Testigo de Honor: Mujeres Hispanas, la Imagen de “Las Marías”.

Haz la primera valoración

Temeroso, el testigo se acerca al estrado y jura sobre la Biblia decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Luego, se traslada a su lugar y narra su historia. Después de escucharla, decidirán.

Lo anterior parece ser parte de la narrativa de un juicio legal moderno, ¿verdad? ¿Qué pensarías si te dijera que es la narrativa que, como mujeres hispanas, jugamos frecuentemente en nuestras vidas? Por el papel que ha tenido la mujer en los países de origen de sus ancestros; Las mujeres hispanas ‘parecen’ permanecer al margen de los eventos importantes o críticos.

Rocío se despierta repentinamente con un ruido proveniente de la habitación de su hijo. El hijo ha estado bebiendo y apenas puede ponerse de pie. Su esposo le ordena, “tú quédate aquí, voy a hablar con él” . Rocío se queda en su habitación y escucha ansiosa la discusión entre estos dos hombres. Oye un ruido sordo y de repente su hijo grita: “Esta es la última vez que intentas pegarme un puñetazo” . Un momento después, su esposo regresa al dormitorio y le cuenta cómo su hijo, que ahora es más alto y más fuerte que él, lo ha empujado. Rocío lo escucha en silencio. A la mañana siguiente, recomienda tímidamente a su esposo que se acerque a su hijo para arreglar las cosas.

En otro momento, el niño encuentra a Rocío y comparte su versión de lo ocurrido ese día. Su padre estaba gritando y quería golpearlo. Él lo empujó lejos. Ella escucha a su hijo en silencio. “Habla con tu papá, arregla las cosas ”, recomienda.

Te interesará:  ¿Por qué las mujeres no pueden ser sacerdotes?

Cuando padre e hijo finalmente deciden hablar, cada uno le pide que sea “testigo” de lo que pasó esa noche. Se siente entre la espada y la pared. Ella tiene miedo.

¿Cuántas veces nos enfrentamos a situaciones difíciles como la descrita anteriormente? ¿Cuántas veces nuestro papel se limita a presenciar acontecimientos? ¿Con qué frecuencia nos sentimos asustados por las repercusiones que nuestras palabras pueden tener sobre nosotros, nuestros seres queridos o incluso quienes nos rodean?

La historia de Rocío, así como la de muchas otras mujeres, me recuerda a ‘las Marías’. Aquellas mujeres que acompañaron a Jesús a lo largo de su vida: Mamá María, María Magdalena, María la hermana de Lázaro, María la madre de Santiago, entre muchas mujeres sin nombre que allí estuvieron.

Esas Marías vivieron en una época en que las mujeres no tenían voz ni voto. Todos se hicieron devotos y fieles al Dios de amor que Jesús les invitaba a conocer. Acompañaron, ayudaron, alimentaron, cuidaron o lavaron los pies de nuestro Salvador. Todos ellos sin duda tenían miedo.

A pesar de su miedo, como mujeres de fe, avanzaron y respondieron cuando otros le habían fallado a Jesús. Todos ellos fueron testigos de honor en los acontecimientos más importantes de la vida de Jesús, en momentos de alegría, de desafío o de terror. Piensa en esto, la Virgen María fue el depósito viviente del Dios encarnado. María, acompañada de su hermana Marta, fue testigo del regreso a la vida de su hermano Lázaro. ‘Las Marías’ estuvieron al pie de la cruz, y fueron los primeros testigos de la Resurrección de Cristo.

Me pregunto qué hubiera pasado si estas mujeres fieles no hubieran estado allí. ¿Qué hubiera pasado si ‘las Marías’ no hubieran arriesgado su vida y su respetabilidad para seguir a un Maestro de Nazaret? A pesar del miedo y las amenazas que les rodeaban, se olvidaron del convencionalismo de la época, siguieron y presenciaron.

Te interesará:  “Abriendo Brecha”: El Rol Valiente de Ser el Primero

Hoy, las hispanas mayores dan testimonio a las nuevas generaciones. ¡Son nuestros guardianes de la fe, especialmente las abuelitas! Ellos recuerdan la historia de la familia y los arduos caminos que recorrieron nuestros padres y abuelos para estar aquí. Comparten anécdotas divertidas, relatan hechos que dejaron marcas en nuestros antepasados ​​y recuerdan los nombres de familiares que nadie conoce pero que están vinculados a nosotros de una forma u otra.

Así, puede parecer que las mujeres hispanas se mantienen al margen de la vida familiar. Siguiendo el ejemplo de ‘las Marías’, es precisamente para estas mujeres que no somos espectadoras de nuestras propias vidas.

Una mañana, mi padre y yo estábamos tomando un café juntos. Le pregunté cómo se conocieron mis abuelos. He oído la historia, pero quería saber más. Compartió la historia de mis abuelitos en menos de dos minutos. Le dije que me diera los detalles y me respondió bruscamente: “Si quieres saber más, ve y pregúntale a tu tía”.