Santa Teresa de Lisieux: Patrona de los misioneros

Haz la primera valoración

Su familia fue el contexto en el que santa Teresa de Lisieux empezó a descubrir su “camino” de santidad por el que es tan conocida. Desde temprana edad, esta hija de santos, que llegaría a ser santa ella misma, aprendió a aceptar todo como gracia y providencia, ya depender únicamente de la voluntad de Dios para encontrar su paz. Santa Teresa nos enseña que la santidad se encuentra en hacer las cosas pequeñas con constancia y con gran amor.

Thérèse nació el noveno hijo de Sts. Louis y Zélie Martin el 2 de enero de 1873 en Alençon, Francia. Louis perdería a su esposa por cáncer de mama cuatro años después, y su cuñado ayudó a organizar que la familia del viudo se mudara al norte, a Lisieux.

Durante su infancia, Thérèse fue considerada débil e inusual. A la edad de 9 años, se enfermó tanto que parecía que el final estaba cerca. Su padre incluso pidió Misas en la Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias en París, y su familia velaba junto a su cama. Mientras tres hermanas dirigían oraciones de intercesión a la Santísima Madre frente a la estatua de ella de la familia, Thérèse experimentó un milagro: la estatua comenzó a sonreírle. Ella fue sanada.

Teresa y sus cuatro hermanas mayores (sus otros cuatro hermanos no sobrevivieron a la infancia), descubrieron el llamado de Dios a la vida religiosa. Y Teresa insistía bastante en hacer cuanto antes la voluntad de Dios, a pesar de las muchas dificultades que encontraba en ese camino.

Rechazada la entrada al convento carmelita de Lisieux a causa de su corta edad, Teresa aparentemente no pudo contener el celo con el que su alma deseaba la unión total con Cristo. Incluso utilizó una reunión con el Papa León XIII durante una peregrinación a Roma como una oportunidad para buscar su ayuda. El Papa respondió: “Bueno, hija mía, haz lo que decidan los superiores… Entrarás si es la voluntad de Dios”. Más tarde, el obispo local dio su consentimiento para que ella ingresara al Carmelo de Lisieux cuando tenía 15 años.

La vida en el Carmelo de Lisieux fue agotadora para Thérèse. La convivencia con las otras monjas no siempre fue fácil. Fue calumniada y maltratada. Pero fue allí donde Thérèse encontró su “Pequeño Camino”. Entrando al convento con anhelo de grandeza espiritual, su actitud va cambiando lentamente, escribiendo en su diario: “Me dediqué especialmente a practicar las pequeñas virtudes, no teniendo facilidad para realizar las grandes”.

Thérèse explicó más el “Pequeño Camino”: “El amor se prueba a sí mismo con hechos, entonces, ¿cómo voy a mostrar mi amor? Las grandes obras me están prohibidas. La única forma en que puedo probar mi amor es esparcir flores y estas flores son cada pequeño sacrificio, cada mirada y palabra, y la realización de las más mínimas acciones por amor”. Entre los nombres por los que es conocida hoy en día está “la pequeña flor”.

Al encontrar sangre en su pañuelo, experimentó “gozo” y esperó la muerte como acto final en su unión completa con Cristo. Al morir de tuberculosis, enseñó sobre el propósito del sufrimiento: “He llegado al punto de no poder sufrir más, porque todo sufrimiento me es dulce”.

Teresa experimentó un intenso sufrimiento físico y lo ofreció todo al Señor, en unión con él hasta el final, pronunciando en su último suspiro: “¡Dios mío, te amo!” Murió el 30 de septiembre de 1897.

La sencillez y el enfoque práctico de la vida espiritual de Santa Teresa de Lisieux la convierten en una de las santas más populares de la Iglesia, y la universalidad de su mensaje alcanzó su punto máximo en 1997 cuando el Papa San Juan Pablo II la declaró Doctora de la Iglesia. Iglesia.

Su fiesta es el 1 de octubre.