Pañuelo del Entierro de Jesús: El Sudario de Oviedo

Haz la primera valoración

Durante más de mil años, los peregrinos cristianos han viajado a Oviedo, España. Allí, en la catedral, se venera un pequeño lienzo identificado por la antigua tradición como el paño manchado de sangre que cubrió el rostro de Jesús después de su muerte.

En la Edad Media estos peregrinos realizaban el difícil desvío del Camino de Santiago (“Camino de Santiago”, que conducía a la ermita de Santiago de Compostela) hasta la Catedral de San Salvador de Oviedo. Hasta allí viajaron respondiendo al estribillo popular: “El que va a Compostela y no a San Salvador honra al siervo y deja al Señor”. El dicho refleja la antigua tradición de que Santiago de Compostela fue el lugar de descanso final del Apóstol Santiago, mientras que San Salvador («Santo Salvador») fue famoso por la reliquia de la muerte de Cristo.

La apariencia de la tela

¿Qué hace que esta tela antigua sea distintiva? El Sudario de Oviedo, como se le llama, mide 34 por 21 pulgadas. Su tela de lino está sucia, manchada y arrugada, con una gran cantidad de manchas de sangre transparentes de color marrón “lavadas”. No contiene una imagen facial, aunque sus manchas se ajustan claramente a las que produciría la cabeza de un hombre brutalmente crucificado.

Las manchas son producto del edema pulmonar que manaba de la nariz y la boca después de la muerte, como es característico de las víctimas de la crucifixión, el mismo tipo de flujo que san Juan presenció del costado de Cristo (cf. Jn 19,34). La tela también está cubierta con aloe, que se usaba en los entierros judíos del primer siglo como conservante. San Juan testifica que Nicodemo trajo 100 libras de áloe y mirra para ungir a Jesús (ver 19:39).

El evangelista menciona un sudario como “el paño que cubría la cabeza [de Jesús]” (Jn 20,7), enrollado y apartado del sudario en el sepulcro. Este término latino proviene de sudor, que significa “sudor”. (En el relato del Evangelio, el término aparece en el texto griego como una palabra prestada en latín, soudarión.) La palabra se refiere a una pequeña tela multiusos que se ataba al brazo como una toalla para limpiar el sudor de la cara, sirviendo también como una bufanda, delantal o turbante.

En el caso de un trauma severo y cuando la sangre fluía en el momento de la muerte, la ley judía ordenaba el uso de un sudario para recuperar la sangre de la víctima. Dado que la sangre era vista como el «asiento de la vida», era impensable mover un cadáver desfigurado sin cubrirlo, y era imperativo no perder la sangre porque era una parte del cuerpo tanto como la carne. Se requería el entierro de la sangre, incluso hasta el punto de desenterrar la tierra empapada de sangre y enterrar ropa y ropa de cama manchada de sangre.

Te interesará:  Cristología 101: La humanidad de Jesús

Los viajes del Sudario

Una antigua tradición afirma que San José de Arimatea le dio el sudario de Cristo a San Pedro, quien a veces lo usaba como reliquia cuando rezaba para que alguien se curara. Más tarde fue atendido por mujeres religiosas en una cueva cerca del Monasterio de San Marcos en el otro lado del río Jordán. Su historia dio un giro cuando los persas invadieron Jerusalén y sus alrededores en el año 612, lo que obligó a tomar medidas drásticas.

El paño facial fue llevado a Alejandría, Egipto, junto con muchas otras reliquias. Sólo dos años más tarde los persas conquistaron también esta ciudad, pero para entonces el cofre de las reliquias ya estaba en camino a España, donde fue puesto bajo la custodia de San Isidoro (560-636), obispo de Sevilla, un figura influyente en la Iglesia occidental. Tras la muerte de Isidoro, San Ildefonso, discípulo suyo que llegó a ser obispo de Toledo, llevó la reliquia a esa ciudad, la nueva capital cristiana de España. Allí permaneció hasta la invasión musulmana.

Los moros invadieron España en 711, llegando a Toledo desde la costa en cuestión de días. Los cristianos, temiendo por sus reliquias, huyeron hacia el norte, a montañas que ni siquiera los romanos habían conquistado. Los manuscritos árabes afirman que las reliquias se escondieron en un pozo en la cima de una montaña llamada Monsacro, un antiguo pico sagrado cerca de la ciudad de Oviedo. Los peregrinos de St. James visitarían más tarde una pequeña ermita en el sitio, haciendo la traicionera subida para presentar sus respetos.

Pasado el peligro, el rey Alfonso II el Casto (c. 759-842) construyó la Cámara Santa para las reliquias en su palacio de Oviedo, ahora parte de la catedral gótica. Su fama se extendió rápidamente por todo el mundo cristiano.

