Santa Marianne Cope: una santa para marginados y leprosos

Haz la primera valoración

Después de que casi 50 órdenes religiosas rechazaran la invitación del rey hawaiano Kalakaua para atender a las víctimas de la lepra en su reino, St. Marianne Cope dijo “sí”. La Madre Provincial de las Hermanas de San Francisco en Syracuse, Nueva York, respondió de todo corazón a la solicitud, diciendo: “Tengo hambre de trabajo, y deseo de todo corazón ser una de las elegidas, cuyo privilegio es será sacrificarse por la salvación de las almas de los pobres isleños. … No tengo miedo de ninguna enfermedad, por lo tanto, sería mi mayor deleite incluso ministrar a los ‘leprosos’ abandonados”.

La familia de Barbara Koob, el nombre de nacimiento de St. Marianne, emigró de Alemania a Estados Unidos un año después de su nacimiento en 1838, y el nombre de la familia inmigrante se convirtió en Cope. Aunque se sintió llamada a la vida religiosa, Cope comenzó a trabajar en una fábrica después del octavo grado para ayudar a las finanzas de su familia cuando su padre se enfermó. Cuando su padre murió en 1862, Cope finalmente pudo profesar votos con las Hermanas Franciscanas en Syracuse. La recién nombrada Hermana Marianne pronto comenzó a servir en las escuelas de inmigrantes alemanes. Sus habilidades de liderazgo fueron evidentes desde el principio, lo que la llevó a establecer hospitales en el centro del estado de Nueva York y a ocupar el cargo de administradora del Hospital St. Joseph en Syracuse. La inteligencia y las habilidades interpersonales de Cope eran evidentes, y todos los que la conocían sabían que Dios era su única inspiración. Se convirtió en provincial en 1877.

Te interesará:  ¿Cómo se activa la pulsera roja?

Ya segura de su vocación, Dios llamó a Cope a una vida aún más sacrificada cuando ella respondió favorablemente al pedido del rey Kalakaua. Puede parecer sorprendente que Cope respondiera con tanta facilidad a algo que nunca imaginó en su ministerio. Sin embargo, es fácilmente comprensible cuando uno está más familiarizado con su disposición de servir al Señor. En su beatificación en 2005, el cardenal José Saraiva Martins recordó la dependencia de Cope de la providencia de Dios, diciendo: “Dejó todo y se abandonó por completo a la voluntad de Dios, al llamado de la Iglesia y a las exigencias de sus nuevos hermanos y hermanas. Ella puso en riesgo su propia salud y su vida”.

Cope y seis hermanas franciscanas llegaron a Hawai en 1883 y operaron hospitales y escuelas entre la comunidad de leprosos. Inicialmente supervisando un hospital para las víctimas de la enfermedad en Oahu, luego estableció un hogar para cuidar a los hijos de las víctimas de la lepra. Allí, Cope y sus hermanas cuidaron a los niños con amor de madre. Conocida por su optimismo inquebrantable y su confianza en la providencia de Dios, Cope enseñó a sus hermanas sobre su papel entre los leprosos, diciendo que debían “hacer la vida lo más placentera y cómoda posible para aquellos de nuestros semejantes a quienes Dios ha elegido para afligir con esta enfermedad. terrible enfermedad.”

Cope continuó con su amor maternal por los leprosos cuando abrió un hogar para mujeres y niñas en la isla de Molokai. Este fue un sacrificio adicional porque sabía que ir a la prisión de la isla de los leprosos significaba esencialmente que estaba aislada del mundo exterior para siempre. Mientras estaba en Molokai, desarrolló una estrecha relación con St. Jozef Damien De Veuster después de que le diagnosticaran lepra. Cope cuidó amorosamente a este “apóstol de los leprosos” en sus últimos días y llevó a cabo gran parte de su trabajo entre la sección de hombres de la colonia de leprosos después de su muerte en 1889. En 1895, consiguió hermanos religiosos para su personal.

Te interesará:  Santa Gianna Beretta Molla: una santa para los no nacidos

Cope dirigió a las hermanas en las misiones hawaianas hasta que su salud comenzó a decaer después de una vida de trabajo incansable como encarnación del Buen Samaritano. Milagrosamente, sin embargo, nunca padeció lepra. Cope, de 80 años, murió en Molokai el 9 de agosto de 1918, originalmente enterrado en la isla. Las reliquias de Cope llegaron a Syracuse en 2005 y permanecieron allí hasta que fueron consagradas en la catedral de Honolulu en 2014. Cope fue canonizada en 2012 por el Papa Benedicto XVI, quien dijo que ella «mostró el mayor amor, coraje y entusiasmo.”

Su fiesta es el 23 de enero.

Michael Heinlein es editor de Simply Catholic.