El secreto de Jesús en el evangelio

Haz la primera valoración

Siempre me ha desconcertado, en los Evangelios, encontrar a Jesús instando al secreto a aquellos que ha sanado.

Por otro lado, nunca me sorprende que los beneficiarios de su favor, como los dos ciegos de Mateo, lo ignoren y se vayan contando a todos lo maravilloso que les ha pasado. Su comportamiento parece totalmente humano, ¿no? Me sorprende que Jesús les estaba pidiendo a muchos de estos hombres que regresaran con sus familias y amigos con una vista perfecta y sin ninguna explicación de cómo había sucedido.

Jesús lo vuelve a hacer, en el Evangelio de Marcos, cuando sana a un hombre sordo y le dice:  “¡Ephatha!” (“¡Ábrete!”). Inmediatamente, se abrieron los oídos del hombre, se le quitó el impedimento del habla y habló claramente. Jesús les ordenó que no se lo dijeran a nadie. Pero cuanto más les ordenaba que no lo hicieran, más lo proclamaban.

Esta vez Él ordena no solo al objeto de Su sanidad, sino a las personas que están con Él, que guarden silencio acerca de Su favor milagroso. De hecho, el texto sugiere que Jesús les pidió varias veces que se callaran al respecto, pero fue en vano.

Cuando algo grande ha sucedido en nuestra vida, queremos compartirlo con los demás, y esto Jesús lo reconoció en el Evangelio de Lucas, cuando habló de la mujer que había perdido su moneda: “¿O qué mujer teniendo diez monedas y perdiendo una no encendería una lámpara y barre la casa, buscando cuidadosamente hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigos y vecinos y les dice: ‘Alégrense conmigo porque he encontrado la moneda que perdí’” (Lc 15, 8-9).

Te interesará:  Lo que creemos, Parte 19: La Iglesia Católica, Pueblo de Dios

Esto tiene más sentido. Vale la pena exclamar algo perdido y luego encontrado, y estamos llamados a ser testigos de las Buenas Nuevas, a contar las grandes obras de Dios en nuestras vidas.

Hace unos meses, hice una confesión general. Me tomó más de tres horas, tiempo durante el cual experimenté tal abundancia de sanación genuina (en un momento, pude literalmente sentir que una pesadez que había residido en mi pecho durante décadas simplemente se iba) que insté a cualquiera que quisiera escuchar a hacer lo mismo. . Había barrido mi casa y descubrí algo que había perdido, y quería que todos se “gozaran conmigo”. Jesús entendería mi comportamiento.

Por eso, el mismo Jesús reconoció que guardar secretos es finalmente una empresa inútil: “Porque no hay nada oculto que no llegue a ser visible, ni secreto que no llegue a ser conocido y salga a la luz” (Lc 8,17).

Quizás el primer capítulo de Marcos arroje algo de luz sobre la reticencia de Jesús; Jesús cura a un leproso y le insta a que no se lo diga a nadie, sino que se muestre a los sacerdotes. El leproso difundió el informe por todo el mundo de modo que era imposible que Jesús entrara abiertamente en un pueblo. Se quedó afuera, en lugares desiertos, y la gente seguía viniendo a Él de todas partes.

Ahí está.

Hemos leído historias de ganadores de lotería que se encuentran asediados por amigos y familiares perdidos hace mucho tiempo que buscan beneficiarse de la ganancia inesperada. Aquellos a quienes ayudan a menudo regresan en busca de más ayuda, todo expectación, con poca apreciación.

El ganador “afortunado” comienza a sentirse como poco más que un cajero automático ambulante, su humanidad infravalorada, su personalidad ya no es vista por personas que se han vuelto ciegas a todo menos a lo que él puede proporcionar, hasta que se acaba el efectivo.

Te interesará:  ¿Cuándo fue la Última Cena?

Los dones de sanidad de Jesús nunca podrían agotarse, pero quizás Él estaba tratando de evitar que las multitudes necesitadas lo vieran solo como un medio para un fin inmediato, devaluando Su humanidad y perdiendo por completo Su mensaje. Tal comportamiento impidió que Jesús entrara en “un pueblo abiertamente. Se quedó fuera» (Mc 1,45).

Instar a la gente a que no le dijera a nadie fue un deseo inútil de parte de Jesús. Conocía demasiado bien a la humanidad para contar con ella. Sin embargo, todo lo que Él quería era poder caminar abiertamente entre las personas que quería redimir y no verse obligado a permanecer afuera, lejos de nosotros.

La necesidad de secreto ha pasado. Traigamos a Jesús abiertamente a nuestras ciudades y pueblos y familias, contando lo que Él ha hecho por nosotros.