La Solemnidad de Cristo Rey

Haz la primera valoración

El último domingo del año litúrgico, los católicos celebran la Solemnidad de Cristo Rey. Relativamente recién llegado al calendario de la Iglesia, establecido en el siglo XX, esta fiesta está diseñada para dar un reconocimiento especial al dominio que Cristo nuestro Señor tiene sobre todos los aspectos de nuestras vidas. Pero, ¿por qué y cómo surgió? ¿Y por qué es tan importante hoy?

Cuando el cardenal Ambrogio Achille Ratti fue elegido Papa y tomó el nombre de Papa Pío XI, gran parte del mundo estaba en ruinas. Era el año 1922, y aunque el derramamiento de sangre de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) había terminado, la paz y la tranquilidad generalizadas no eran evidentes.

La guerra para acabar con todas las guerras había sido especialmente devastadora para Inglaterra y los países de la Europa continental. Además, el derrocamiento de los zares Romanov por la Revolución Rusa había creado una gran agitación en Rusia y traído un sufrimiento inmenso. Los gobiernos estaban sumidos en el caos económico, el desempleo era rampante y la gente en muchos lugares literalmente se moría de hambre.

La estabilidad de los viejos órdenes sociales y políticos que habían abrazado las casas reales y los jefes de estado coronados se estaba desmoronando. Las potencias beligerantes victoriosas buscaron castigos severos y reparaciones irrazonables de los alemanes vencidos a través del Tratado de Versalles.

El pesimismo, una sensación de impotencia agravada por el odio entre las naciones, fue abrumador. Era el momento propicio para el surgimiento de los tiranos, y lo hicieron. Las filosofías enconadas del fascismo, el nacionalsocialismo (los nazis) y el comunismo ahora engendraron gente como Benito Mussolini, Adolf Hitler y Joseph Stalin. El predecesor del Papa Pío XI, el Papa Benedicto XV, había advertido proféticamente sobre esto en 1920 cuando escribió: “No puede haber paz estable ni tratados duraderos, aunque se firmen después de largas y difíciles negociaciones y estén debidamente firmados, a menos que haya una devolución de caridad mutua. para apaciguar el odio y desterrar la enemistad.”

En su angustia, la gente se aferró a cualquiera que les ofreciera esperanza, les ofreciera algún tipo de dirección para salir del caos y prometieran poner comida en sus mesas. Gravitaron hacia los dictadores emergentes, y como lo hicieron, a menudo buscaron ser autosuficientes hasta excluir a Dios de sus vidas cotidianas.

Muchos consideraron que los fundamentos de la moralidad y las enseñanzas de la Iglesia estaban desactualizados, que ya no eran relevantes en la sociedad del siglo XX. El pensamiento moderno permitía que, a lo sumo, Cristo pudiera ser rey en la vida privada del individuo, pero ciertamente no en el mundo público.

Algunos regímenes políticos abogaron por el destierro total de Jesús, no solo de la sociedad, sino también de la familia. A medida que las naciones renacían y los gobiernos se reestructuraban, sus fundamentos, políticas y leyes a menudo se moldeaban sin tener en cuenta los principios cristianos.

Afirmando el reinado de Cristo

En todos estos desarrollos, el nuevo Papa Pío XI vio que la gente estaba negando a Cristo a favor de un estilo de vida dominado por el secularismo, la ventaja material y la falsa esperanza creada por los tiranos.

Se dio cuenta de que tenía que enfrentarse a las fuerzas políticas y económicas que estaban desplazando el reinado de Jesús. Como comienzo, dedicó su reinado como Papa a “La Paz de Cristo en el Reino de Cristo” (Pax Christi in Regno Christi).

En 1925, la Iglesia celebró un año jubilar en honor al 1.600 aniversario del Concilio de Nicea. Los padres conciliares que participaron en esa antigua reunión en el año 325 dC habían afirmado la plena divinidad de Jesucristo como Dios Hijo, uno en el ser con Dios Padre. Su pronunciamiento se convirtió en un credo que luego se expandió a lo que ahora llamamos el Credo de Nicea, que todavía profesamos en la Misa todos los domingos.

A lo largo del año del aniversario, el Papa Pío enfatizó constantemente la realeza de Cristo como se declara en el Credo: “Su reino no tendrá fin”. Hizo hincapié en ese tema durante todo el año, ya que apareció repetidamente en las celebraciones de la Iglesia de la Anunciación, la Epifanía, la Transfiguración y la Ascensión. Como parte del Año Santo, al que el Vaticano prestó gran atención y pompa, cientos de miles de peregrinos acudieron a Roma, demostrando un gran fervor por su fe.

El 11 de diciembre del año jubilar, y para reconocer perpetuamente la supremacía de Jesucristo sobre todos los hombres, naciones y lealtades terrenales, el Papa emitió la encíclica Quas Primas , que añadió la fiesta de “Nuestro Señor Jesucristo Rey”. al calendario litúrgico anual de la Iglesia.

