Un mensaje perdurable de paz

Haz la primera valoración

El mundo en el que vivían los tres hijos de Fátima no era diferente al nuestro. Comenzaron a recibir visiones sobrenaturales en 1916, en medio de la Primera Guerra Mundial. Apodada la «guerra para acabar con todas las guerras», en muchos sentidos encarnaba el secularismo desenfrenado que comenzaba después de la Ilustración. Hoy no hay duda de que el secularismo tiene un control firme sobre nuestro mundo, sin mencionar el miedo y la amenaza constantes de guerra en un mundo profundamente dividido y herido. Seguimos siendo un mundo anhelando la paz.

El mensaje de Fátima se entiende mejor en este contexto. Los niños fueron elegidos para transmitirnos un mensaje celestial destinado a dirigirnos de regreso al destino final y más verdadero de la humanidad: vivir como verdaderos hijos de Dios. Fátima le recuerda a la humanidad nuestro llamado a ser un espejo de nuestro Padre celestial, para fomentar la paz.

En muchos sentidos, el mensaje de Fátima estaba destinado a sanar a una sociedad afligida, prescribiendo varios aspectos esenciales de la vida cristiana que se habían quedado en el camino en un mundo secularizado. El mensaje de Fátima nos dio el bálsamo que necesitábamos para sanar las heridas de la sociedad. Ese mensaje, que fue tan relevante entonces, sigue siendo tan relevante hoy.

Preparando a los niños

Las apariciones en Fátima, cuyo centenario celebró la Iglesia en 2017, específicamente de mayo a octubre, fueron precedidas por otras tres apariciones del autodenominado “Ángel de la paz”. Vale la pena considerar algunos puntos del mensaje del ángel y nos brindan algunos de los núcleos de los mensajes entregados más tarde por Nuestra Señora. Se puede decir y se dirá mucho más sobre los mensajes de las apariciones de Nuestra Señora en los próximos meses.

Una mirada a la entrega de todos los grandes mensajes celestiales en las Escrituras nos mostrará cómo Dios prepara a los destinatarios del mensaje. Consideremos aquí a los profetas de la Antigua Alianza, o incluso a San Juan Bautista, que anunció al Mesías, el que vino a traer la paz reconciliando al mundo a través de su sacrificio.

Gracias a ese trabajo preparatorio, la gente supo no sólo buscar al Mesías, el anhelado salvador del pueblo de Dios, sino también reconocerlo cuando viniera. Esos mensajeros preparatorios fueron emisarios que prepararon el camino para el Rey.

Te interesará:  Santos Francisco y Jacinta Marto: Patronos de los presos

En Fátima, el ángel, título que significa “mensajero”, preparó a los tres pastorcillos de Fátima para recibir el mensaje que Jesús quería que su madre les entregara.

El ángel que visitó a los niños de Fátima vino a ellos tres veces en 1916. Y esas visitas preparatorias fueron extremadamente importantes para preparar a los niños para las visitas de Nuestra Señora. Pero también sirven para resaltar algunos de los temas esenciales del mensaje general de Fátima que presenta de nuevo el remedio al pecado que solo Cristo puede dar.

Fiel en la oración

El fundamento del mensaje del ángel a los niños de Fátima fue aumentar su vida de oración. Se explicó que se necesitaba una fuerte vida de oración para fortalecerlos y sostenerlos en los planes futuros que Jesús y María tenían para ellos. Se sabe que la vida de los videntes cambiaría drásticamente una vez que se supieran las apariciones, que serían maltratados y sufrirían. Y los dos hermanos Marto, Francisco y Jacinta, sufrirían una muerte prematura y dolorosa.

Más allá de enseñar oraciones a los niños, el ángel les pidió que hicieran sacrificios. Pero Lucía, la prima de los niños Marto y la mayor de las videntes, le preguntó al ángel cómo debían hacerlo.

Años más tarde, Sor Lucía registró la respuesta del ángel en su diario.

“Haz de todo lo que puedas un sacrificio, y ofrécelo a Dios como acto de reparación por los pecados con los que es ofendido, y en súplica por la conversión de los pecadores. Así atraerás la paz. … Sobre todo, acepta y soporta con sumisión los sufrimientos que el Señor te envíe”.

