Ver al Señor resucitado en medio de nosotros

Haz la primera valoración

Construida sobre la casa de Caifás, el Sumo Sacerdote en Jerusalén en el momento de la crucifixión de Jesús, se encuentra la Iglesia de San Pedro Gallicantu, que conmemora la negación de Simón Pedro en el patio la noche del arresto de Jesús. Debajo de la iglesia está el “pozo”, la celda de piedra en la que arrojaron a Jesús y lo retuvieron esa misma noche, horas antes de su muerte. Estar de pie en ese lugar oscuro y frío, ver el agujero por el que nuestro Señor cayó al suelo duro, pensar en él allí tendido, totalmente solo, de cara al Viernes Santo, conmueve a uno hasta las lágrimas. Cuando la visité, medité en el Salmo 88, un grito solitario y sufriente a Dios de quien siente un abandono total.

Todos hemos estado en el pozo, enfrentando nuestras propias noches oscuras del alma, sintiéndonos no amados o no deseados o incomprendidos, solos sin ningún consuelo de Dios o de otros. La Buena Noticia que celebramos y proclamamos el Viernes Santo es la asombrosa verdad de que el Señor se metió en la fosa antes que nosotros, probó un profundo abandono imposible de comprender y abrazó una muerte espantosa. Hizo todo esto para que nunca perdiéramos la esperanza, incluso en las noches más oscuras.

El Domingo de Resurrección es la victoria de Jesús sobre las fuerzas del pecado y de la muerte, la reivindicación de toda su misión, el triunfo del amor sobre el odio, la gracia sobre el mal, la comunión sobre la soledad y la vida eterna sobre el poder de las tinieblas. La resurrección de Cristo no borra mágicamente las heridas y limitaciones de nuestra frágil humanidad. Todavía nos sentiremos a menudo incomprendidos, sufriremos terribles angustias y finalmente enfrentaremos la muerte solos, pero el Señor nos ha abierto un camino; la luz brilla al final del túnel. Quiere que invoquemos su gran poder, disfrutemos de la intimidad de su presencia a través de los sacramentos, escuchemos su dulce voz en la Palabra y descubramos la belleza de su rostro en quienes nos rodean.

Te interesará:  Defendiendo la Resurrección

Todavía nos encontraremos en el pozo, pero cuando nuestros ojos se acostumbren a la oscuridad, veremos que Jesús está allí con nosotros, dándonos consuelo, misericordia y esperanza. El Señor nos llama a vivir en el vasto y hermoso mundo de su resurrección, ya en el aquí y ahora de nuestras vidas tal como las encontramos. No tenemos que esperar hasta que estemos muertos para conocer la gloria de Dios y saborear la alegría de la Pascua. Al igual que en los Evangelios, el Señor resucitado aparece en los lugares más inesperados, con los disfraces más impactantes, si tenemos ojos para ver.

Durante la Cuaresma, hemos caminado con Jesús en el desierto durante 40 días, visto su gloria transfigurada en el Monte Tabor, meditado sobre la profunda necesidad de conversión, viajado con el Hijo Pródigo de vuelta a casa, encontrado a la mujer sorprendida en adulterio, conocido el perdón del Señor y misericordia, y acogió a Cristo en la Jerusalén de nuestros corazones. En la práctica constante de la oración, el ayuno y la limosna hemos despejado un espacio más vacío en nuestra mente y en nuestro corazón para que el Agua Viva, la Luz del Mundo, la Resurrección y la Vida puedan entrar y apoderarse de nosotros de manera más profunda. .

En todas las apariciones de Jesús en la Resurrección en los Evangelios, sus seguidores nunca lo reconocen de inmediato. María Magdalena asume que él es el jardinero del cementerio. Los Apóstoles piensan que Jesús es un fantasma. Los discípulos en el camino a Emaús lo ven como un interesante compañero de viaje. Cuando Jesús pronuncia el nombre de María, muestra sus heridas a sus amigos y parte el pan en el característico gesto eucarístico, ¡sus ojos se abren para ver al Señor resucitado llegado a la plenitud de la vida! Tal vez el dolor por la crucifixión había nublado su visión, tal vez la apariencia de Jesús resucitado era de alguna manera diferente a la que tenía antes, pero una cosa queda clara: cuando el Señor actúa y habla, saben quién es y se regocijan.

Te interesará:  ¿Pascua o Resurrección?

¿Cómo está actuando y hablando el Señor resucitado en tu vida? Cuando Jesús llama con ternura nuestro nombre en la oración, cuando vemos sus heridas en el sufrimiento de los demás, cuando recibimos la plenitud de la Eucaristía, reconocemos a Cristo, y nuestro corazón se regocija ante la maravilla de su cercanía y la belleza de su disfraz. Por el poder del Espíritu Santo y la eficacia de la Iglesia y sus Escrituras y sacramentos, la presencia de Cristo está a nuestro alrededor. Su resurrección es la brillante totalidad de la belleza, la verdad y la bondad de Dios. Porque Jesús resucitó de entre los muertos, tenemos el perdón de los pecados, la promesa de la vida eterna, la presencia de Dios en todo momento y la unión con el Señor.

¿Cómo no regocijarnos, cantar alabanzas y dar gracias mientras celebramos el hermoso triunfo de Cristo resucitado? El amor ha vencido al odio, la gracia ha vencido al pecado, la misericordia ha echado fuera el mal y la vida tiene la última palabra sobre la muerte. Que sus corazones latan con el poder y la vida del Señor, crucificado y resucitado, caminando con cada uno de nosotros en nuestro propio camino a Emaús.

El obispo Donald J. Hying es el obispo electo de la diócesis de Madison, Wisconsin.