¿Por qué importa el género?

Haz la primera valoración

Después de décadas, tal vez incluso más de un siglo, de demostrar que las mujeres y los hombres pueden hacer casi todas las mismas cosas, parece deducirse que el sexo o el género tendrían poca importancia. Y, sin embargo, a pesar de la realidad de que podemos hacer muchas de las mismas cosas, las mujeres y los hombres conservan diferencias biológicas significativas que no cambian independientemente de los tratamientos médicos y los cambios de vestuario.

No importa cómo nos cambiemos físicamente o cuánto intentemos ocultar quiénes somos, la ciencia nos traiciona. Cada célula de nuestro cuerpo revela que somos hombres o mujeres. En mi opinión, esto apunta a una realidad significativa a la que no se puede escapar: el cuerpo sexualmente diferenciado importa. Estos son aspectos reales de nuestro ser que no se pueden cambiar.

En un esfuerzo por oscurecer el significado del sexo, teóricos y activistas introdujeron el término “género”. Esto se refiere a la preferencia de identidad sexual y expresión o deseo de uno más que al sexo determinado biológicamente, lo que sugiere algo radicalmente fluido sobre el sexo. Escrito en 1928, “Orlando” de Virginia Woolf es uno de los primeros relatos ficticios que jugaba con este tema. El personaje de Orlando vive en diferentes épocas, como hombre o como mujer, dependiendo de cómo se vista y decida revelarse. Si bien el término «género» aún no se usaba, innegablemente, el sexo biológico y la identidad sexual se presentaban como algo fluido, más relacionado con la cultura y la crianza que con la naturaleza.

En respuesta a la realidad científica del sexo biológico, el género se convirtió en un término para indicar que el sexo biológico de uno no era determinante de la identidad y expresión sexual.

Diferenciación sexual

Y, sin embargo, parece que no podemos ignorar la realidad de la diferenciación sexual. En los últimos años, todos hemos visto titulares sobre hombres que dan a luz. Sin embargo, si leemos más allá de los titulares, vemos que estos hombres eran en realidad mujeres que comenzaron a identificarse como hombres, incluso sometiéndose a intervenciones médicas como terapia hormonal para suprimir los aspectos femeninos de sus cuerpos y desarrollar aspectos masculinos, por ejemplo, detener la menstruación y crecimiento del vello facial. Pero estas mujeres nunca tuvieron histerectomías. Así que sus órganos reproductivos permanecieron intactos. En la mayoría de los casos, disminuyeron los tratamientos hormonales para que sus cuerpos pudieran reanudar su funcionamiento normal, sin impedimentos. Por lo tanto, pudieron quedar embarazadas, la mayoría de las veces utilizando algún tipo de tecnología de reproducción asistida. Salvo que sea noticia que una mujer se puede quedar embarazada, no hubo noticia.

Más recientemente, los titulares proclamaron una novedad: una pareja transgénero había dado a luz a su propio hijo. En realidad, esta pareja era un hombre que se identificaba como mujer y una mujer que se identificaba como hombre, y ambos habían conservado sus órganos sexuales originales. La única diferencia entre ellos y una pareja heterosexual es que cada uno se identifica como del sexo opuesto. En términos biológicos, son exactamente iguales a una pareja heterosexual.

Las personas que se identifican con un género diferente a su sexo biológicamente determinado se describen en términos clínicos como personas con disforia de género. En un esfuerzo por corregir la desconexión dramática e incluso traumática que experimentan estos individuos, la comunidad médica recomienda con frecuencia que el individuo haga una transición física al sexo o género con el que se identifica, llamando a este proceso reasignación de género. Esta transición puede ser tan simple como cambiar la apariencia exterior, incluida la ropa. Por lo general, implica procedimientos médicos adicionales para que el cuerpo físico adquiera la apariencia del tipo de cuerpo sexualmente diferenciado con el que el individuo se identifica. Sin embargo, a medida que surgen más casos de hombres transgénero que dan a luz, la cruda realidad sigue siendo que los cambios son, de hecho, cosméticos,

La edición de otoño de 2016 de The New Atlantis, una revista dedicada a la tecnología y la ciencia, cubre los diversos aspectos relacionados con la sexualidad, el género y la disforia de género. Los autores principales, el Dr. Lawrence S. Mayer y el Dr. Paul R. McHugh, expertos en epidemiología y psiquiatría, respectivamente, revisaron investigaciones de las ciencias biológicas, psicológicas y sociales. En general, encontraron que para aquellos que sufren de disforia de género, los datos no respaldan los modelos de tratamiento actuales de reasignación de género. De hecho, las personas que realizan este tratamiento sufren mayores resultados negativos en todas las áreas, desde la ansiedad hasta el abuso de sustancias y el suicidio.

