San Pedro Calungsod: Patrono de los catequistas

Haz la primera valoración

Aunque nació en Filipinas, a San Pedro Calungsod se le considera vagamente un santo estadounidense porque fue martirizado en el territorio estadounidense de Guam. Desafortunadamente, no se sabe mucho sobre él, especialmente sobre sus primeros años.

La historia nos cuenta que fue uno de los jóvenes voluntarios que se unió a los misioneros jesuitas españoles que partieron de Filipinas hacia las Islas Ladrones en el Pacífico occidental en 1668. Pedro sirvió allí, junto a sus compañeros, como catequista y maestro de la Fe.

Como es el caso en la mayoría de las tierras de misión, la vida era difícil. La entrega de suministros fue irregular. El terreno natural y el clima hicieron que la situación fuera más dura. Uno puede imaginar la vida entre sus densas selvas, escarpados acantilados y tormentas. Sin embargo, fieles al mandato del Señor de llevar el Evangelio hasta los confines de la tierra, estos valientes misioneros perseveraron.

Poco tiempo después de su experiencia misionera, un inmigrante chino llamado Choco decidió hacerle la vida difícil a Pedro y sus compañeros. Tenía envidia de su prestigio entre los nativos y comenzó a difundir rumores de que los nativos podrían envenenarse con el agua bendita utilizada para el bautismo. Tales afirmaciones se vieron agravadas por el hecho de que muchos bebés fueron bautizados en peligro de muerte y posteriormente murieron. Una turba enfurecida se levantó contra los santos misioneros, y se produjo su persecución.

Lo peor ocurrió el 2 de abril de 1672, cuando Pedro y un sacerdote acompañante llegaron a Guam esa mañana. Una vez allí, se enteraron de una niña recién nacida. Le ofrecieron el bautismo, pero Matapang, el padre de la niña, que había dejado la Fe debido a las falsas acusaciones de Choco, se negó rotundamente.

Mientras tanto, Pedro y el sacerdote, el padre Diego Luis de San Vitores, reunieron a algunos de los cristianos que quedaban en el pueblo local y los guiaron en cánticos y recitaciones de verdades divinas. Matapang gritó su disgusto por las enseñanzas cristianas y decidió matar a los misioneros.

Cuando Matapang fue a reclutar a otro hombre, que no era cristiano, para que fuera el asesino, Pedro y el padre Diego entraron en su choza y bautizaron a su hija recién nacida con el consentimiento de su esposa cristiana. Al enterarse de esto, su furor aumentó y reaccionó lanzando lanzas a Pedro. Con la agilidad de su juventud, Pedro los esquivó, pero no quiso dejar atrás al Padre Diego. Muchos creían que si Pedro solo tuviera armas, podría haber derrotado a Matapang, pero el padre Diego nunca permitió que los misioneros las llevaran.

Eventualmente, una lanza atravesó el pecho de Pedro y se derrumbó en el suelo. Antes de su propia muerte, el Padre Diego le dio la absolución. Los cuerpos desnudos de los mártires fueron arrastrados al mar y, después de atarles piedras a los pies, fueron arrojados al agua.

Una vez que la noticia llegó a los compañeros misioneros de Pedro, dijeron: “¡Afortunado joven! ¡Qué bien recompensados ​​sus cuatro años de perseverante servicio a Dios en la difícil misión: se ha convertido en el precursor de nuestro superior, el Padre Diego, en el Cielo!”. Recordaron a Pedro como amable, un catequista devoto y alguien que no tenía miedo de compartir su fe, incluso si eso significaba la muerte.

En su beatificación, el Papa San Juan Pablo II dijo a la multitud reunida para la celebración: “Desde su niñez, Pedro Calungsod se declaró a sí mismo inquebrantablemente por Cristo y respondió generosamente a su llamado. Los jóvenes de hoy pueden recibir aliento y fortaleza del ejemplo de Pedro, cuyo amor por Jesús lo inspiró a dedicar su adolescencia a la enseñanza de la fe como catequista laico”.

El Papa Benedicto XVI canonizó a Pedro en 2012, junto con las santas estadounidenses Kateri Tekakwitha y Marianne Cope.

Su fiesta es el 2 de abril.