Comunión bajo las dos especies

Haz la primera valoración

Desde la década de 1970, la práctica de ofrecer la Comunión bajo ambas especies se ha generalizado cada vez más en este país. Se ha producido un debate bastante generalizado sobre el tema de una especie, dos especies.

La Iglesia enseña que sólo bajo la especie del pan el comulgante recibe la gracia plena de la Eucaristía. El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: “Por razones pastorales esta materia de comulgar ha sido legítimamente establecida como la forma más común en el rito latino” (No. 1390). (Nótese la frase, “legítimamente establecida”, a la que regresaremos.) Sin embargo, el Catecismo agrega que “el signo de la comida eucarística aparece más claramente” cuando la Comunión se da bajo ambas especies.

El testimonio de la Escritura

La Escritura se refiere a la Comunión en ambas formas. La primera referencia es 1 Corintios 11:23-29. Los versículos 23-26 y 29 especifican claramente recibir ambas especies. El versículo 27 (“el que come el pan o bebe la copa”) parece reflejar la doctrina de la Iglesia de la concomitancia, es decir, que la plena gracia eucarística se recibe bajo la forma de una sola especie.

En Juan 6, las palabras de Nuestro Señor sobre la Eucaristía alternan entre hablar de una especie y hablar de ambas. Los versículos 51-52 se refieren solo al pan. Los versículos 53-56 especifican tanto la «carne» como la «sangre» del Divino Salvador. Los versículos 57-58 indican solo pan. Los tres relatos de la institución de la Eucaristía se refieren a ambas especies (ver Mt 26,26-28; Mc 14,22-24; Lc 22,17-19). Algunos comentaristas sostienen que el mandato tanto de comer como de beber es vinculante solo para los apóstoles y sus sucesores. Hechos 2:42 usa el término “partir el pan” para la Eucaristía, y Hechos 20:7 también se refiere a él. No parece, por lo tanto, ninguna imposición dominical de la Comunión bajo ambas especies.

Durante un período de tiempo, cuando la Iglesia primitiva estaba bajo persecución, la Eucaristía se ofrecía regularmente solo en el Día del Señor. Para recibir el Santísimo Sacramento durante la semana, a los comulgantes se les permitía llevar fragmentos del Precioso Cuerpo a sus hogares. Varios Padres de la Iglesia, como Cipriano, Ambrosio, Basilio y Tertuliano, informan que el Precioso Cuerpo fue confiado a los confesores en la prisión, a los ermitaños en el desierto, a los viajeros y a los soldados que estaban a punto de participar en la batalla.

El Concilio de Trento

En la época del Concilio de Trento, la Comunión bajo una especie era la práctica común. Las razones para restringir la Comunión bajo ambas especies al clero se resumen en la Enciclopedia Católica (edición de 1912) como sigue: “El peligro de derramar la Preciosa Sangre y de otras formas de irreverencia; la incomodidad y demora en administrar el cáliz a un gran número; la dificultad de reservar la Comunión fuera de la Misa; la objeción no irrazonable por motivos de higiene y otros, a beber promiscuamente del mismo cáliz, que por sí solo actuaría como un fuerte impedimento para la comunión frecuente en el caso de una gran cantidad de personas por lo demás bien dispuestas” (“Catholic Doctrine and Modern Disciplina”, bajo “Comunión en ambas especies”).

Te interesará:  ¿Es posible que los católicos reciban la comunión en una iglesia no católica?

El Concilio de Trento reafirmó la doctrina de la concomitancia de la Iglesia. También declaró la autoridad plenaria de la Iglesia sobre la dispensación de los sacramentos. Ella no tiene autoridad sobre la sustancia de los sacramentos, pero puede “ordenar o cambiar las cosas que juzgue más convenientes, para beneficio de los que reciben o para la veneración de dichos sacramentos, según la diferencia. de circunstancias, tiempos y lugares.”

Además, el concilio reconoció que desde los inicios de la Iglesia se ha practicado en ocasiones dar la Comunión bajo las dos especies. Sin embargo, dijo el concilio, “con el paso del tiempo, esa costumbre ya ha cambiado mucho”. La Iglesia ha aprobado esta costumbre de comulgar bajo una especie, y ha decretado que se tenga por ley, la cual no es lícito reprobar, ni cambiar a voluntad, sin la autoridad de la Iglesia misma (ver documentos de Sesión XXI, Capítulo 3). La comunión bajo una especie, decretó Trento, es la “ley”. Recordemos ahora la declaración del Catecismo de que recibir la Comunión bajo la forma de pan “ha sido legítimamente establecida como la forma más común en el rito latino”.

El Concilio Vaticano II

En su Constitución sobre la Sagrada Liturgia (Sacrosanctum Concilium, No. 55), el Concilio Vaticano II se refirió a la cuestión de la Comunión bajo las dos especies. Comenzó diciendo: “Los principios dogmáticos que fueron establecidos por el Concilio de Trento [permanecen] intactos”. La comunión bajo una especie sigue siendo la “ley”. Sin embargo, la Comunión bajo ambas especies “puede ser concedida cuando los obispos lo crean conveniente, no solo a los clérigos y religiosos sino también a los laicos”.