Te interesará:  Una mirada a la complementariedad a través de los ojos de 'Me Too'

Un estudio encontró que las personas que se habían sometido a cirugías de reasignación de sexo tenían una tasa de suicidio mucho más alta que el público en general. Tenían cinco veces más probabilidades de morir por suicidio y aproximadamente 19 veces más probabilidades de intentar suicidarse, apenas indicadores de un tratamiento exitoso.

Una estimación reciente sugirió que alrededor del 0,6 por ciento de los adultos estadounidenses se identifican con un género distinto al determinado biológicamente. Tenga en cuenta, también, que no se trata simplemente de que un individuo se identifique como del sexo opuesto. Las iteraciones de género son múltiples y complejas según varios marcadores. Facebook, por ejemplo, ofrece más de 50 opciones para los usuarios, reflejando claramente y respondiendo a una realidad social significativa.

No cabe duda de que una persona diagnosticada con disforia de género enfrenta innumerables desafíos que la mayoría de las personas nunca enfrentarán. Este es un diagnóstico real. Como tal, requiere tratamientos basados ​​en evidencia, no tratamientos impulsados ​​por políticas impulsadas por la opinión popular o grupos de intereses especiales.

Imagínese si hubiéramos permitido que la opinión pública y los cabilderos determinaran cómo abordamos el vínculo entre el tabaco y el cáncer de pulmón. Probablemente estaríamos fumando a niveles de «Mad Men» y preguntándonos por qué tenemos cáncer de pulmón. En cambio, cuando la política fue informada por la ciencia y la medicina, las compañías tabacaleras comenzaron a ser consideradas responsables de las consecuencias del producto que literalmente estaban empujando al pueblo estadounidense.

De manera similar, con la disforia de género, tenemos que encontrar tratamientos que realmente ayuden a la persona a vivir una vida más sana y feliz. Los resultados negativos documentados no solo contradicen cualquier ilusión de felicidad, sino que también podrían identificarse como prácticas médicas poco éticas. Después de todo, el juramento hipocrático exige que el médico “no haga daño”. Animar a la comunidad médica a participar en prácticas que resultan en un aumento sustancial de las tasas de suicidio, sin mencionar otras respuestas adversas, parece por lo tanto gravemente poco ético.

Somos uno de los países más ricos y mejor dotados del mundo; deberíamos ser capaces de encontrar un mejor tratamiento, un tratamiento que dé vida y afirme la vida.

Como teólogo y especialista en ética, cuando reviso artículos científicos como el que se menciona aquí, confío en gran medida en una presentación precisa y completa de los estudios y/o el tema. Una de las cosas que me salta a la vista es que el fracaso de las actuales prácticas de reasignación de género apuntan a una realidad innegable sobre la persona humana, aquella con la que comencé este artículo: el sexo importa, el cuerpo importa.

La diferencia sexual y la complementariedad encuentran sus raíces en las historias bíblicas de la creación en Génesis. Báculos

Hay una tendencia a pensar que debido a que la Iglesia Católica valora las vocaciones célibes, de alguna manera denigramos el sexo. De hecho, lo opuesto es verdad. Entendemos que el sexo tiene más que ver que con la actividad genital. Impregna a toda la persona humana. De lo contrario, esas cirugías de reasignación de género estarían dando resultados mucho mejores.

Ser hombre o mujer no se trata de lo que hacemos o de cómo nos vemos, se trata de quiénes somos. Todo lo que hacemos debe estar influenciado positivamente por nuestra sexualidad.

