida en Cristo en el mismo lugar, habiendo sido bautizados en la misma fuente en Valencia, España. Aunque su padre trató de detenerlo, rogándole al santo que mantuviera su herencia, San Luis tomó el hábito dominico y fue ordenado sacerdote en 1547 por Santo Tomás de Villanova, entonces arzobispo de Valencia.

St. Louis no era un intelectual, pero, no obstante, trabajó duro en sus estudios. Su disposición severa y sin sentido del humor fue contrarrestada por una gentileza y amabilidad que hicieron que fuera bien recibido por los demás. Cuando estalló una plaga en su ciudad natal, cuidó de los enfermos y moribundos, y ayudó en el esfuerzo por enterrar a la gran cantidad de muertos. Durante un tiempo, también se desempeñó como maestro de novicios de su convento.

A pesar de una descripción que decía: «su voz era ronca, su memoria traicionera, su porte sin gracia», St. Louis se hizo conocido por su predicación. Multitudes vinieron a escucharlo y los santos buscaron su consejo, incluida Santa Teresa de Ávila, quien acudió a él en busca de consejo sobre la reforma de su orden carmelita.

A pesar de sus éxitos, a St. Louis se le concedió permiso para cumplir un antiguo deseo de servir en las misiones. Partió hacia las Américas en 1562, llevando solo un bastón y un breviario. Tenía como destino el territorio de Nueva Granada, llegando a tierra en Cartagena, Colombia.

En el Nuevo Mundo, St. Louis trabajó por el bienestar espiritual de su nuevo rebaño y luchó para asegurar una vida mejor para los nativos bajo el dominio colonial. Se sabía que ejercía poderes espirituales manifestados a través de actividades tales como curaciones físicas. Y también trabajó junto a otros dominicanos, como Bartolomé de Las Casas, para defender los derechos humanos de los nativos.

Estableció una variedad de misiones a lo largo de la actual Colombia, atrayendo a decenas de miles a la Iglesia, a pesar de algunas dificultades en el camino. Viajó de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio y estableciendo la devoción al santo Rosario. Para ayudarlo en su ministerio, oró y recibió el don de lenguas, lo que permitió a los nativos escuchar y comprender sus palabras. Enfrentó todas las dificultades imaginables, desde selvas e insectos hasta ritmos salvajes y enfermedades tropicales. Una vez, cuando se le acercó un hombre armado que pretendía matarlo, San Luis hizo la Señal de la Cruz sobre él, convirtiéndolo en un crucifijo.

St. Louis también visitó y sembró semillas de fe en las Indias Occidentales, así como en las Islas Canarias controladas por los españoles frente a la costa de Marruecos.

Regresó a su España natal en 1569. Allí continuó trabajando como defensor de los derechos de los indígenas explotados y maltratados de las tierras donde ejerció su ministerio. Sin embargo, no se le permitió regresar a esas tierras y se le prohibió ministrar entre los nativos en el futuro.

En sus últimos años, renovó su contacto con Santa Teresa de Ávila, sirviéndole de consejero espiritual. Volvió a asumir las funciones de maestro de novicios de su convento e inspiró a los jóvenes infundiendo en sus almas el celo misionero.

St. Louis murió el 9 de octubre de 1581, una fecha que él mismo predijo. Se le considera el Apóstol de las Américas y fue canonizado menos de un siglo después de su muerte en 1671.

Su fiesta es el 9 de octubre.