La Formación de los Evangelios y el Domingo del Buen Pastor

Haz la primera valoración

La lectura del Evangelio del Buen Pastor del Cuarto Domingo de Pascua parece fuera de lugar porque nos lleva atrás en el tiempo antes de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. En los domingos anteriores de Pascua, la atención se centró en las apariciones de Resurrección: hermosos momentos de alegría, temor, sorpresa y esperanza. El pasaje del Buen Pastor, sin embargo, tiene algo importante que enseñarnos acerca de la formación del Nuevo Testamento.

Al recordar que todos los Evangelios fueron escritos después de la resurrección y ascensión de Jesús, debemos concluir que todo lo que contienen fue escrito a la luz de la Resurrección, es decir, con el fin en mente: la victoria de Jesús sobre el pecado y muerte. Los Evangelios, en otras palabras, registran la vida y la enseñanza, la muerte y la resurrección de Jesús, como se nos dice a través de la fe de los Apóstoles que lo conocieron y lo amaron. Los Apóstoles cuentan la historia de Jesús en la fe y por la fe, para inspirarnos a creer en Jesús.

No todo lo que Jesús dijo e hizo fue entendido en ese momento, ciertamente no antes de la Resurrección y la venida del Espíritu Santo en Pentecostés. El mismo Juan nos lo dice en su Evangelio. Por ejemplo, después de la purificación del templo, Juan escribió, dándonos solo un ejemplo de cómo una palabra pronunciada por Jesús solo podía entenderse a la luz de los acontecimientos posteriores: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo y en tres días lo levantaré.’ Los judíos dijeron: ‘Este templo ha estado en construcción durante cuarenta y seis años, *y lo levantarás en tres días?’ Pero estaba hablando del templo de su cuerpo. Por eso, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron de que había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había dicho” (Jn 2, 19-22).

Te interesará:  Ver al Señor resucitado en medio de nosotros

Otro ejemplo es cuando Jesús habló de sí mismo como el Buen Pastor: “Aunque Jesús usó esta forma de hablar, * no se dieron cuenta de lo que les estaba diciendo” (Jn 10, 6). Sin embargo, después de la muerte y resurrección de Jesús, Pedro y los demás llegaron a comprender estas palabras, especialmente cuando Jesús dice explícitamente de sí mismo: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas” (Jn 10,11). Sabemos esto porque Pedro se refiere a Jesús como el pastor en su primera carta: “Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, para que, libres de pecado, vivamos para la justicia. Por sus heridas fuisteis sanados. Porque os habíais descarriado como ovejas, pero ahora habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras almas” (2:24-25).

Pasajes como la descripción de Jesús del Buen Pastor ilustran cómo los evangelistas a menudo muestran cómo los Apóstoles estaban desconcertados por las cosas que Jesús dijo e hizo. Ciertamente, los Apóstoles no ocultaron ese hecho en su predicación. Los escritores de los Evangelios contaron la historia de Jesús lo mejor que pudieron, inspirados por el Espíritu Santo. El proceso de transmisión de la Revelación Divina en la forma de los Evangelios sucedió rápidamente, en el transcurso de unos 50 años. Pero una clave de sus escritos fue cómo llegaron a comprender las palabras de Jesús a la luz de su muerte y resurrección.

¿Cómo redactaron los evangelistas sus evangelios? La Iglesia enseña sobre tres etapas de la formación con respecto a los Evangelios canónicos (es decir, aceptados como inspirados por Dios y leídos en la liturgia) en el Catecismo (CIC, No. 126). La primera etapa simplemente se relaciona con la vida y la enseñanza de Jesús. Según el testimonio de los Apóstoles —que estaban con Jesús, llamados por Jesús para formar su círculo íntimo de compañeros y para ser el fundamento de su Iglesia— que transmitieron lo que Jesús dijo e hizo. La segunda etapa vino cuando, después de la Ascensión de Jesús, una vez iluminados por el Espíritu Santo en Pentecostés, los Apóstoles predicaron con denuedo, no con debilidad. Conocían y amaban a Jesús, y querían que todos supieran quién era. Querían que todos tuvieran acceso al misterio de la vida de Dios a través de la fe en Jesús y del bautismo. En la tercera etapa, los evangelistas seleccionaron materiales tanto orales como escritos para preparar sus textos. Organizaron lo que escucharon y leyeron para escribir de la manera más efectiva para las diversas audiencias de su tiempo.

Te interesará:  ¿Qué son las antífonas O?

Según una larga tradición en la Iglesia, algunos de los evangelistas fueron apóstoles y otros no, pero conservaron y pusieron por escrito la predicación apostólica: lo que los apóstoles aprendieron del mismo Jesús y lo que ellos mismos vieron. San Justino Mártir, quien murió alrededor del año 165 dC, identifica los Evangelios más de una vez como las memorias de los Apóstoles. Los Evangelios continúan enseñándonos acerca de la vida y la enseñanza de Jesús. Son don de Dios a su Iglesia, y su origen apostólico es innegable.

Hermana Anna Marie McGuan, RSM, es directora de formación cristiana en la Diócesis de Knoxville.