En este y en todos los documentos subsiguientes de la Iglesia sobre este tema, se deja a la discreción del obispo diocesano si la Comunión bajo ambas especies se otorgará a todos los fieles. La palabra “discreción” significa “el poder o derecho de decidir o actuar de acuerdo con el juicio de uno”. Si el obispo tiene autoridad para permitir la Comunión bajo ambas especies, pero no tiene autoridad para no permitirla, ¿la palabra “discreción” todavía tiene su significado original?

Te interesará:  Gestos de Comunión

La constitución especifica además que los casos dejados a la discreción del obispo diocesano “serán determinados por la Sede Apostólica”. Da los siguientes ejemplos de instancias para ofrecer la Comunión en ambas formas: “A los recién ordenados en la Misa de su ordenación; a los nuevos profesos en la Misa de su profesión religiosa; a los recién bautizados en la Misa que sigue a su bautismo”.

Normas Vigentes

En 2002, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos emitió sus Normas para la Distribución y Recepción de la Sagrada Comunión en Ambas Especies en las Diócesis de los Estados Unidos de América. Las primeras 21 secciones son un espléndido resumen de la Eucaristía misma y de su liturgia.

El artículo 19 de esas normas recuerda que el Vaticano II “autorizó la extensión de la facultad para la sagrada Comunión bajo ambas especies en Sacrosanctum Concilium ”. Esto no hace referencia al Concilio de Trento ni al poder discrecional del obispo en esta materia. Pero la siguiente sección sí se refiere a “la decisión del consejo de restaurar la Comunión bajo ambas especies a discreción del obispo”.

Leemos en la sección 21 que “hoy la Iglesia encuentra saludable restaurar una práctica, cuando sea apropiado, que por varias razones no fue oportuna cuando se convocó el Concilio de Trento en 1545”. Con el paso del tiempo, “bajo la guía del Espíritu Santo, la reforma del Concilio Vaticano II ha resultado en la restauración de una práctica por la cual los fieles pueden volver a experimentar ‘un signo más pleno del banquete eucarístico’”. En este contexto, el uso del término “restauración” parece ignorar la naturaleza puramente discrecional de esa restauración.

Estas normas dan sólo una posible razón para limitar la administración de ambas especies. El “uso excesivo de ministros extraordinarios” puede tender a oscurecer el hecho de que el sacerdote y el diácono son “los ministros ordinarios de la sagrada Comunión” (No. 24). (Caso en cuestión: una vez conocí a un sacerdote en California que era párroco de una parroquia de tamaño mediano. Me dijo con orgullo que en su parroquia había designado a 150 ministros extraordinarios).

Cuatro secciones de la edición 2011 de la Instrucción General del Misal Romano se enfocan en la Comunión bajo ambas especies.

La sección 281 contiene una fuerte declaración de la «señal más completa» de la Comunión dada en ambas especies. Allí se hace más evidente el “signo del banquete eucarístico y se expresa claramente la voluntad divina por la que se ratifica la alianza nueva y eterna en la Sangre del Señor, como también la conexión entre el banquete eucarístico y el banquete escatológico en el reino del Padre.”

Te interesará:  Celebrando el Corpus Christi

Según el artículo 282, los párrocos ante todo deben hacer conscientes a los fieles de “la doctrina católica sobre la forma de la sagrada Comunión establecida por el Concilio ecuménico de Trento”. No se dice nada más sobre Trent. (Las tres disposiciones básicas de la enseñanza de Trento son que la Comunión bajo una sola especie es la “ley”; que al recibir bajo una sola especie, los fieles reciben plenamente a Cristo; y que la Iglesia tiene autoridad para determinar la mejor manera de administrar los sacramentos).

Los libros rituales especifican ciertas condiciones bajo las cuales se permite la Comunión bajo ambas especies. Además de estas situaciones excepcionales, el n. 283 de la Instrucción General enumera las siguientes: sacerdotes incapaces de celebrar o concelebrar; diáconos y otros que cumplen algún deber en la liturgia; miembros de las comunidades en su Misa conventual; seminaristas, ejercitantes, personas que participan en “un encuentro espiritual o pastoral”.

Esta sección faculta al obispo a “establecer normas para la Comunión bajo ambas especies para su propia diócesis”. Puede permitir que un párroco distribuya la Comunión bajo las dos especies “siempre que los fieles hayan sido bien instruidos y no haya peligro de profanación del Sacramento o de que el rito se dificulte por el gran número de participantes o por alguna otra causa”.

En resumen: en circunstancias excepcionales, a discreción del obispo, puede permitir y establecer normas para distribuir la Comunión bajo las dos especies. Esa discreción siempre debe guiarse por el hecho de que para el rito latino, la práctica normal —de hecho, la ley de la Iglesia— es dar la Comunión bajo una especie. Y así, el Misal Romano en uso desde 2011 no menciona la distribución de la Preciosa Sangre.