Entendiendo la primacía de Pedro

Haz la primera valoración

Una de mis historias favoritas de los Evangelios es la que Jesús cuenta sobre dos hombres que salieron a construir una casa.

El sabio edificó su casa sobre la roca, pero el necio edificó su casa sobre la arena. Cuando llegaron las tormentas, la casa sobre la arena se derrumbó, pero la casa sobre la roca se mantuvo firme.

La imagen de una sólida piedra fundamental era bien conocida en la época de Jesús. Jesús usó la idea cuando le dio a Simón el nuevo nombre “Pedro”, que significa “la Roca”. Cuando Jesús le dijo a Pedro que él era la roca sobre la que iba a edificar la Iglesia, los demás apóstoles habrían entendido que se estaba haciendo una comparación entre Pedro y Abraham. En Isaías 51:1-2, el profeta dice: “Mirad la roca de donde fuisteis cortados, / la cantera de donde fuisteis extraídos. / Mira a Abraham tu padre…” Los maestros judíos dijeron acerca de este pasaje, “Cuando Dios miró a Abraham… dijo: ‘He aquí, he encontrado una roca sobre la cual puedo construir y fundar el mundo.’ Como fiel rabino y maestro, Jesús conocía este pasaje de Isaías. Al llamar a Pedro “la Roca” quiere decir que Pedro es el nuevo Abraham,

Todas las historias del Evangelio están llenas de significado y detalles interesantes, pero este pasaje de Mateo es especialmente revelador. Por ejemplo, se nos dice que esta conversación tuvo lugar cerca de Cesarea de Filipo. En ese lugar había una enorme formación rocosa natural sobre la cual los romanos habían construido un templo al dios pastor pagano Pan. Así que cuando Jesús dijo: “Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia” (Mt 16,18), estaba mirando este gran cimiento rocoso sobre el cual se alzaba un templo a un dios pastor. El significado de Jesús era claro: Pedro, cuyo nombre significa “roca”, iba a ser un gran fundamento para la Iglesia de Cristo, la Iglesia del verdadero Buen Pastor.

Te interesará:  ¿Dónde poner tus medallas?

El Evangelio de Mateo revela otras verdades sobre la relación especial de Pedro con Jesús. Nos recuerda que fue Jesús quien le dio a Simón el nombre de «Pedro» en primer lugar. En la Biblia, cuando Dios le da a alguien un nombre nuevo, significa que recibe un nuevo llamado y una nueva identidad. Entonces, cuando Dios llamó a Abram para ser el padre de Su pueblo, su nombre fue cambiado de Abram a Abraham. El nuevo nombre no es solo una indicación de un nuevo rol, sino también un signo de una vocación divinamente designada.

primer ministro pedro

En Inglaterra, la reina es la jefa de Estado, pero se mantiene alejada del gobierno cotidiano. Ella tiene un primer ministro, uno que tiene su autoridad y gobierna la nación en nombre del pueblo. La situación política en la Inglaterra actual proporciona un buen cuadro del orden que Jesús establece para Su Iglesia.

En el mismo pasaje del Evangelio de Mateo donde Jesús llama a Pedro “la Roca”, Jesús también equipara a la Iglesia con el reino de los cielos. En otras palabras, la Iglesia es como un reino, y Jesús es el rey. Pero el rey delega poder a los ministros debajo de él. En Inglaterra, el primer ministro dirige el país en nombre del monarca. Era de la misma manera en el Antiguo Testamento. El rey israelita tenía un primer ministro, y en el Libro de Isaías tenemos una visión fascinante de la corte real de Israel. El profeta Isaías reconoce al primer ministro del rey, y le dice al ex primer ministro: “Ese día llamaré a mi siervo / Eliakim, hijo de Hilkiah [ese es el primer ministro]; / Lo vestiré con tu túnica, / lo ceñiré con tu cinto, / le conferirás tu autoridad…. / Pondré la llave de la Casa de David sobre su hombro;

Este pasaje arroja luz sobre las palabras de Jesús a Pedro: “A ti te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatéis en la tierra será desatado en el cielo” (Mt 16,19). Los apóstoles entendieron en un momento lo que tenemos que luchar para comprender: que Jesús, al otorgarle a Pedro las llaves del Reino, lo está nombrando como el primer ministro de Su reino. Así como Dios le dio a Eliaquim la autoridad del rey, simbolizada por las llaves, así Cristo mismo nombró y eligió a Pedro especialmente para ser el primer ministro en el reino de Cristo y ejercer la propia autoridad de Cristo en la tierra.

Te interesará:  ¿Que decir en vez de decir?

Es interesante ver que los eruditos no católicos también entienden el trasfondo de este importante versículo. FF Bruce, en “Los dichos duros de Jesús”, escribe: “¿Qué pasa con las llaves del reino? Las llaves de un establecimiento real o noble se confiaban al mayordomo principal… eran una insignia de la autoridad que se le confiaba”. Bruce luego se refiere al pasaje de Isaías 22 y dice: “Entonces, en la nueva comunidad que Jesús estaba a punto de construir, Pedro sería, por así decirlo, el mayordomo principal”. Este vínculo entre Isaías 22 y Mateo 16 también está atestiguado por el erudito luterano Joachim Jeremias, quien escribe en el Diccionario Teológico del Nuevo Testamento: “Las llaves del reino no son diferentes de las llaves de David… entregar las llaves no implica el nombramiento de un portero… la entrega de las llaves implica el nombramiento de plena autoridad”.

El pastor del buen pastor

En el Evangelio de Mateo tenemos dos imágenes fuertes sobre el papel de Pedro del mismo Jesús: la Roca y el Mayordomo Real. Hay otro pasaje importante de las Escrituras que respalda la relación especial de Pedro con Jesús y el hecho de que Jesús estaba delegando Su autoridad divina a Pedro. Sabemos que Jesús se llamó a sí mismo el Buen Pastor por Juan 10:14. A lo largo de los Evangelios habla de ovejas, cabras y pastores; y compara el pueblo de Dios con el rebaño de Dios. Esto no era nada nuevo. Los profetas del Antiguo Testamento también habían visto a Dios como el pastor ya Su pueblo como el rebaño. A imagen de Jesús como Buen Pastor, está cumpliendo la profecía de Ezequiel 34:23 donde Dios mismo promete convertirse en el Buen Pastor que juzgará a Su pueblo con justicia. Jesús cumple esta profecía cuando se declara el Buen Pastor.

Te interesará:  Padre Augustus Tolton, un hombre de nuestro tiempo

¿Quién sería el pastor después de que Jesús regresara al cielo? Jesús dijo que habría “un rebaño, un pastor” (Jn 10:16). Después de su resurrección, en una conversación conmovedora y tierna con Pedro, Jesús delega su trabajo como pastor de las ovejas al mismo Pedro. En Juan 21:15-17, Jesús ordena solemnemente a Pedro tres veces que apaciente a Sus ovejas y cuide de Sus corderos.

Entonces, en tres imágenes poderosas, Jesús entrega su propia autoridad de una manera única a Pedro. Pedro es, como Abraham, el padre espiritual y la piedra angular del pueblo de Dios. Pedro será el primer ministro del Reino y tendrá plena autoridad en ausencia de Jesús. La comisión solemne a Pedro se completa cuando Jesús le ordena que se haga cargo como el pastor principal del rebaño.

Se puede contactar al Padre Dwight Longenecker en dwightlongenecker.com .