Este mensaje angélico contiene varios temas centrales a los mensajes posteriores entregados a los niños por Nuestra Señora: sacrificio, amor por los pecadores y paz. Ninguno de estos temas es innovador en el sentido de que todos fluyen y nos dirigen a Cristo. Pero fueron un recordatorio necesario para un mundo atribulado que perdió de vista estos elementos esenciales.

vidas de sacrificio

Al invitar a los niños a practicar vidas de sacrificio, el ángel los invitó a imitar la propia vida de Cristo. Todo lo que el Señor hizo, lo ofreció a su Padre celestial.

La noche antes de morir, sacrificó su propia voluntad en favor de la de Dios en el Huerto de Getsemaní. El Viernes Santo ofreció su espíritu al Padre por nosotros, en el mayor acto de amor sacrificial que el mundo jamás haya conocido. Él nos dio un modelo a seguir en la Última Cena, mostrándonos cómo imitar su acto de amor en el Calvario: ponernos a un lado y sacrificarnos en el servicio humilde a los demás. Como declaró Santo Tomás de Aquino: “Amar es querer el bien de otro”.

Te interesará:  María: Madre de Dios

Cuando vivimos en imitación de la vida sacrificial de Cristo, encontramos la cura para el egoísmo que azota al mundo. El mundo de hoy tiene una gran necesidad de vivir con sacrificio, de amar, de desear el bien de los demás por encima del nuestro.

El ángel de Fátima dice que todas las cosas deben ofrecerse como sacrificio. Entonces, como Cristo, debemos sacrificar a Dios todo lo que normalmente anhelamos: nuestras necesidades, comodidades, anhelos o inclinaciones. Ofrecemos nuestras propias vidas a Dios, quien nos las dio en primer lugar.

San Pablo, en su carta a los Romanos, nos llama a vivir sacrificialmente, exhortándonos incluso a “ofrecer vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, vuestro culto espiritual” (Rm 12, 1).

El mensaje que el ángel entrega sobre el sacrificio lo conecta con otras dos realidades. Nuestros sacrificios deben ofrecerse en nombre de los pecadores. Este es un acto de caridad, de amor por aquellos que están separados de Dios por los pecados que hayan cometido. Al vivir sacrificialmente y trabajar para reconciliar a nuestros hermanos y hermanas con Dios, el ángel enseña que el resultado será la paz.

La paz es fruto de la reconciliación. Al trabajar para sanar las relaciones rotas y erradicar el egoísmo, la paz fluirá naturalmente. En su propio sacrificio, San Pablo dice que Cristo estaba “haciendo la paz por la sangre de su cruz” (Col 1:20).

Nuestra Señora dio instrucciones adicionales y más claras a los niños de Fátima en relación con la oración y el sacrificio, todo lo cual apuntaba a dirigir al mundo por el camino de la paz, un mundo inmerso en tanta lucha y destrucción como resultado de la falta de oración y sacrificio.

Apariciones dignas

Después de las exhaustivas investigaciones realizadas por la Iglesia, que sucede después de cualquier tipo de aparición sobrenatural, la Iglesia ha respaldado el mensaje de Fátima al más alto nivel. El obispo local de Fátima consideró que las apariciones eran dignas de ser creídas por los fieles en 1930. Los mensajes de Fátima se volvieron especialmente significativos durante la era de la Segunda Guerra Mundial, y las apariciones fueron particularmente defendidas por el pontífice en tiempos de guerra, el Papa Pío XII, quien fue ordenado obispo el 13 de mayo de 1917, fecha de la primera aparición de Nuestra Señora a los pastorcitos.

Te interesará:  poderes de pedro

La primera mitad del siglo XX estuvo dominada por dos guerras mundiales en las que Rusia fue un actor importante. El surgimiento del comunismo en Rusia, una encarnación de los ideales del secularismo, con su persecución de la religión y su exaltación de la dominación y el egoísmo, fue visto como un gran obstáculo para la paz mundial. Sor Lucía recibió visiones posteriores de Nuestra Señora en las que pedía que el mundo entero, particularmente Rusia, fuera consagrado a su Inmaculado Corazón, el corazón a través del cual contemplamos el de Cristo. El Papa Pío XII lo hizo en múltiples ocasiones, en particular en una ceremonia solemne en el Vaticano en 1942. El Papa Juan Pablo II también lo hizo en 1984.

Todos los papas posteriores han sido defensores del mensaje de Fátima. En 2010, el Papa Benedicto XVI señaló la conexión entre sacrificio y paz en el mensaje de Fátima durante una peregrinación al santuario de Fátima, señalando que el cristiano se define por una “esperanza inquebrantable que da fruto en un amor que se sacrifica por los demás”. Añadió: “Solo con este amor fraterno y generoso lograremos construir la civilización del amor y de la paz”.