¿Qué es la Oración de Santa Gertrudis?

Haz la primera valoración

La piadosa tradición sostiene que Jesús prometió a Santa Gertrudis que mil almas serían liberadas del purgatorio cada vez que se dijera con devoción la siguiente oración: “Padre Eterno, te ofrezco la Preciosísima Sangre de Tu Divino Hijo Jesús, en unión con las Misas. Dicho en todo el mundo hoy, por todas las Santas Almas del Purgatorio, por los pecadores de todas partes, por los pecadores de la iglesia universal, los de mi propia casa y los de mi familia. Amén.»

En Su revelación a Santa Gertrudis, Jesús no impuso condiciones a la recitación de esta oración, y no especificó requisitos adicionales. En cumplimiento de Su promesa, la misericordia mostrada a los pecadores en respuesta a esta oración de intercesión es un regalo directo de Dios.

Una indulgencia, por otro lado, es una acción de la Iglesia en cumplimiento de la promesa de Jesús en Mateo 18:18: “Todo lo que ates en la tierra será atado en el cielo, y todo lo que desatares en la tierra será desatado en el cielo. .” Una indulgencia es la remisión de la pena temporal debida a los pecados. Según el Papa Pablo VI en Indulgentiarum Doctrina(una constitución apostólica que habla de las indulgencias), las indulgencias son plenarias o parciales. Hay cuatro condiciones para recibir la indulgencia plenaria: tener una disposición interior de completo desapego del pecado; haber confesado sacramentalmente los pecados; recibir la santa Eucaristía; y haber orado por las intenciones del Sumo Pontífice. Según el Tribunal Supremo de la Penitenciaría Apostólica del Vaticano, que tiene competencia o jurisdicción sobre las indulgencias, estas condiciones deben cumplirse en un período de “unos 20 días”.

Te interesará:  San Gregorio de Narek

La recitación devota de la oración anterior no implica una indulgencia, sino que invoca directamente la misericordia de Dios y, por lo tanto, no requiere el cumplimiento de las condiciones adjuntas a una indulgencia. La oración, ofrecida devotamente, es suficiente en sí misma.

Rev. Mons. William J. King es sacerdote de la Diócesis de Harrisburg.