¿Pueden las parejas católicas escribir sus propios votos matrimoniales?

Haz la primera valoración

Un sentido de romanticismo a veces lleva a las parejas a pensar que la celebración del matrimonio es “su día”, cuando en verdad es una de las celebraciones sacramentales importantes de la Iglesia. Es una cosa maravillosa que la pareja se sienta tan cerca de la celebración, queriendo que refleje su alegría y esperanza y sus historias personales. Se abren por completo a la gracia de Dios al aceptar el don del matrimonio con otro. Aún así, es la celebración de la Iglesia y no de la pareja. Esto es especialmente cierto en cuanto al contenido del matrimonio, lo que la Iglesia llama el “objeto del consentimiento”. La Iglesia ha recibido el don de la vida conyugal de su autor, Dios mismo, y lo celebra con alegría con los esposos. Los cónyuges reciben el regalo; no definen el matrimonio por sí mismos.

El Código de Derecho Canónico para la Iglesia Católica de rito latino contiene un elemento esencial del derecho contractual básico: las palabras y acciones de los novios durante la celebración de la boda son las mejores indicaciones de sus intenciones (ver Canon 1101). El canon dice que el “consentimiento interno de la mente se presume conforme a las palabras y acciones usadas” por los novios en la celebración de la boda. Por lo tanto, las palabras que utiliza cada cónyuge cuando consiente en casarse (los “votos”) son muy importantes.

El Rito del Matrimonio ofrece gran libertad a la conferencia local de obispos para adaptar las palabras y símbolos de la liturgia nupcial a la cultura y costumbres locales, pero no permite a la pareja el mismo tipo de libertad para alterar la liturgia de la Iglesia. Durante un tiempo hubo laxitud entre algunos clérigos al permitir que las parejas cambiaran las palabras de consentimiento o compusieran sus propios votos. Esto dio lugar a algunas expresiones inusuales del consentimiento de la pareja para casarse. Ojalá esta experimentación haya terminado, porque la pareja no tiene la libertad de escribir su propia fórmula para el intercambio de consentimiento.

Te interesará:  ¿Por qué las mujeres no pueden ser sacerdotes?

Hay otras oportunidades para que la pareja componga e incluya una oración o reflexión dentro del Rito del Matrimonio de la Iglesia, e incluso más libertad para que la pareja incluya su propia reflexión espiritual sobre el matrimonio dentro del ensayo previo al rito o la recepción posterior al rito. . Sin embargo, aparte de las diversas opciones de textos estándar y aprobados que la pareja puede elegir dentro del Rito del Matrimonio, la pareja no es libre de componer sus propios votos en una boda católica.

monseñor William J. King es sacerdote de la Diócesis de Harrisburg.