San Blas

En la iglesia católica, es reconocido por gran cantidad de feligreses el poder milagroso de San Blas. Este santo católico es conocido por ser el protector de los enfermos de garganta y el patrono de los otorrinolaringólogos. Es también patrono de la república del Uruguay.

Por sus milagros en el área de la medicina, en especial con afecciones de laringe y garganta, es sumamente venerado en gran parte del mundo. Pero… ¿Cuál es la historia de Blas de Sebaste? ¿Por qué fue canonizado y por qué es el patrono de los otorrinolaringólogos? En este artículo te lo contaremos todo. Su muerte es el 3 de febrero, por ende, este dia se considera como el Dia de San Blas.

Historia de San Blas

Blas de Sebaste fue un médico y obispo de Sebaste (conocida también como Armenia Menor) así como un mártir de la época de la persecución que cometió el imperio romano contra los cristianos en el Siglo IV D.C. es sabido que este santo tuvo mayor aceptación y culto en el oriente, pero posteriormente comenzó a ser venerado también en el lado occidental del imperio romano.

Se cree que los hechos milagrosos relacionados con San Blas  iniciaron cuando este sacerdote cristiano salvó la vida de un niño que se ahogaba con una espina de pescado. Por eso, durante su fiesta (que se realiza el 3 de febrero de cada año) se realiza la bendición de gargantas de san Blas.

Al inicio de su vida, San Blas se dedicó a la medicina, razón por la cual era muy popular y aprovechó dicha condición para predicar la fe cristiana. Debido a estos motivos fue electo popularmente como obispo de la región.

Durante la persecución del emperador Diocleciano, San Blas debió refugiarse en una cueva para poder sobrevivir a la sangrienta persecución de las autoridades imperiales. Debemos recordar que durante esta época, el imperio romano no había adoptado el cristianismo (Lo cual sucedería con Constantino un par de décadas más tarde).

Durante su época en el exilio, Blas de Sebaste predicaba en los bosques y durante la noche animaba y ayudaba a los cristianos en las poblaciones cercanas a su lugar de refugio. Se cuenta que los animales del bosque acudían en enormes cantidades a la cueva de Blas para recibir curación.

Se dice que en una ocasión los animales habían acudido en grandes cantidades a hacerle compañía, lo cual atrajo a los cazadores de la región. Esto ocasionó que San Blas ahuyentara a los animales y los cazadores en represalia lo toman prisionero. Al llegar a la ciudad cercana, el recibimiento fue apoteósico a pesar que muchos no eran cristianos.

Este recibimiento se debió a la enorme popularidad del médico tanto por su gran bondad y amabilidad como por sus poderes curativos. El gobernador, de nombre Agrario, le ofreció gran cantidad de regalos y privilegios a cambio de su abandono del cristianismo, lo cual el mártir rechazó categóricamente.

En respuesta, las fuerzas romanas, por órdenes del gobernador, le apalearon y desgarraron con garfios, a lo cual San Blas no reaccionó con queja alguna, avocándose a la oración para que sus hermanos se mantuvieran fuertes en la fe.

Al ver esta sorprendente estoicidad, el gobernador ordenó que fuese decapitado. Mientras era trasladado, San Blas se mantenía firme en su fe e iba bendiciendo a la multitud a medida que era llevado al cadalso, cautivando a la gente por tal fervor.

Cuenta la historia que curó a muchas personas durante el trayecto, pero uno de ellos fue trascendental: San Blas de Sebaste salvó la vida de un niño que se ahogaba con una espina de pescado (historia que justifica sus festividades el 3 de Febrero y la bendición de garganta).  Después de este hecho, es decapitado por las autoridades romanas.

Se dice que después de su fallecimiento este santo comenzó a obtener muchos milagros de dios en favor de sus devotos. Tal fue la trascendencia de su historia, que solamente en Italia llegó a tener 35 templos en su honor. Armenia adoptó el cristianismo poco tiempo después del martirio de San Blas de Sebaste.

Por estas razones San Blas de Sebaste fue canonizado por la iglesia católica y es venerado en las iglesias ortodoxas de la Europa oriental, en especial en la iglesia de Armenia.

En la antigüedad fue considerado el patrono de los cazadores, así como fue considerado protector eficaz contra todo tipo de patologías de garganta. Desde entonces este santo católico es venerado por la feligresía.

Oración a San Blas

Una poderosa oración para conseguir el favor de San Blas es la siguiente:

“Magnánimo san Blas, que partiste a una cueva alejándote del mundo y de los paganos para encontrarte con dios, te pido que nos ayudes a encontrar nuestra propia plática con el señor.

Tú que has depositado tu confianza en la fuerza de nuestro Dios, en su inconmensurable poder creador y misericordioso, el cual se manifiesta en milagros y obras que cautivaron la fe de los no creyentes, te pido que transformes nuestra desesperanza en fe y que nuestros lamentos se conviertan en gozo. Te pido que nuestra abundancia sea plena.

San Blas de Sebaste bendito, tú que respondiste a la llamada del señor con el cáliz del martirio, que fuiste perseguido y torturado, intercede por nosotros. Tú San Blas, médico y mártir católico, adalid de la bondad y la compasión, que consuelas, amas y milagros das. Te rogamos que nos favorezcas en momentos de enorme pesar.

(En este momento, es importante hacer la petición)

¡Oh san  Blas, que en vida fuiste obispo de Sebaste! Te suplicamos medicación, para que lleves nuestra petición ante el trono del altísimo Dios, nuestro señor, la necesidad que nos aflige y que nuestras súplicas sean pues atendidas. Que nunca nos falte la voz para cantar junto a ti alabanzas y glorias al señor.

Amén”.

Esta poderosa oración en honor al santo católico milagroso San Blas de Sebaste, debe acompañarse con tres padrenuestros, tres avemarías y tres Glorias.

Hay que recordar que toda oración y petición es un acto de fe. Por lo tanto, al realizarla, debe hacerse con la convicción de que San Blas intercederá por nosotros y alcanzaremos ese milagro que tanto esperamos.

Las enseñanzas de la iglesia católica (aquellas que nuestro señor Jesucristo trajo al mundo) se resumen en la fe y el amor. Por lo tanto, si actuamos con fe y hacemos las cosas por amor, alcanzaremos nuestros objetivos.

Santos Catolicos