El Credo: La Comunión de los Santos

Haz la primera valoración

Una de las enseñanzas menos apreciadas de la Iglesia es su comprensión de la comunión de los santos. Así como la Iglesia está llamada a ser “santa” o “apartada”, así también los santos son “santos”, aquellos apartados del mundo. El bautismo nos inserta en la comunión de la Iglesia y por lo tanto nos llama a ser santos. Sin embargo, esta comunión no se limita a los que están aquí en la tierra. Se extiende a los que sufren en la Iglesia, en el purgatorio, así como a los que están en la Iglesia triunfante, en el cielo. La comunión de los santos está formada por todos los cristianos que son miembros del único cuerpo de Cristo.

Esto implica que la Iglesia aquí en la tierra está llamada a estar en comunión unos con otros. Esta comunión está garantizada y fortalecida por nuestra recepción de la Sagrada Comunión donde Jesús nos da su cuerpo para ser más plenamente su cuerpo, la Iglesia. Así, cuando pecamos gravemente, cuando no nos aferramos a lo que Cristo nos ha dado en la fe, nos abstenemos de comulgar porque decimos: por mis acciones y creencias, no estoy en comunión con Cristo y su Iglesia.

Esta comunión, sin embargo, es un vínculo real entre los tres “estados” de la Iglesia. Los que nos han precedido no están separados de nosotros. Ellos están, de hecho, más vivos que nosotros aquí en la tierra. Por eso, en el Prefacio I a la Misa exequial exclamamos: “En verdad, para tus fieles, Señor, la vida es cambiada, no acabada”. La comunión de los santos implica que la muerte no es la última palabra, y que existe un vínculo real entre los de la tierra, los del purgatorio y los del cielo.

El Padre Harrison Ayre es sacerdote de la Diócesis de Victoria, Columbia Británica. Sígalo en Twitter en  @FrHarrison . Lea la serie de artículos sobre El Credo aquí