El matrimonio y el bien común

Haz la primera valoración

El libro de Rod Dreher,  “La opción Benedict: una estrategia para los cristianos en una nación  poscristiana”, recibió críticas y elogios generalizados cuando se publicó por parte de una gran cantidad de autores cristianos y no cristianos por igual.

Por importante que sea este debate, no deseo en estas páginas prestar mi voz a ninguno de los dos lados sino, más bien, señalar la importante intuición de Dreher sobre la cuestión de la relación entre el matrimonio y el bien común, seguida de una discusión sobre cómo La enseñanza del Papa San Juan Pablo II sobre la familia puede arrojar nueva luz sobre esta cuestión.

El título del libro de Dreher proviene de las últimas líneas de la obra de Alasdair MacIntyre, de décadas de antigüedad pero atemporal, «Después de la virtud», que presentó un llamado a la renovación de la ética basada en la virtud por encima y en contra del nihilismo ético que impregnaba, y aún impregna, gran parte de la ética. pensando. Dicho claramente, en lugar de una moral arraigada en los buenos hábitos y valores entendidos como inherentes a la persona humana, la moral y la verdad se dejan enteramente a la creación del individuo. “Después de la virtud” concluye con un llamado a un nuevo Benedicto de Nursia, considerado el fundador del monacato moderno. Al ver la ciudad de Roma en ruinas, Benedicto abandonó la ciudad y finalmente formó una comunidad de cristianos que compartían una vida común de oración y trabajo.

Siguiendo este pensamiento, Dreher postula la «Opción de Benedicto», invitando a los cristianos a retirarse estratégicamente o participar en la cultura de una manera diferente, análoga a la vida monástica. Dreher identifica el asalto al matrimonio y la familia como el punto de inflexión, ilustrado en la reacción violenta contra los cristianos tras el estatuto de libertad religiosa de Indiana, que luego se consolidó en la   decisión Obergefell v. Hodges  , que legalizó el matrimonio homosexual en los cincuenta estados.

Por el contrario, MacIntyre apunta al nihilismo. Debo señalar que las obras de Dreher y MacIntyre no están conectadas pero, para ser claros, el rechazo del matrimonio y la familia es un rechazo de la realidad tal como ha sido dada, en una palabra, nihilismo. Tanto el nihilismo como el ataque al matrimonio representan un profundo desprecio por el orden natural tal como nos lo ha dado el Creador desde el principio. ¿Por qué? Porque es el matrimonio y la familia los que hacen realidad la sociedad y posibilitan su auténtico florecimiento. Por eso la Iglesia debe defender la verdad del matrimonio y de la familia como condición sine qua non , incluso frente a las crecientes críticas.

Como católicos, se asume la relación entre la familia y la sociedad, pero, para repetir a Dreher, dentro de un contexto cultural más amplio, la familia es cuestionada e incluso atacada. Sociológicamente, esta confusión moral se evidencia por el hecho de que un gran número de millennials cohabitan en lugar del matrimonio o como una “prueba” del mismo y no ven ninguna conexión entre el matrimonio y los hijos, lo que resulta en una aceptación generalizada de las relaciones entre personas del mismo sexo.

El bien común

Y es dentro de esta situación cultural que nos hacemos la pregunta: ¿Qué tiene que ver el matrimonio con el bien común? Sin embargo, la pregunta en sí sugiere un malentendido fundamental de la familia, la sociedad y el bien común. Una pregunta de este tipo implica necesariamente que la familia sólo es buena en la medida en que  hace  algo por el bien común: fomentar el desarrollo económico, no matar ni robar, crear miembros productivos de la sociedad, etc. Las familias  hacen  todas estas cosas, pero la familia, simplemente como familia, sirve al bien común de manera profunda.

