Recordando el testimonio del cardenal George

Haz la primera valoración

Buscando “coraje” en mi diccionario de sinónimos, aparecieron sinónimos como tenacidad, resistencia, fortaleza, coraje y audacia. Si la definición hubiera incluido una fotografía, la imagen podría haber sido la de un valiente joven de Chicago que hizo sus primeros votos como misionero con los Oblatos de María Inmaculada en 1957. Ese hombre es el difunto Cardenal Francis E. George, OMI

Se puede decir mucho sobre el cardenal George, más de lo que diré aquí. Tenía un intelecto superior y era un pastor modelo. Fue profético, un hombre de gran fe, verdad y santidad. Y su vida estuvo marcada por una cierta y rara cantidad de coraje.

La valentía del cardenal George se mostró en una variedad de formas, quizás la más notable en la perseverancia que exhibió al responder al llamado de Dios para servir a la Iglesia como sacerdote, a pesar del sufrimiento y las dificultades que encontró a lo largo de su vida.

Aunque fue rechazado para el sacerdocio en la Arquidiócesis de Chicago debido a los efectos que la poliomielitis había dejado en su joven cuerpo, el cardenal George deseaba tanto ser sacerdote que aplicó a un seminario de escuela secundaria operado por los Oblatos cerca de St. Louis.

Los Oblatos fueron fundados en 1816 por el sacerdote francés (más tarde obispo) San Eugenio de Mazenod para formar misioneros, especialmente para los pobres. Para la década de 1930, el Papa Pío XI había definido a los oblatos misioneros como “especialistas en las misiones más difíciles de la Iglesia”. Y además de los votos religiosos ordinarios de pobreza, castidad y obediencia, los Oblatos toman un cuarto voto único de perseverancia. Parecía que el joven Francis George se había encontrado en el lugar correcto.

Te interesará:  Dogma vs Doctrina

Una década después de la ordenación como sacerdote oblato, el padre George fue elegido vicario general oblato. Con el puesto vinieron viajes extensos y frecuentes durante más de una década, incluso a algunas de las misiones más remotas de África y Asia. Esto no era una pequeña ironía, dado que algunos creían que no era apto para el sacerdocio debido a su discapacidad.

El Papa San Juan Pablo II, un hombre de gran coraje, nombró obispo al Padre George en 1990. En 1997, San Juan Pablo envió al Obispo George de regreso a casa, nombrándolo el primer arzobispo nativo de Chicago. Fue creado cardenal al año siguiente y ascendió a posiciones prominentes dentro de la Iglesia en los años siguientes. Cuando murió en 2015, se podría decir que el cardenal George se encontraba entre los obispos estadounidenses más respetados en la historia del país.

El cardenal George nunca se tomó a sí mismo demasiado en serio, y se le recuerda por decirle a la gente con regularidad que «nunca sientas lástima por ti mismo». Esa misma falta de autocompasión le permitió vivir para los demás. Aunque podría ser caracterizado erróneamente, particularmente por los fragmentos de los medios de comunicación, como alguien demasiado cerebral y distante, estaba lejos de ser quien realmente era. El cardenal George siempre se puso a disposición de cualquier sacerdote que quisiera verlo, incluso ya menudo con poco aviso. A menudo era el último en salir de una reunión parroquial, nunca temía tomar una taza de café o recibir una llamada telefónica de alguien. Siempre estaba en movimiento de un evento o reunión a otro. Quienes vivieron con él han comentado a menudo cómo, a pesar de la naturaleza ininterrumpida de su puesto, nunca se quejó de la carga de trabajo o el agotamiento.

Te interesará:  ¿Qué es la heráldica en la Iglesia Católica?

El cardenal George no era perfecto, ni lo hubiera pretendido jamás. Pero quienes lo conocieron mejor reconocen que Cristo definió todo en su vida. El Cardenal George tenía un deseo inquebrantable de priorizar la proclamación de Cristo en todo momento.

El testimonio del cardenal George parece aún más notable hoy. Vemos falta de coraje de muchas maneras, especialmente en la Iglesia. Pero el cardenal George lo tenía con creces, especialmente cuando se trataba de practicar lo que predicaba, o de buscar y decir la verdad, especialmente cuando nadie quería escucharla. Sin embargo, quizás sobre todo, la historia del cardenal George nos recuerda que debemos vivir en la fe de que los caminos de Dios siempre son mejores que los nuestros y que su providencia está más allá de nuestra imaginación. Eso es vivir con valor; eso es la vida cristiana. Y es un testimonio importante para todos nosotros.