¿Cómo funciona el proceso de canonización?

Haz la primera valoración

No sería atípico en el lenguaje contemporáneo describir a un amigo importante u otra persona que conocemos como un «santo viviente».

¿Qué queremos decir cuando llamamos a alguien “santo” y cómo esa persona es reconocida por la Iglesia? Los 2000 años de historia del catolicismo han visto desarrollarse significativamente el proceso de proclamación de los santos. El historiador religioso y periodista Kenneth Woodward, citando una historia popular del Vaticano en su libro “Hacer santos: cómo determina la Iglesia católica quién se convierte en santo, quién no y por qué” (Touchstone), comentó sobre la naturaleza misteriosa de la proceso de canonización: “El misterio de la santidad y el proceso de canonización, con todas sus dimensiones espirituales de intercesión divina, reliquias y milagros, es probablemente el mayor enigma de la Iglesia fuera de la misa misma”.

Canonización en los primeros años

El concepto de honrar a hombres y mujeres cristianos y desarrollar cultos en su memoria comenzó como resultado directo de las persecuciones romanas perpetradas contra los primeros seguidores de Jesús. La veneración pública de muchos de estos mártires, generalmente celebrada en la fecha de su muerte, se hizo evidente ya en el siglo II. Si bien los cristianos consideraban santos a todos los bautizados, el morir por la fe era particularmente digno de mención y merecido una veneración especial. La santidad y el martirio eran virtualmente indistinguibles en la conciencia cristiana. Así como Jesús murió obediente al Padre, así los santos murieron por y en obediencia a Cristo.

Surgieron cultos a santos individuales, casi exclusivamente de naturaleza local. En esta era generalmente no había investigaciones, tribunales o juicios sobre los santos; más bien, los mártires fueron señalados como santos por aclamación pública. Este fue un período de canonización popular, cuando la reputación espontánea de santidad podía conducir a la santidad.

El período medieval de la historia de la Iglesia vio una centralización significativa de los procedimientos para declarar mártires y hombres y mujeres de virtudes heroicas como santos. Se consideró necesario un mayor control para eliminar los abusos locales y avanzar hacia algunos estándares universales. La centralización del proceso de canonización llevó a un mayor control jerárquico y, en consecuencia, a un proceso más formalizado. El procedimiento básico comenzaba cuando surgía un culto del pueblo. Esto se basó no solo en los milagros sino también en la santidad de vida. Cuanto mayor sea la autoridad del funcionario de la Iglesia que ejerció los derechos de elevatio y translatio, más se glorificaba a Dios y más se reconocía al santo. Esta fue la razón inicial por la que los obispos a menudo solicitaban la intervención del Papa para proclamar formalmente a uno como santo. A su vez, la confirmación papal acentuaba la autoridad del Papa.

El cambio a un proceso de canonización más centralizado trajo consigo un cambio en los tipos de personas que eran canonizadas. Se dio prioridad a los miembros de órdenes religiosas y casas reales a favor de un Papa en particular. Lo más notable fue la evidente disminución del martirio como prueba de fuego para la santidad. Siervos de Dios que combinaron la pobreza radical, la castidad y la obediencia, como Francisco de Asís (canonizado solo dos años después de su muerte), fueron favorecidos. El clérigo erudito, como Santo Domingo, canonizado en 1234, y Tomás de Aquino, canonizado en 1323, era otra categoría favorecida.

La centralización del proceso de canonización continuó a buen ritmo a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Durante el pontificado del Papa Urbano VIII (1623-1644), el papado obtuvo control total sobre la declaración de santos. Uno de los decretos del Papa Urbano prohibía cualquier forma de veneración pública, incluida la publicación de libros de milagros o revelaciones atribuidas a un supuesto santo, hasta que la persona fuera beatificada o canonizada por declaración papal solemne. Su única excepción era si un culto había existido “desde tiempo inmemorial” o podía justificarse sobre la base de lo que los Padres o los santos habían escrito sobre el individuo.

Reformas y Codificación

A partir de la publicación del Código de Derecho Canónico en 1917, se codificó el proceso de canonización. Específicamente, 143 cánones que trataban de beatificación y canonización estaban presentes en el código de 1917. El mencionado medio de centralizar el proceso de canonización se formalizó aún más a través de la codificación. La canonización se conoció como un acto del Sumo Pontífice para declarar de manera definitiva y solemne que un cristiano católico estaba realmente en la gloria del cielo, intercediendo por la humanidad ante Dios. Las dos categorías de martirio y virtud heroica, sin embargo, continuaron siendo las avenidas que uno podía recorrer para ser declarado santo.

Los procedimientos definidos por el Código de Derecho Canónico de 1917 se utilizaron hasta que el Papa Pablo VI los modificó en marzo de 1969. En su motu proprio, Sanctitas clarior , el Papa simplificó las normas para la beatificación. En lugar de repetir el proceso informativo tanto a nivel episcopal como romano, el Papa pidió al obispo diocesano que iniciara el proceso una vez que recibiera la aprobación de la Santa Sede.

Del mismo modo, habría un solo proceso para investigar los escritos de la Sierva de Dios, vida de virtud o martirio y ausencia de culto público. Al obispo también se le permitió investigar supuestos milagros una vez que recibió instrucciones de la Sagrada Congregación de Ritos sobre cómo proceder. Estos cambios simplificaron enormemente el proceso.

Si bien el proceso de canonización ha experimentado un desarrollo significativo a lo largo del tiempo, el trabajo del Papa San Juan Pablo II (r. 1978-2005) produjo no solo a las personas más beatificadas y canonizadas de cualquier papa en la historia, sino que también fue la fuente de la transformación más reciente (racionalización) del proceso de canonización.