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia precisa: “La familia no existe para la sociedad o el Estado, sino que la sociedad y el Estado existen para la familia” (n. 214). De alguna manera la relación entre el estado y la familia se ha invertido, poniendo a la familia al servicio del estado, lo que resulta de una eliminación de la idea de que el matrimonio tiene elementos constitutivos arraigados en la creación y redimidos en Cristo.

A lo largo del resto de esta breve discusión, diré unas palabras sobre este orden creado y redimido del matrimonio, y la relación de la familia con el estado. Sin embargo, situaré esta conversación en el contexto de la exhortación apostólica postsinodal  Familaris Consortio de San Juan Pablo II , que tiene mucho que decir tanto sobre este orden matrimonial creado y redimido como sobre la relación de la familia con el Estado.

En esta exhortación, San Juan Pablo identificó las cuatro tareas de la familia: 1) formar una comunión de personas; 2) servir a la vida; 3) participar en el desarrollo de la sociedad; y 4) participar en la vida y misión de la Iglesia. Es viviendo estas tareas, es decir, siendo una familia, que la familia puede enriquecer a la sociedad y servir al bien común.

Comunión de Personas

Formar una comunión de personas está en el corazón del amor conyugal y, ciertamente, es la esencia del matrimonio, por lo que las demás tareas están íntimamente relacionadas con él y brotan de esta comunión de amor. En el Libro del Génesis, Dios dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (1:26, RSV), y luego continúa: “Dios creó al hombre a su propia imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (v. 27). Esposo y esposa, como hombre y mujer, están llamados a llevar la imagen del Dios invisible que es amor.

Como exhorta la Primera Carta de Juan: “Quien no tiene amor no conoce a Dios, porque Dios es amor. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se perfecciona en nosotros” (4:8,12). Leído junto con el pasaje de Génesis mencionado anteriormente, nos damos cuenta de que los esposos y las esposas están llamados a representar, aunque de manera débil e imperfecta, el amor eterno que da vida entre el Padre, el Hijo y el Espíritu.

Esta relación de amor es la familia, la célula fundamental de la sociedad, es decir, la unidad más pequeña de la sociedad. La persona, entonces, es siempre una persona en una relación de amor: una madre, un padre, un hijo, una hermana o un hermano. Existimos en una red de relaciones amorosas. Esta es una declaración aparentemente banal que tiene el potencial de enriquecer la forma en que estructuramos el estado y vivimos en sociedad.

Te interesará:  Comunión bajo las dos especies

Decir que existimos en una red de relaciones amorosas puede transformar una sociedad que ve al individuo como supremo. Tanto la izquierda como la derecha política ven al individuo como absoluto, ya sea a través de la reciente promesa del Comité Nacional Demócrata de respaldar solo a los candidatos que apoyan el acceso completo y sin restricciones al aborto o la falta de voluntad de algunos republicanos para recibir refugiados sirios en los Estados Unidos.

Contrariamente al orden natural o creado, estos enfoques ven al individuo completamente desvinculado de su prójimo, más parecido a la trágica historia de Caín y Abel. ¿Qué pasaría si, en cambio, el estado gobernara y estructurara de una manera que reconozca que la sociedad está constituida por una comunión de personas; o, dicho simplemente, que la sociedad es una sociedad de madres, padres, hermanas y hermanos, en lugar de individuos que no tienen ninguna responsabilidad o relación con su prójimo?

servir la vida

Si la familia es una comunión de personas, la relación entre marido y mujer es naturalmente dadora de vida. El amor engendra constantemente nueva vida, y el marido y la mujer tienen una responsabilidad especial de servir a la vida, en efecto, porque ellos son la fuente de la nueva vida. Los padres despiertan a sus hijos al mundo que los rodea, como madre y padre. Aquí yace la tragedia de las familias rotas.

