¿Por qué bautizamos a los bebés?

Haz la primera valoración

Primero, un recordatorio sobre el “fundamento bíblico”: hablar de la fe católica como “basada” en las Escrituras es puro anacronismo. La Iglesia misma escribió el Nuevo Testamento y canonizó el Antiguo Testamento. La Iglesia se había estado expandiendo por todo el mundo durante más de tres siglos antes de establecer el canon de las Escrituras. En el Nuevo Testamento, la Iglesia consagró elementos clave del Evangelio, pero no en su totalidad. Lea de nuevo Juan 21:25. La fe católica, por lo tanto, no puede estar “basada” en las Escrituras, sino que se refleja en las Escrituras.

Todos nacemos con el pecado original; lo que el Concilio de Trento llamó “muerte del alma”. Esa es la razón por la cual la Iglesia bautiza incluso a los niños que no tienen pecados personales. Queremos que nuestros recién nacidos se incorporen al Cuerpo Místico de Cristo lo antes posible. El hecho de que la gracia es puramente un don se demuestra más claramente en el bautismo de niños.

Considere esto: cuando un niño nace de padres estadounidenses, el niño recibe un gran regalo, la ciudadanía estadounidense. Para ejercitar ese don, el niño necesitará instrucción para una ciudadanía madura. Pero nunca el niño será más ciudadano que en el momento del nacimiento. Por analogía podemos decir que el infante se convierte en cristiano en el momento del bautismo. Sin embargo, ese niño necesitará ser nutrido por el resto de su vida para crecer en santidad. Los Hechos de los Apóstoles se refieren al bautismo de las familias (ver 16:15), que presumiblemente incluía niños pequeños, incluso bebés. A partir del siglo II, hay un claro testimonio del bautismo de niños como tradición inmemorial de la Iglesia.

Te interesará:  ¿Puedo asistir a la boda? Directrices para invitados católicos