De manera similar, debido a que la Iglesia ha evitado la actividad sexual fuera del vínculo matrimonial, existe la misma tendencia a pensar que la Iglesia no ve con buenos ojos el sexo. De hecho, lo opuesto es verdad. Como uno de mis jóvenes estudiantes de secundaria, al llegar a un punto de descubrimiento y aceptación de estas enseñanzas, dijo una vez: «Creo que lo entiendo… ¡Es porque el sexo es tan bueno y hermoso!» Exactamente. Cuando apreciamos algo o alguien por su bondad innata, queremos proteger, no exponer.

Te interesará:  ¿Cuánto tiempo pasa para volver a ser virgen?

Si tengo un auto hermoso, quiero cuidar que el auto se mantenga en buenas condiciones, que esté libre de vandalismo, etc. Más aún con nuestros hijos, cónyuges y otros seres queridos. No queremos verlos heridos, necesitados, infelices. Así también con el sexo. Es bueno y hermoso, destinado a crear no solo una nueva vida sino también la unión entre la pareja casada. Está destinado a generar diversas formas de placer. De hecho, Santo Tomás de Aquino, que no denigra las pasiones, supuso que los placeres del sexo habrían sido aún mayores en el Jardín del Edén antes de la Caída porque las pasiones habrían estado perfectamente de acuerdo con la razón o la realidad.

“Gran Misterio”

Quizás una clave para entender mejor la insistencia de la Iglesia en el cuerpo se puede encontrar en la Carta a las familias de San Juan Pablo II (1994). Específicamente, aborda la crisis antropológica contemporánea a la luz de la dramática realidad del matrimonio que San Pablo llama un “gran misterio” en Efesios 5:32 (ver Carta a las Familias, No. 19).

El aspecto de misterio se revela al menos de dos maneras. Primero apunta a la realidad de pacto de la relación entre Cristo y la Iglesia: Esposo y Esposa. Pero el misterio se amplía cuando San Pablo habla a los esposos y esposas en términos de Cristo y la Iglesia. En otras palabras, el matrimonio, que experimentamos en ya través de nuestros cuerpos sexualmente diferenciados (no solo mentes como escribió maravillosamente Shakespeare), apunta a la realidad del matrimonio entre Cristo y la Iglesia. La masculinidad de Cristo es absolutamente esencial para esta relación esponsal, como lo es la feminidad de la Iglesia.

San Juan Pablo II observa que nuestra comprensión contemporánea del espíritu y el cuerpo ha pasado de la visión cristiana de un cuerpo y un alma profundamente unidos a un dualismo que se remonta al menos a la época del filósofo René Descartes, quien vivió en el siglo 17. Si bien los estudiosos del género identificarían este dualismo incluso en Platón, sin embargo, no fue una visión dominante hasta Descartes, quien centró toda su realidad e incluso su ser en la mente o el alma con su famosa máxima: «Pienso, luego existo».

Desde ese punto, San Juan Pablo nota que hemos comenzado a vivir cada vez más como cuerpos desespiritualizados y espíritus desencarnados. En otras palabras, nuestra unidad creada de cuerpo y alma ha sido constantemente desmembrada (sin juego de palabras).

Sabemos lo que sucede cuando dejamos de lado cualquier consideración del alma del cuerpo. Es entonces cuando nos posibilita ver a los demás como objetos, incluso como materia prima. Es entonces cuando comenzamos la letanía de ismos: racismo, sexismo, etc., dando como resultado una realidad en la que ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos y la familia se convierte en “una realidad desconocida”.

En virtud del alma, sabemos quiénes y qué somos: la persona humana, hombre o mujer, creados a imagen y semejanza de Dios, aunque la persona no esté bautizada.

El cuerpo importa. Es a través de un cuerpo que el alma se informa y llega a conocer. Y es a través de un cuerpo masculino específicamente, intencionalmente, sexualmente diferenciado que la Segunda Persona de la Trinidad reveló a Dios a la humanidad, comenzando como un minúsculo embrión y entrando al mundo como todos nosotros, nutrido y dado a luz por una mujer. Dios podría haber elegido muchas formas de revelarse a nosotros. En cambio, eligió vivir como una persona masculina humana, la unidad de cuerpo y alma. Si Él no hubiera sido un hombre, no podría haber sido el Esposo de la Iglesia. Recuerde, la Iglesia se ocupa de realidades crudas y dramáticas, no de mero simbolismo.