Brad Wilcox, de la Universidad de Virginia, señala el impacto en los niños que tienen buenas relaciones con sus padres: los niños tienen menos probabilidades de involucrarse en conductas delictivas, las niñas tienen menos probabilidades de quedar embarazadas en la adolescencia y tanto los niños como las niñas tienen menos propensos a experimentar depresión. Se pueden decir cosas similares sobre la importancia de una madre en la vida de un niño. A pesar de los continuos esfuerzos por rechazar la diferencia sexual, la importancia y el impacto de una madre y un padre continúan. Además, un niño tiene derecho a una madre y un padre, lo cual está enraizado no solo en la enseñanza de la Iglesia sino en la verdad de la naturaleza. Con demasiada frecuencia, incluso hay intentos de eludir por completo el papel de los padres en la vida del niño entre la subrogación,  in vitro fecundación o, ahora, incluso úteros artificiales. Por eso, ahora más que nunca, la Iglesia debe defender esta verdad perenne del matrimonio.

Impacto en la sociedad

La familia, como comunión de personas, siempre sale de sí misma y es dadora de vida incluso más allá del don de un nuevo hijo. La familia —precisamente como familia— está llamada a salir y ser levadura en el mundo. La llamada de la familia a participar en el desarrollo de la sociedad y la vida y misión de la Iglesia están íntimamente ligadas. Si bien uno puede ser más secular y el otro explícitamente al servicio de la edificación de la Iglesia, ambas tareas brotan de esta comunión de amor y se extienden hacia el exterior.

Te interesará:  ¿Pueden las parejas católicas escribir sus propios votos matrimoniales?

En este punto debe quedar claro que la familia  naturalmente  se involucra y enriquece la sociedad, pero la Iglesia llama a las familias a ir más allá. La Iglesia llama a las familias a  trabajar explícitamente  por el mejoramiento de la sociedad. La familia no puede ser una unidad insular o aislacionista sino una comunión de amor que desea compartir este amor. Además, la belleza de esta tarea es que cada familia la vive de manera diferente, algunos prestan especial atención a los no nacidos, otros a los ancianos y otros a los pobres. Y la lista sigue, pero es la vivencia de esta tarea la que redunda en un enriquecimiento complementario de la sociedad.

La familia también está llamada a ser iglesia doméstica, lo que significa que vive la obra de la Iglesia en el hogar y en el mundo. Como explica San Juan Pablo, la familia es un agente importantísimo de la Nueva Evangelización. Esto significa que la familia puede ser agente santificador para sus miembros y para el mundo entero. La familia se transforma siendo buenos hermanos, hermanas, madres y padres. Pero este testimonio se extiende más allá de los límites de la familia. A través del bautismo, los fieles cristianos están marcados con un sacerdocio común, lo que significa que están llamados a consagrar el mundo a Cristo. El sacrificio que ofrecen los fieles laicos es de sí mismos en el mundo, y la familia es el único lugar donde se cultiva esta misión y desde donde se envía a la persona.

La familia, simplemente como familia, sirve para sostener el bien común y enriquecer la vida comunitaria. Entonces, para responder a la pregunta ¿Qué tiene que ver el matrimonio con el bien común? La respuesta es simple: todo. La familia es el fundamento de la sociedad, que construye el bien común y, más aún, hace posible el bien común.

Aquí, vale la pena volver a las palabras del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: “La familia no existe para la sociedad o el Estado, pero la sociedad y el Estado existen para la familia”. Por lo tanto, quizás la mejor pregunta sea: ¿Cómo pueden la sociedad y el estado servir a la familia en apoyo del bien común? O, mejor aún, ¿cómo podemos tú y yo hacer esto?

Así que volvemos a la tesis de Dreher. Como familias, comunidades e Iglesia, estamos llamados a comprometernos con una cultura que se ha vuelto cada vez más hostil a nuestros valores, valores que están arraigados en la naturaleza.

Nosotros, como familia de familias, debemos encontrar formas de vivir estas creencias y construir el bien común.

El Arzobispo William E. Lori es el decimosexto arzobispo de la Arquidiócesis de Baltimore.