Beata Laura Vicuña: Patrona de las víctimas de abusos

Haz la primera valoración

La vida de la beata Laura Vicuña tiene muchas resonancias modernas. Fue criada como inmigrante por una madre soltera que tenía una relación irregular con un hombre que no era su esposo. Desde muy temprana edad, la vida de Laura parecía destinada a la perseverancia en las dificultades, ya que comenzó en medio de la agitación de la guerra civil en Chile, donde su padre era un soldado de origen noble. Las terribles dificultades políticas obligaron a la familia a abandonar su tierra natal, pero antes de que pudieran hacerlo, el padre de Laura murió repentinamente. Y así le quedó a su madre, Mercedes, empacar a su pequeña familia, compuesta por dos hijas, y mudarse a Argentina. El movimiento resultaría providencial ya que propiciaría las circunstancias en las que Laura demostraría su santidad. A menudo citado diciendo: “Sufre en silencio y sonríe siempre,

Eventualmente, Mercedes encontró trabajo en una gran hacienda en Quilquihue propiedad de Manuel Mora, un argentino de carácter cuestionable. A Mora le resultó fácil ganarse a la viuda desempleada con la promesa de ayuda y protección, aunque tuviera el precio de ser su amante.

Con la ayuda financiera de Mora, las dos hermanas de Vicuña podrían matricularse en una escuela operada por las hermanas salesianas en Junín. Resultó ser un verdadero regalo ya que la vida espiritual de Laura floreció allí. La vida en la escuela del convento permitió a Laura descubrir a Dios y su amor. Pero todo esto fue posible gracias a la relación de su madre con Mora.

Aunque su vida familiar no era ideal, Mora empeoraría las cosas con avances hacia Laura. Ella los rechazó resueltamente, negando públicamente su pedido de bailar con él, lo que vino con abuso físico y el fin de su asistencia financiera para la educación de las hermanas Vicuña. Ante la probabilidad de no volver, las hermanas salesianas los aceptaron sin matrícula.

Te interesará:  ¿Los católicos adoran a los santos?

De regreso a la escuela, la personalidad de Laura reflejaba el amor de Dios y se hizo conocida como una amiga para todos. En respuesta al conocimiento del amor de Dios por ella, Laura anhelaba compartir ese amor con todos los que encontraba, deseando hacerlo especialmente con su madre. La joven Laura a menudo rezaba para que la situación de su madre con Mora desapareciera. Le produjo una gran angustia, ya que sabía que su madre estaba muy lejos del ideal de Dios del amor conyugal. Laura quería restaurar la relación de su madre con Dios. Bajo el consejo de un guía espiritual, Laura hizo un voto al Señor: “Te ofrezco mi vida por la de mi madre”.

El invierno de 1903 fue particularmente duro; La gran lluvia y el aire húmedo hicieron que la salud de Laura se debilitara a causa de la tuberculosis. Aunque su madre la llevó a un mejor clima, quedó claro que su salud no se recuperaría. Una visita de Mora trajo aún más sufrimiento; lleno de rabia cuando Laura se resistió a su insistencia de que regresaran a casa con él, sacó a la joven afuera y la golpeó severamente.

Laura decidió hacer de su muerte una ofrenda de su vida por su madre, quien permanecía junto a su cama constantemente. Una vez de vuelta en su cama, Laura miró a su madre y le dijo: “Mamá, ofrezco mi vida por ti, le pedí esto a nuestro Señor. Antes de morir, Madre, ¿tendría yo la alegría de verte arrepentirte?

Sin saber qué hacer, su madre cayó de rodillas llorando, orando por el perdón de Dios, comprometiéndose a reformar su vida. Con eso, una serena y pacífica Laura de 12 años dijo: “¡Gracias, Jesús! ¡Gracias, María! ¡Adiós madre! ¡Ahora muero feliz!”.

Te interesará:  Santa Margarita de Cortona: una santa para las madres solteras

Su fiesta es el 22 de enero.