Los documentos de archivo relatan que el rey Alfonso II quiso embellecer la Cámara Santa con una magnífica cruz. En 808, dos trabajadores se presentaron en su palacio para ofrecer sus servicios, y el rey los dejó en una sala con oro y joyas mientras almorzaba. Cuando regresó, una luz brillante emanaba de su interior, los hombres no se encontraban por ningún lado y una hermosa cruz quedó atrás.

Te interesará:  Lo que creemos, Parte 2: Lo que dicen las Escrituras de Jesús

Esta “Cruz de los Ángeles” es uno de los objetos más preciados de la catedral. Por eso, Roma ha concedido indulgencia plenaria a todos los que visiten la catedral cada año el 14 de septiembre, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. La bendición con el Sudario se lleva a cabo tradicionalmente el 14 y el 21 de septiembre, el primer y último día del Jubileo de la Santa Cruz.

En la época medieval, los peregrinos sostenían pan y otros objetos durante esta bendición, y luego los usaban para curar a los enfermos. Se han registrado muchos milagros a lo largo de los años, como un peregrino mudo que recuperó repentinamente la voz en 1415, y una mujer que se liberó de la posesión demoníaca mientras rezaba frente al cofre que contenía el Sudario.

Desafortunadamente, la Cámara Santa fue destruida en 1934, justo antes de la Guerra Civil Española, cuando los marxistas colocaron dinamita en la cripta inferior de Santa Leocadia. El Sudario, sin embargo, se encontró milagrosamente ileso entre los escombros, y se recogieron las piedras originales de la cámara para su reconstrucción. Se volvió a dedicar al final de la guerra en un acto presidido por el general Francisco Franco.

El Sudario y la Sábana Santa

El Centro Español de Sindonología, con sede en Valencia, se dedica a la investigación científica relacionada con el Sudario. Esta institución recibió permiso para realizar un estudio multidisciplinario de la tela en 1989. Su investigación ha demostrado la abrumadora probabilidad de que la Sábana Santa de Turín, que muchos creen que es la tela en la que fue enterrado el cuerpo crucificado de Jesús, y el Sudario de Oviedo en realidad cubrió la misma víctima de crucifixión.

Si este es realmente el caso, entonces la única posibilidad que puede sustentarse histórica, científica y bíblicamente es que esta persona fuera Jesús de Nazaret.

Coinciden varias marcas significativas en los dos paños: flujos de sangre, una contusión en la mejilla derecha, la nariz aplanada hacia la derecha, un patrón similar de heridas punzantes en la nuca y la presencia de aloe y mirra. Las dos telas funerarias se han separado a lo largo de sus historias, por lo que hay pocas posibilidades de que una se haya forjado para parecerse a la otra.

Te interesará:  Piernas intactas y la crucifixión

Pero hay otra prueba convincente de que las telas cubrían al mismo hombre. Jesús es la única víctima de crucifixión supuestamente coronada con espinas. La Sábana Santa de Turín tiene, de hecho, un característico hilo de sangre en la frente con la forma de la letra griega épsilon, que aparece sobre una gota de la misma sangre, de una herida punzante. Este patrón aparece en el Sudarium exactamente en el mismo lugar.

Ambos lienzos, entonces, cubrían a un hombre que fue azotado, coronado de espinas, golpeado en la cara, brutalmente crucificado y sepultado, tal como la Escritura describe la singular pasión, muerte y sepultura de Cristo.

Testigo del sufrimiento de Cristo

Hoy, muchos creen que el Sudario de Oviedo es un tesoro arqueológico que ahora da su testimonio silencioso de los sufrimientos del Señor en la cruz.

Los científicos han determinado que la tela permaneció en su lugar hasta una hora mientras el cadáver aún estaba en la cruz, y durante otra hora después de que el cuerpo había sido colocado horizontalmente en el suelo para la primera unción del entierro. En ese momento, el lino se volvió a envolver y se anudó en la parte superior, como se documenta en una paráfrasis del siglo V del Evangelio de Juan. Cuando la tela se separó más tarde en la tumba para el entierro, este nudo le habría dado la apariencia torcida o enrollada descrita por Juan.

En el Sudario de Oviedo, la tradición, la ciencia y la historia han colaborado para explicar los caprichos de Juan 20,7 y el significado de las sábanas del sepulcro. El misterioso “paño que cubría la cabeza [de Jesús]” da testimonio del dolor insoportable de la crucifixión, y por su conexión con la Sábana Santa de Turín, apunta a la realidad de la Resurrección.