Algunos en ese momento argumentaron que tal celebración era innecesaria porque la antigua fiesta de la Epifanía ya reconocía a Cristo como Rey. Pero más de 340 líderes religiosos, incluidos cardenales y obispos, habían pedido la nueva celebración, y el Papa se complació en acceder a su pedido.

La encíclica preveía que la fiesta de Cristo Rey se celebrara cada año el último domingo de octubre. Esta fecha, una semana antes del Día de Todos los Santos y cuatro semanas antes del Adviento, fue cuidadosamente elegida: recordó a la gente que Jesucristo no es solo el Rey de este mundo, reinando entre las naciones hoy; Él es también el Rey eterno, glorificado por los santos en el cielo, que un día vendrá a juzgar a toda la humanidad.

En su encíclica, el Papa señaló que el continuo desorden de esa época, lo que llamó “la plaga de la sociedad”, se había estado enconando durante mucho tiempo y era el resultado de que las naciones rechazaran a Cristo. Más adelante en la encíclica, el pontífice recordó claramente a los gobiernos nacionales: “Cristo, que ha sido expulsado de la vida pública, despreciado, descuidado e ignorado, vengará severamente estos insultos; porque su dignidad real exige que el Estado tenga en cuenta los mandamientos de Dios y los principios cristianos, tanto en la elaboración de las leyes como en la administración de la justicia, y también en la provisión a los jóvenes de una sana educación moral» (n. 32).

Tiempo de Consagración

El Papa instruyó a los fieles a utilizar esta celebración anual como un momento para consagrarse o renovar su consagración al Sagrado Corazón de Jesús, vinculando explícitamente la celebración a la devoción al Sagrado Corazón y a Cristo vivo en la Eucaristía. También pidió a los católicos que hicieran reparaciones por el ateísmo generalizado que se practica en muchos países.

En 1969, el Papa Pablo VI tomó varias medidas para realzar el testimonio del día de la fiesta. Para enfatizar el reinado universal de Cristo, cambió el nombre de la celebración a la fiesta de “Nuestro Señor Jesucristo, Rey de todos” ( Domini Nostri Iesu Christi universorum Regis ) También cambió la fecha al último domingo del año litúrgico, enfatizando aún más fuerte la conexión entre el reinado de Cristo y Su segundo advenimiento (venida) para juzgar al mundo. Además, el Papa elevó la fiesta al rango más alto de celebración en el calendario de la Iglesia, el de una “solemnidad”.

Hoy, la paz todavía nos elude; los órdenes sociales, políticos y económicos se tambalean; y las naciones siguen rechazando de muchas maneras la luz del Evangelio. Podemos estar agradecidos, entonces, por la oportunidad de celebrar cada año la Solemnidad de Cristo Rey, porque el mundo necesita ahora, más que nunca, nuestro testimonio de Su gobierno sobre todas las cosas.

Sobre la realeza de Cristo

La rebelión de individuos y estados contra la autoridad de Cristo ha producido consecuencias deplorables… las semillas de la discordia sembradas por todas partes; aquellas enconadas enemistades y rivalidades entre naciones, que aún entorpecen mucho la causa de la paz; esa codicia insaciable que tan a menudo se oculta bajo una pretensión de espíritu público y patriotismo, y que da lugar a tantas querellas privadas; un egoísmo ciego e inmoderado, que hace que los hombres no busquen nada más que su propia comodidad y ventaja, y miden todo por esto; no hay paz en el hogar, porque los hombres han olvidado o descuidado su deber; socavada la unidad y la estabilidad de la familia; la sociedad, en una palabra, sacudida hasta sus cimientos y en camino a la ruina. Sin embargo, esperamos firmemente que la fiesta de la Realeza de Cristo, que en el futuro se observará anualmente,

— Papa Pío XI, encíclica Quas Primas, n. 24

El “Poder” de Jesucristo

Pero, ¿en qué consiste este “poder” de Jesucristo Rey? No es el poder de los reyes o de la gran gente de este mundo; es el poder divino para dar vida eterna, para liberar del mal, para vencer el dominio de la muerte. Es el poder del Amor que puede sacar el bien del mal, que puede derretir un corazón endurecido, traer paz en medio del conflicto más duro y encender la esperanza en la oscuridad más espesa. Este Reino de Gracia nunca se impone y siempre respeta nuestra libertad. Cristo vino “para dar testimonio de la verdad” (Jn 18, 37), como declaró a Pilato: quien recibe su testimonio sirve bajo su “estandarte”. . . . Cada conciencia, por lo tanto, debe hacer una elección. ¿A quién quiero seguir? ¿Dios o el Maligno? ¿La verdad o la falsedad? Elegir a Cristo no garantiza el éxito según los criterios del mundo, pero asegura la paz y la alegría que sólo él puede darnos. Así lo demuestra, en cada época, la experiencia de numerosos hombres y mujeres que, en nombre de Cristo, en nombre de la verdad y de la justicia, supieron oponerse a las tentaciones de los poderes terrenales con sus diversas máscaras, hasta el punto de sellar su fidelidad con el martirio.

— Papa Benedicto XVI, en la fiesta de Cristo Rey, 22 de noviembre de 2009