En 1983 se inauguró un sistema totalmente revisado y simplificado para la canonización de los santos. Ese año se promulgó un Código de Derecho Canónico actualizado con un solo canon (1403) que trata directamente del proceso de beatificación y canonización. El mayor cambio se produjo el 25 de enero de 1983, cuando el Papa San Juan Pablo emitió la constitución apostólica Divinus Perfectionis Magister .

Si bien se mantuvo la continuidad del propósito, la constitución del Papa de 1983 ordenó una reforma completa de todo el proceso de canonización inaugurado por el Papa Urbano VIII en el siglo XVII y codificado en 1917. Los objetivos de esta reforma eran hacer que el proceso de canonización fuera más simple, más rápido y menos complicado. caro, más colegiado y, en última instancia, más productivo.

Los cambios se manifestaron de dos maneras fundamentales: (1) Toda la responsabilidad de reunir pruebas en apoyo de la causa se colocó en manos del obispo local. En lugar de dos procesos canónicos, el episcopal y el romano, habría uno, dirigido por el obispo local. (2) Magistrado Divinus Perfectionisabolió toda la serie de dialécticas jurídicas entre el postulador y el Promotor de la fe. Un nuevo grupo de funcionarios, “el colegio de relatores”, supervisó la redacción del relato histórico-crítico de la vida y virtudes del candidato. Las principales fuentes de información para aquellos que revisan la causa del Siervo de Dios serían históricas, especialmente una biografía crítica bien documentada. Además, el Papa dijo que se necesitaba un proceso actualizado ya que los obispos habían pedido un procedimiento más simple manteniendo “la solidez de la investigación en asuntos de tanta importancia”.

Magistrado Divinus Perfectioniscreó un cambio de paradigma en la forma en que los santos fueron declarados. El proceso ya no usó un modelo de sala de audiencias para determinar una verdad sobre la vida del santo, sino que empleó el modelo académico de investigación y escritura. El reemplazo del postulador y Promotor de la Fe por el colegio de relatores fue posiblemente el cambio más significativo, porque transformó el proceso de un juicio a una investigación. También se modificaron los criterios de iniciación de una causa. En primer lugar, el período de espera de 50 años se redujo a cinco años, aunque incluso el Papa podía renunciar a él por razones pastorales. Además, la causa no debía presentarse a menos que existiera una aclamación verdadera y generalizada, es decir, espontánea,

El proceso moderno

Hoy, como resultado de los cambios de San Juan Pablo, el proceso de canonización se desarrolla en tres fases. Comienza con la institución de una investigación diocesana, que consiste en una serie de investigaciones iniciadas por un obispo diocesano competente que desea plantear una causa de canonización. Esta indagación tiene por objeto la recogida de datos sobre la vida, la virtud heroica, la reputación de santidad o el martirio de la Sierva de Dios, así como la prueba de eventuales milagros. En segundo lugar, una vez recabada la información, se envía a la Congregación para las Causas de los Santos, presidida por un cardenal prefecto, que realiza un estudio del caso, concluyendo con la elaboración de la positio. Por último, la Congregación para las Causas de los Santos discute y juzga sobre los méritos de la causa principal,

En mayo de 2007, el Papa Benedicto XVI emitió Sanctorum Mater (Instrucción para realizar investigaciones diocesanas o eparquiales sobre las causas de los santos), que aclaró la justificación de la canonización. La virtud heroica, la reputación de santidad y el martirio eran los tres criterios principales para la investigación de una causa.

El documento también aporta una mayor claridad sobre el papel y los deberes del postulador, indicando que debe ser un experto en teología, derecho canónico e historia, así como entender el trabajo de la Congregación para las Causas de los Santos.

Significado historico

La celebración de los santos reconocidos es parte integral de la vida litúrgica de la Iglesia. A lo largo del año litúrgico, un recorrido que comienza con el tiempo de Adviento y avanza a través de la Navidad, la Cuaresma, la Pascua y el Tiempo Ordinario (ordinal), se celebran los santos canonizados. Dependiendo de varios factores, incluida la importancia del santo en la historia y la tradición de la Iglesia, a los santos se les ha asignado un día determinado que se celebra como el día de la “fiesta” de ese individuo. A cada santo se le asigna una jerarquía de celebraciones, de mayor a menor. Así, las fiestas de los santos se celebran como solemnidades, fiestas, memorias obligatorias o memorias facultativas. En cada caso, se utilizan oraciones específicas pertinentes a la vida y obra del santo en la celebración de la Misa y el rezo diario del Oficio Divino.

Un popular himno cristiano comienza así: “Por todos los santos que descansan de sus trabajos, que tú por la fe, ante el mundo confiesas”. La letra de esta canción describe acertadamente el fundamento básico sobre el cual el catolicismo ha construido su tradición de santidad.

Santos, aquellos hombres y mujeres que nos han precedido, marcados por el signo de la fe y reconocidos como mártires o personas de virtud heroica, son modelos para las personas de fe de hoy. El desentrañamiento de este misterioso proceso percibido, mediante el examen de su desarrollo histórico, puede brindar mayor aprecio a aquellos que han sido tan reconocidos como santos, validez a todo el proceso y mayor comprensión a la Iglesia Católica, bajo la cual se lleva a cabo el proceso. Resolver el rompecabezas del proceso de canonización y lograr una mayor apreciación de este procedimiento beneficia a las personas de fe, tanto ahora como en el futuro.

El padre Richard Gribble es miembro de la Congregación de Holy Cross y profesor de estudios religiosos en Stonehill College. Tiene un doctorado. de la Universidad Católica de América.