Cristología 101: Por qué importa la Encarnación

Haz la primera valoración

Que Dios se digne asumir no sólo nuestra humanidad, sino que la humanidad de Jesús esté unida a la Persona de Dios el Hijo por toda la eternidad, es fundamental para la fe cristiana. “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1,14, RSVCE). San Juan expresa la misión central del Hijo de Dios en ese amado pasaje, que Dios se hizo carne, que en Jesucristo asumió una humanidad como la nuestra en todo excepto en el pecado (ver Heb 4:15).

¿Por qué importa tanto esta doctrina? En pocas palabras, sin la Encarnación, la raza humana aún permanecería en pecado y, por lo tanto, separada de Dios. Es a causa de la Encarnación que la salvación nos llega a través de la cruz y la resurrección de Jesús, pero también abre el camino a una herencia aún mayor.

Esta mayor herencia comienza con la vida eterna. Eso fue posible porque, al llevar nuestra humanidad a la cruz, Jesús crucifica hasta la muerte a la vieja humanidad, venciendo el pecado y la muerte a través de la muerte. Esta victoria se completa en su resurrección donde resucita de entre los muertos, ya no sujeto a la corrupción ni a la muerte, con un cuerpo definitivamente glorificado. Su resurrección es primicia, signo y fundamento de la esperanza de que seremos resucitados de entre los muertos en cuerpos glorificados. Nada de esto es posible a menos que Jesús asumiera no solo una humanidad similar, sino que también asumiera nuestra propia humanidad. Por eso dice San Pablo: “Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados” (1 Cor 15, 22). Esta es la promesa de que porque Cristo resucitó a la humanidad en su cuerpo,

Te interesará:  Excomunión

La Encarnación, sin embargo, efectúa una herencia aún mayor. El padre de la Iglesia primitiva, San Atanasio, lo enuncia en su famosa frase: “Porque el Hijo de Dios se hizo hombre para que nosotros fuéramos Dios”. Esto se conoce en la Iglesia como la doctrina de la divinización: que la Encarnación efectúa no sólo una restauración de nuestra relación con Dios, sino que debido a que Dios asumió nuestra humanidad, ésta ha sido elevada a una dignidad mayor que antes. El hecho de la Encarnación ahora eleva nuestra naturaleza humana a mayores alturas de lo que jamás había esperado. Como dice San Pablo, “Recibisteis un espíritu de adopción, por el cual clamamos: ‘¡Abba, Padre!’” (Rm 8, 15).

Porque Dios se ha hecho hombre, el hombre ha sido elevado a la misma vida de Dios. Todo esto sucede en Cristo y se hace posible a través de su cuerpo, la Iglesia. En el bautismo, somos injertados al Cuerpo de Cristo. Así donde está Cristo, allí también estamos nosotros. ¡Nosotros, por el bautismo, somos elevados a la vida misma de Dios, al corazón mismo de la Trinidad! Clamamos a Dios nuestro Padre, capacitado para hacerlo en Cristo y por el poder del Espíritu Santo. Ese mismo Espíritu anima el cuerpo de Cristo aquí en la Tierra: la Iglesia. Es en la Iglesia donde participamos de la relación de Cristo con el Padre: no podemos tener a Cristo sin su Iglesia, porque es su Iglesia la que nos hace miembros de su cuerpo. Es en la Iglesia que, a través de la liturgia y los sacramentos, participamos de la vida misma de la Trinidad.

Te interesará:  Cristología 101: Por qué la cruz es salvífica

¿Por qué importa la Encarnación? Porque por ella, nuestra humanidad es elevada a la vida misma de Dios, somos elevados más que los ángeles, y se nos da una dignidad mayor que en la primera creación. Por la Encarnación somos hechos cercanos a Dios, porque somos hechos sus hijos e hijas por el Hijo.

El Padre Harrison Ayre es sacerdote de la Diócesis de Victoria, Columbia Británica. Sígalo en Twitter en @FrHarrison .