¿Por qué la Iglesia bautiza a los bebés?

Haz la primera valoración

La Iglesia Católica ha estado bautizando bebés desde que Cristo ordenó a sus apóstoles que bautizaran a todas las personas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (ver Mt 28, 18-20). Esta siempre ha sido la práctica de las iglesias ortodoxas y también de muchas denominaciones protestantes.

Los padres traen a sus bebés a las aguas del bautismo profesando creer en Cristo en nombre del niño y prometiendo criarlo en la fe. Para los adultos que van a ser bautizados, la Iglesia también les exige que profesen su fe en Cristo.

Debido a que el bautismo confiere la gracia salvadora, cuanto antes llegue una persona al bautismo, mejor.

Entonces, en el bautismo de infantes, aunque el niño es demasiado pequeño para tener fe, los padres extienden su fe a favor del niño.

¿Sobre qué base cree la Iglesia que la fe de una persona puede ser eficaz a favor de otra? Las Escrituras están llenas de ejemplos en los que Jesús extiende la gracia sanadora a las personas basándose en la fe de los demás.

Por ejemplo, Jesús perdona los pecados del paralítico en base a la fe de quienes lo trajeron (ver Mt 9,2; Mc 2,3-5). Jesús sana al criado del centurión en base a la fe del centurión (Mt 8: 5-13). Jesús exorciza el espíritu inmundo del niño basándose en la fe del padre (Mc 9, 22-25).

También podemos notar que en el Antiguo Testamento, Dios perdona la vida del primogénito durante la Pascua basado en la fe de los padres (ver Ex 12:24-28).

Ante estos ejemplos, entonces, debemos preguntarnos: si Dios está dispuesto a efectuar curaciones espirituales y físicas para los niños basados ​​en la fe de sus padres, ¿cuánto más dará la gracia del bautismo a los niños basado en la fe de sus padres? ?

Te interesará:  El sello de la confesión

Por qué los bebés necesitan el bautismo

¿Por qué los niños necesitan la gracia bautismal para la salvación? Porque heredan el pecado original desde el momento de la concepción.

El salmista se lamenta: “Ciertamente, en culpa nací, y en pecado me concibió mi madre” (Sal 51, 7).

El Libro de Job observa: “El hombre nacido de mujer es corto de días, y lleno de problemas. … ¿Quién puede sacar algo limpio de lo inmundo? No hay uno” (Job 14:1,4, RSV).

El apóstol Pablo nos dice que “el pecado entró en el mundo por un solo hombre, y por el pecado la muerte” (Rom 5,12). No dice que este pecado se manifiesta sólo cuando la persona alcanza la edad de la razón. Más bien, escribe, antes del bautismo “éramos por naturaleza hijos de ira, como los demás” (Efesios 2:3).

Debido a que los bebés nacen con el pecado original, necesitan el bautismo para limpiarlos, para que puedan convertirse en hijos e hijas adoptivos de Dios y recibir la gracia del Espíritu Santo. Jesús dijo que el reino de Dios también pertenece a los niños (ver Mt 18, 4; Mc 10, 14). Nunca puso un límite de edad a los que podían recibir su gracia (Lc 18, 15-17; Mt 18, 2- 5).

Cuando San Pablo se dirige a los “santos” de la Iglesia (ver Ef 1, 1; Col 1, 2), estos incluyen a los niños, a quienes se dirige específicamente en Efesios 6, 1 y Colosenses 3, 20. Los niños se convierten en “santos” de la Iglesia y miembros del cuerpo de Cristo sólo a través del bautismo.

Bautismo de infantes en la iglesia primitiva

Las Escrituras también demuestran que la Iglesia primitiva bautizaba a los bebés. En el Libro de los Hechos, por ejemplo, San Pedro predicó a la multitud:

“Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hechos 2:38-39).

Te interesará:  Poder del Sacramento de la Unción

Cuando San Pedro dijo que la promesa del bautismo es para los niños, la palabra “niños” (del griego teknon) también incluye a los infantes. Esta misma palabra, teknon, se usa más adelante en Hechos 21:21 para describir la circuncisión de los niños de ocho días.

La palabra griega para “hogar”, oikos, se refiere a todos los miembros de una familia, tanto adultos como bebés y niños. El Libro de los Hechos habla de familias enteras siendo bautizadas, por lo que se habrían incluido todos los bebés y niños que pertenecían a estas familias.

San Pablo bautiza a Lidia con “su familia” (16:15); toda la casa de Cornelio (ver 10:48; 11:14); el carcelero de Filipos “y toda su familia” (16:33); y la “casa de Estéfano” (1 Cor 1,16). En ninguno de estos relatos hay alguna indicación de que los infantes y los niños estén excluidos del bautismo.

Bautismo y Circuncisión

Finalmente, en cualquier discusión sobre el bautismo de infantes debemos recordar la correlación entre el Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto.

Bajo el Antiguo Pacto, los bebés eran circuncidados cuando tenían ocho días (ver Gn 17:12; Lv 12:3). Esta fue la señal por la cual entraron en el pacto.

San Pablo en realidad llama al bautismo la “nueva circuncisión” cuando escribe:

“En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no administrada a mano, al despojaros del cuerpo carnal, con la circuncisión de Cristo. fuisteis sepultados con él en el bautismo, en el cual también habéis resucitado con él por la fe en el poder de Dios, que le resucitó de entre los muertos» (Col 2, 11-12).

Te interesará:  Confirmación y Matrimonio

Dado que el bautismo es la nueva circuncisión del Nuevo Pacto, el bautismo es tanto para los bebés como para los adultos, así como la circuncisión en el Antiguo Pacto lo era tanto para los bebés como para los adultos.

Dios no hizo su Nuevo Pacto más estrecho que el Antiguo Pacto. Desde la perspectiva de los primeros cristianos, judíos que habían sido parte del Antiguo Pacto, hubiera sido impensable excluir a los bebés y niños del Nuevo Pacto de Dios. Los pequeños siempre habían sido parte de la familia del pacto de Dios.

Un pacto que excluyera a los niños habría sido inferior al pacto original. En realidad, la gracia de Jesucristo y de la Nueva Alianza supera a la de la Antigua (cf. Rm 5,15), para incluir no sólo a los niños, sino también a los gentiles.

Dios continúa extendiendo Su gracia del pacto a través de las generaciones, entonces, no solo a los adultos sino también a los niños, a través de la Iglesia que ofrece Su sacramento del bautismo.

John Salza es abogado y creador de ScriptureCatholic.com , un popular sitio web de apologética católica. Este artículo es una adaptación de su libro “La base bíblica de la fe católica” (Our Sunday Visitor, 2005).