La realidad de la creación de cada uno de nosotros es que implica necesariamente un cuerpo sexualmente diferenciado, a través del cual estamos destinados a experimentar y participar en la familia nuclear y en las grandes familias de la humanidad y de la Iglesia.

Para aquellos que luchan con la disforia de género, les ofrezco que estamos viendo una lucha profunda con la realidad biológica creada, que requiere terapias efectivas, comprensión extrema y amor auténtico. Se ha demostrado estadísticamente que los tratamientos que fomentan la desconexión producen resultados negativos, incluso fatales. Esto sugiere que tal vez deberíamos comenzar a buscar medios que busquen integrar la identidad del individuo con su cuerpo biológicamente determinado.

Te interesará:  Reconocimiento de la identidad sexual

El género y el sexo son muy importantes. Sin ellos, no podemos experimentar la realidad y la naturaleza de nuestra existencia. San Juan Pablo señaló además que también nos permiten entrar en el gran misterio, el clímax de la historia de la salvación en Cristo y la Iglesia.

Pia de Solenni, SThD es canciller de la Diócesis de Orange, California.

Papa Francisco sobre la diferencia sexual

Dios, después de haber creado el universo y todos los seres vivos, creó su obra maestra, el ser humano, a quien hizo a su imagen: “a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó» (Gn 1,27), así dice el Libro del Génesis.

SNC

Y como todos sabemos, la diferencia sexual está presente en tantas formas de vida, en la gran escala de los seres vivos. Pero sólo el hombre y la mujer están hechos a imagen y semejanza de Dios: el texto bíblico lo repite tres veces en dos pasajes (vv. 26-27): el hombre y la mujer son imagen y semejanza de Dios. Esto nos dice que no es solo el hombre quien es la imagen de Dios o solo la mujer quien es la imagen de Dios, sino el hombre y la mujer como pareja quienes son la imagen de Dios. La diferencia entre el hombre y la mujer no es para oponerse o subordinarse, sino para la comunión y la generación, siempre a imagen y semejanza de Dios.

La experiencia nos enseña: para conocerse bien y desarrollarse armónicamente, el ser humano necesita la reciprocidad del hombre y la mujer. Cuando falta eso, uno puede ver las consecuencias. Estamos hechos para escucharnos unos a otros y ayudarnos unos a otros. Podemos decir que sin el mutuo enriquecimiento de esta relación, en el pensamiento y en la acción, en el afecto y en el trabajo, así como en la fe, los dos no pueden ni siquiera comprender la profundidad de lo que significa ser hombre y mujer.

La cultura contemporánea moderna ha abierto nuevos espacios, nuevas formas de libertad y nuevas profundidades para enriquecer la comprensión de esta diferencia. Pero también ha introducido muchas dudas y mucho escepticismo. Por ejemplo, me pregunto, si la llamada teoría de género no es, al mismo tiempo, una expresión de frustración y resignación, que busca anular la diferencia sexual porque ya no sabe cómo enfrentarla. Sí, corremos el riesgo de dar un paso atrás. De hecho, la eliminación de la diferencia crea un problema, no una solución. Para resolver los problemas en sus relaciones, los hombres y las mujeres necesitan hablarse más, escucharse más, conocerse mejor, amarse más. Deben tratarse con respeto y cooperar en amistad. Sobre esta base humana, sostenida por la gracia de Dios, es posible planificar una unión matrimonial y familiar para toda la vida. El vínculo conyugal y familiar es un asunto serio, y lo es para todos, no sólo para los creyentes. Insto a los intelectuales a no dejar de lado este tema, como si tuviera que volverse secundario para promover una sociedad más libre y justa.

Dios confió la tierra a la alianza entre el hombre y la mujer: su fracaso priva a la tierra del calor y oscurece el cielo de la esperanza. Las señales ya son preocupantes, y las vemos.

— Audiencia general, 15 de abril de 2015