“Abriendo Brecha”: El Rol Valiente de Ser el Primero

Haz la primera valoración

“Enviaré mi mensajero delante de ti, quien preparará tu camino”. Marcos 1:2

¿Has escuchado la expresión ‘abrir brecha’ ? Imagina que estás en la selva. Te encuentras en un lugar donde no hay forma de continuar. Eres la primera persona en el área y quieres seguir explorando para encontrar un refugio. Con una de tus herramientas, quitas tenazmente la vegetación. Poco a poco, abres un camino para ti y para las personas que vendrán después de ti. Será más fácil para ellos; probablemente no sabrán de tu trabajo.

Cuando fui a mi primera conferencia para directores del Ministerio Hispano, nos dijeron enfáticamente: “ Nuestro trabajo es ‘abrir brecha’ para nuestra gente ”. No entendía muy bien de qué estaban hablando, pero sabía que nuestro trabajo requeriría un gran esfuerzo por el bien de la comunidad.

De la misma manera, como inmigrantes de 1ª, 2ª o 3ª generación, consciente o inconscientemente, hemos ido ‘abriendo brecha’ para los que vienen después de nosotros. Si somos jóvenes, probablemente no seamos conscientes de quién ‘abrió brecha’ por nosotros. Si estamos en nuestra mediana edad, podemos reconocer el esfuerzo requerido para abrir un nuevo camino para los demás. Sabemos lo que significa y lo que se necesita para buscar nuevas oportunidades para los más jóvenes. Si somos viejos, probablemente recordemos con gratitud a todos aquellos que ‘ abrieron brecha’ para la familia o que somos nosotros mismos.

‘Abrir brecha’ no es una competición, no es para conseguir un objetivo, y tampoco es un premio. Está relacionado con expresar nuestro amor por los demás. Por ese amor, una persona hace un esfuerzo invaluable y abre nuevos caminos para sus seres queridos. Podemos ver claramente este gesto de amor en el contexto familiar.

Te interesará:  El Santo Grial

Ese es el caso de Juan el Bautista. El primo mayor de Jesús fue encomendado por Dios mismo para ‘abrir brecha’ para su hijo. Ese fue un trabajo muy duro porque la tarea de Juan era confrontar a las personas, hacerles ver cómo estaban viviendo, señalarles cómo se habían alejado de Dios e invitarlos al arrepentimiento. Se enfrentó a muchas personas, aldeanos, familiares, amigos e incluso a las más altas autoridades de la época. Todos los que se arrepintieron fueron bautizados por él en el río Jordán.

La gente alababa a Juan y él respondía: “Pronto viene alguien más grande que yo, tanto más grande que no soy digno ni de ser su esclavo y de llevar sus sandalias. Mt 3:11 “¡Definitivamente fue un trabajo duro! Todos los días, estaba afuera preparando el camino para Jesús. No solo arriesgó su vida para cumplir su misión, sino que también fue lo suficientemente humilde como para reconocer que él no era ‘el Único’.

Este tipo de trabajo, colosal y exigente, no se puede hacer sin amor. Sólo puede llevarse a cabo cuando alguien ama de verdad. Juan amaba a Dios, amaba a su familia, amaba a Jesús.

Seguro que en tu familia hay alguien como Juan. ¿Quizás es ese pariente que vino primero a los Estados Unidos y trabajó muy duro para que el resto de la familia pudiera reunirse? ¿O ese hermano o hermana que fue el primero en conseguir una beca para ir a la universidad y así demostrar que hay un mundo de oportunidades para los hermanos menores? ¿Qué hay de esa persona que da una parte considerable de su salario para rescatar la casa familiar de la ejecución hipotecaria? ¿Quizás una tía o prima que, desinteresadamente, está cuidando a nuestros mayores?

Te interesará:  Una mirada más cercana a los Santos Óleos

Hoy no tiene por qué ser un día especial para recordar y agradecer a aquellas personas que nos quieren y están haciendo, o hicieron, un gran esfuerzo para ‘abrir brecha’. Tal vez, esa es una de las razones por las que Jesús fue al río Jordán para ver a Juan.

¿Puede pensar en alguien a quien le gustaría agradecer por las oportunidades que su esfuerzo creó para usted? Tómese un momento para recordar a esa persona, ya sea viva o en el Cielo, siempre podemos estar agradecidos con ella. También puede decir una pequeña oración,

“Que nuestro Padre amoroso bendiga a todos los que nos han abierto un camino. Que Dios nos conceda un corazón tan grande como el esfuerzo que han hecho. Amén.»

“Que nuestro amoroso Padre bendiga a todos los que han abierto un camino para nosotros. Que Dios nos de un corazón tan grande como el esfuerzo que han hecho. Amén».

Si eres cercano a esa persona y quieres, también puedes darle las gracias en persona. Estarán tan sorprendidos como Juan cuando Jesús fue al río Jordán y pidió ser bautizado por él.