¿Qué es la Espiritualidad Carmelitana?

Haz la primera valoración

Al principio de la Regla Carmelita —como lo escribió San Alberto de Jerusalén, el Legislador del Carmelo— se encuentra su propósito: “Muchos y variados son los caminos…” A quienes buscan a Cristo según la vida del Carmelo se les recuerda que es uno de varios caminos que conducen a Cristo. ¿Todas las personas están llamadas al camino carmelitano en la vida de la Iglesia? No. ¿Se ha ayudado a muchas personas en el camino angosto de Cristo gracias al Carmelo? Absolutamente. Aquí hay algunos puntos espirituales de la tradición carmelita que pueden ayudarnos en el camino peregrino que nos lleva a la puerta estrecha que Cristo nos invita a entrar.

Lealtad

También al principio de la regla se afirma: “vive una vida de lealtad a Jesucristo: cómo, puro de corazón y firme en la conciencia, debe ser inquebrantable en el servicio de su Maestro”. El fundamento del camino espiritual carmelitano es la lealtad. El carisma del Carmelo no existe fuera de la Iglesia porque es fruto de la Iglesia cuya vida viene de Jesucristo. La vida de un carmelita es la de un compromiso radical de vivir su bautismo. Ese compromiso radical con el bautismo de uno para un carmelita gira en torno al llamado a la lealtad. Jesús es el Señor. Él es aquel a quien los bautizados están ligados y obligados a darlo todo en esta vida. A través del camino carmelitano, esta fidelidad se manifiesta a través de la oración, con la que se gana la pobreza de espíritu para entregarse todos a Cristo en el amor. Una lealtad amorosa es lo que fusiona el corazón con el Sagrado Corazón de Jesucristo. En su adscripción a Cristo, el gran carmelita San Juan de la Cruz pudo escribir esta máxima de amor: “Vive como si sólo Dios y tú mismo estuviesen en este mundo para que nada humano detenga tu corazón”.

Corazones Puros y Conciencias Fuertes

La espiritualidad carmelita también aborda cómo se vive esta lealtad: siendo “puros de corazón y valientes de conciencia”. El Señor no es el segundo violín de nadie ni de nada. Los carmelitas comenzaron en la cueva del profeta Elías en el monte Carmelo, por lo que se le considera el padre espiritual de la orden. Él nos enseñó que un corazón puro es uno libre de apegos e ídolos. El propósito de la libertad es el de ofrecer completamente el corazón al Señor. El Señor quiere todo nuestro corazón, no solo una parte de él. El llamado a un corazón puro es la razón por la cual los carmelitas se enfocan tanto en abordar los apegos y denunciar los ídolos que roban la vida de Dios de un cristiano al profanar el corazón y hacer que se confunda. La libertad de la confusión que provocan los apegos y los ídolos la resume muy bien la gran carmelita santa Teresa de Ávila:

Luego está la necesaria corpulencia que define la conciencia de un carmelita. Esta corpulencia es valentía, determinación y fuerza. En otras palabras, esto significa que es necesaria una vida de virtud. Las virtudes forman y configuran la conciencia. Vivirlos con firmeza significa permanecer en fidelidad a Jesucristo. Las virtudes son un elemento constitutivo de la espiritualidad carmelitana. Sin ellos, no hay carmelita. Eso no significa que un carmelita siempre viva una vida perfectamente virtuosa, sino que está llamado a luchar por ese tipo de vida. La regla carmelita llama a vivir según el sentido común, que apunta a la virtud de la prudencia. Como el Carmelita Hno. Lawrence de la Resurrección escribió: “¡Señor de todas las ollas, sartenes y cosas, hazme un santo preparando comidas y lavando los platos!”

La célula y la conversión

La regla carmelita habla mucho de la estructura física del Carmelo. Por lo tanto, el orden de la estructura es esencial. Significativamente, San Alberto habla de la necesidad de que cada persona tenga una celda separada. Esto es importante porque es desde su celda que se enciende el espíritu carmelita. La celda es como una fragua, el lugar de intimidad privada donde se lucha con el Señor como Jacob. En la celda, uno es moldeado a la imagen del Cristo que todos los carmelitas están llamados a ser: el Cristo que fue al desierto a orar. Es en la celda donde un carmelita no sólo aprende sino que entiende cómo orar. La celda es, pues, adonde huye el carmelita para ganar humildad, porque cada carmelita aprende que no puede depender de sí mismo. La intensidad de la celda muestra al carmelita que no hay escapatoria a uno mismo ya Dios.

El Carmelo existe en la Iglesia para ayudar a otros a aprender cómo vivir en lealtad a Jesucristo. Esto debe vivirse en la peregrinación de los bautizados durante su vida. Si esta peregrinación parece demasiado grande y el camino carmelitano demasiado grande, recordad este mensaje de fr. Lawrence, y no tengas miedo: “No necesitas llorar muy fuerte; Él [el Señor] está más cerca de nosotros de lo que pensamos”.

El padre Nicholas Blackwell, O. Carm., escribe desde Nueva York. Sígalo en Twitter en @CarmeliteNick.