¿Pueden los obispos suspender la misa?

Haz la primera valoración

Debido a la crisis actual, muchos obispos en todo el mundo han suspendido la celebración pública de los sacramentos. De hecho, todas las diócesis de los Estados Unidos cancelaron las celebraciones públicas de la Misa durante la pandemia actual. Esta dolorosa realidad ha llevado a muchos de los fieles a cuestionar si el obispo diocesano tiene el poder canónico para limitar el acceso a la Misa.

La Iglesia reconoce que los derechos y las obligaciones son realidades equilibradas. Un derecho nunca se sostiene por sí mismo, sino que debe servir tanto al individuo como a los demás en la sociedad. El canon 223 §1 nos recuerda que los fieles “deben tener en cuenta el bien común de la Iglesia, los derechos de los demás y sus propios deberes para con los demás” en el ejercicio de sus derechos.

Los católicos ciertamente tienen derecho a recibir los sacramentos cuando “los buscan en los momentos apropiados, están debidamente dispuestos y no están prohibidos por la ley” (c. 843 §1). Sin embargo, la ley también es clara en cuanto a que la autoridad eclesiástica puede “dirigir el ejercicio de los derechos” a la luz del bien común (c. 223 §2). La tarea de equilibrar estos derechos y deberes normalmente recae en el obispo diocesano. El obispo, como padre espiritual de una diócesis, responde principalmente ante Dios por las decisiones que toma.

En vista de este papel paterno, el canon 381 §1 reconoce que el obispo diocesano “debe mostrarse preocupado por todos los fieles cristianos confiados a su cuidado”. El canon también reconoce que el obispo, con pocas excepciones, tiene «todo… el poder necesario para llevar a cabo su deber pastoral». Es también el director de “toda la vida litúrgica” de la diócesis (c. 835). Aunque ciertos aspectos de la liturgia están reservados a autoridades superiores, la regulación apropiada con respecto a las celebraciones públicas de la Misa cae dentro de la legítima autoridad del obispo.

Te interesará:  Consideraciones de vacunación durante la nueva pandemia de coronavirus

Los obispos de los Estados Unidos han prestado atención a las advertencias de las autoridades y los expertos en salud pública de que las reuniones públicas presentan un riesgo grave de causar numerosas muertes. A la luz de la información actualmente disponible, un obispo debe equilibrar el derecho de asistir a misa con la obligación natural «pro-vida» de evitar con prudencia causar muertes que de otro modo se podrían prevenir. Los obispos de los Estados Unidos determinaron individualmente que la gravedad de la crisis era suficiente para justificar el paso extraordinario de suspender temporalmente las celebraciones públicas de la Misa.

El cierre temporal de iglesias por parte de los obispos diocesanos no es una innovación, ni lo es encontrar formas creativas para continuar ofreciendo las gracias de los sacramentos al pueblo de Dios. A fines de la década de 1570, Milán, Italia, fue golpeada por la peste. El arzobispo, San Carlos Borromeo, cerró las iglesias de la ciudad para evitar una mayor propagación. Al mismo tiempo, reconoció la obligación de velar por su bien espiritual. Así, instaló altares en cruces y plazas de la ciudad para que la gente pudiera participar de la Misa desde las ventanas de sus casas. Hoy en día, muchos obispos y sacerdotes también están encontrando formas novedosas, como la transmisión en vivo de la Misa, para hacer que la Misa sea accesible, a pesar de que muchos están restringidos a sus hogares.

Timothy Olson, JCL, es un abogado canónico de Dakota del Norte que forma parte de la Junta de Gobernadores de la Canon Law Society of America.