Excomunión

Haz la primera valoración

La mayoría de los católicos saben que la excomunión ha jugado un papel importante en la vida eclesiástica desde la antigüedad. Muchos también suponen que este controvertido procedimiento quedó relegado a los libros de historia después del Concilio Vaticano II. Pero esta suposición es incorrecta.

La excomunión sigue siendo una parte importante del derecho canónico. De hecho, hay señales de que en los próximos años desempeñará un papel más importante en la vida de la Iglesia de lo que estamos acostumbrados a ver. Para entender por qué, veamos tres preguntas clave que se plantean con frecuencia sobre la excomunión.

  • ¿Es la excomunión la pena más severa que la Iglesia puede aplicar, o es un remedio medicinal destinado a provocar el arrepentimiento y la conversión personal?
  • ¿Se impone la excomunión en respuesta a ciertas violaciones graves del derecho canónico, o es una consecuencia de los pecados mortales según lo determina la teología moral?
  • ¿Existe una lista maestra de acciones por las cuales uno puede ser excomulgado, o cada obispo o sacerdote puede formular la suya propia?

Las respuestas a estas tres preguntas pueden ayudarnos a comprender mejor lo que significa la excomunión hoy y lo que podría significar mañana. Veamos cómo.

Un remedio medicinal

Es cierto que la primera pregunta es una especie de pregunta capciosa. La respuesta a si la excomunión es la pena más severa que tiene la Iglesia, o si es una respuesta medicinal destinada a provocar el arrepentimiento personal, es que la excomunión es ambas. Pero debido a que este doble carácter de la excomunión es precisamente lo que tanta gente malinterpreta al respecto, hablemos más al respecto.

Por un lado, quien es excomulgado ha roto los lazos de comunión que deben unir a cada creyente con la comunidad de los fieles. La excomunión bloquea el derecho de una persona a recibir los sacramentos y los sacramentales, y le prohíbe ejercer funciones de liderazgo en la Iglesia. A pesar de la bravuconería con que algunos excomulgados expresan su desdén por la pena, no hay nada agradable en este tipo de consecuencias, y los excomulgados lo saben. La historia también lo sabe.

Te interesará:  ¿Excomulgado por un aborto?

Sin embargo, al mismo tiempo, la Iglesia Católica deja en claro que la excomunión se impone con el objetivo expreso de motivar a la persona a cesar el comportamiento que resultó en la excomunión en primer lugar.

Dicho de otra manera, la Iglesia detesta tanto imponer la excomunión como está ansiosa por levantarla. De hecho, una vez que una persona excomulgada tiene un cambio de corazón (conocido canónicamente como «retirada de la contumacia»), tiene derecho a una pronta reconciliación con la Iglesia y una pronta readmisión a su vida sacramental.

¿Y por qué no? La excomunión cumplió su propósito; trajo una oveja descarriada de vuelta al redil. Si alguien permanece en estado de excomunión por mucho tiempo, puede estar seguro de que es porque él o ella, lamentablemente, así lo quiere, y no porque los funcionarios de la Iglesia estén siendo vengativos.

¿Violación de la ley o inmoralidad?

La pregunta sobre si la excomunión debe verse como una pena por violar el derecho canónico o como una consecuencia de un comportamiento inmoral no es complicada, es francamente difícil. Esto se debe a que la excomunión opera precisamente donde la ley y la moral entran en contacto más estrecho.

Es un principio bien establecido que no toda acción inmoral puede ni debe convertirse en delito. Por lo tanto (a pesar de algunos casos extraños que podamos encontrar en las páginas amarillas de la historia de la Iglesia), la excomunión hoy se impone solo por acciones que son, en primer lugar, gravemente pecaminosas en sí mismas y, en segundo lugar, que no pueden abordarse adecuadamente de otra manera.

Antes de que se imponga la pena canónica de excomunión, debe quedar claro que una persona ha ofendido contra un valor moral y doctrinal importante. Eso explica por qué hoy en día generalmente escuchamos sobre la excomunión solo con respecto a los principales problemas públicos como, por ejemplo, la herejía, el aborto o la falsificación de los sacramentos.

Te interesará:  Antropología Teológica 101: La Visión de la Iglesia sobre la Ideología de Género

Aun así, además del requisito de que la acción en sí misma debe ser gravemente incorrecta para que sea posible la excomunión, la ofensa debe ser también una para la cual la Iglesia no ve otra respuesta adecuada que una pena canónica.

Por lo tanto, aunque, por ejemplo, la malversación de bienes de la Iglesia o el adulterio son delitos graves (y deben ser llevados rápidamente a la confesión sacramental), la Iglesia tiene otras formas de responder públicamente a ellos. Por ejemplo, puede llamar a las autoridades civiles por casos de malversación de fondos o reiterar la enseñanza de la Iglesia sobre la moral matrimonial y el adulterio. Ella no recurre primero a la pena de excomunión ante este tipo de agravios graves. Esto tiene sentido.

Desafortunadamente, sin embargo, algunas personas señalan la falta de excomuniones por, digamos, diatribas antipapales o incluso abuso sexual de niños por parte del clero y concluyen que la Iglesia no toma en serio tales ofensas. Tal acusación es injusta.

Si la Iglesia piensa que la respuesta más eficaz a estos males es la excomunión, tomará las medidas necesarias para imponerla. Pero si parece haber otra forma de tratar con ellos, lo intentará primero.

La experiencia, como siempre, es una buena guía aquí, y ciertamente la lista de delitos excomulgables ha cambiado con el tiempo. Por lo tanto, la lista podría cambiar nuevamente, pero como ese punto realmente nos lleva a nuestra última pregunta, volvamos a ella ahora.

¿Una lista maestra?

Durante la primera década después de que entró en vigor el Código de Derecho Canónico actual, la respuesta a nuestra última pregunta fue bastante clara: todas las excomuniones se pueden encontrar enumeradas en el Código de Derecho Canónico. Era, además, una lista bastante corta.

Pero a partir de la década de 1990, algunos obispos diocesanos comenzaron a recurrir a la excomunión como una forma, entre otras, de responder a lo que consideraban afrentas graves a la Fe en sus diócesis.

Te interesará:  ¿Por qué es necesario el derecho canónico?

El Papa Juan Pablo II promulgó una excomunión especial fuera del Código de Derecho Canónico contra aquellos que violaran el secreto de un cónclave papal. Y tan solo en los últimos años, la Congregación para la Doctrina de la Fe hizo uso de su autoridad para aplicar legítimamente la excomunión en algunos casos de intento de “ordenaciones” de mujeres, aunque esa pena por la simulada concesión de las sagradas órdenes no está expresamente contenida en el Código de 1983.

Podemos ver, por supuesto, que estas excomuniones más recientes han sido implementadas solo por aquellos en los niveles más altos de liderazgo diocesano o de la Iglesia universal. Por lo tanto, si escuchamos que un párroco amenaza o impone excomuniones por su propia autoridad, algo anda mal en alguna parte.

Además, aunque estos ejemplos parecen pocos en número, son suficientes para indicar que la excomunión es una institución en evolución que puede y será utilizada en respuesta a amenazas más graves contra las enseñanzas, la vida y la misión de la Iglesia.

Las distinciones resaltadas al responder estas tres preguntas deberían contribuir en gran medida a minimizar la confusión actual sobre la excomunión.

El Dr. Edward Peters enseña derecho canónico en el Seminario Mayor del Sagrado Corazón en Detroit. Es autor de “La excomunión y la Iglesia Católica” (Ascension Press, 2006). Se puede acceder al blog y al sitio web de derecho canónico del Dr. Peters en  www.canonlaw.info .