San Juan

De los doce apóstoles de Jesucristo, uno de los más importantes es San Juan Bautista, un reconocido santo milagroso. Este es venerado en el bahaísmo, en el islam y es considerado mesías en el mandeísmo. En gran parte de las religiones monoteístas es considerado un profeta.

Es conocido como “El Bautista” por haber sido el pionero en el uso del bautismo como sacramento central del movimiento que dirigió durante su vida. Juan era coetano de Jesus de Nazaret y como él, tuvo gran relevancia en la profesión de la fe que posteriormente sería conocida como cristianismo.

 

Historia de San Juan

San Juan Bautista es considerado por muchos expertos como el “precursor” de Jesús y de hecho, es aceptado que este santo bautizó al redentor. Se cree que estaba influenciado por creencias de los esenios, quienes practicaban rituales similares a las del bautismo.

Se dice que Juan el Bautista, aunque sumamente venerado por distintas religiones además de ser considerado mesías en algunas facciones gnósticas, fue quien profetizó a una figura mesiánica mucho más grande que él, la cual sería Jesús de Nazaret.

Fuera como fuera, la historia nos cuenta que San Juan Bautista nació un 24 de Junio en un año cercano al año 0 (año en el que nace Jesús de Nazaret) Otros escritos afirman que Juan nació 6 meses antes de Jesús.

Sea como sea la historia, es aceptado que de la infancia de Juan Bautista poco se sabe, salvo que, además de ser huérfano de padre y madre, es probable que desde muy pequeño hubiese entrado en contacto con el espíritu de Dios y tuviese muy claro que debía predicar su gloria.

Pasados los años difusos de su infancia y juventud, se describe a Juan Bautista como un hombre fuerte, que llevaba como vestiduras una simple piel de camello, que se alimentaba de grillos y miel silvestre. Se toma por cierto que desde muy joven llevó una vida huraña, en contacto permanente con la naturaleza.

Este contacto perenne con el desierto y la naturaleza se debe a que así estaba en mayor contacto con Dios. Cuando comenzó a resonar su nombre en la región del Jordán, San Juan predicaba el sacramento del bautismo en las aguas del Jordán, ofreciendo el perdón de los pecados a quienes lo aceptasen.

Juan aglutinó una enorme cantidad de seguidores y discípulos que seguían las enseñanzas que este profeta difundía sobre el reino de Dios, el perdón y la salvación, con la promesa de que el Reino de Dios estaba cercano.  Según cuenta la historia, muchos llegaron a confundir a Juan con El Cristo, sin embargo este afirmaba ser solo un instrumento de dios, más no el mesías.

Es en este momento, cuando adquiere mayor relevancia en la fe Cristiana, al ser quien bautiza a Jesús de Nazaret. Se dice que durante el bautismo de Jesús, el espíritu santo descendió sobre él, en forma de paloma blanca. Desde entonces, Juan Bautista cumplió su misión e inició la prédica de la llegada del Mesías.

Posteriormente, Juan Bautista es el responsable de denunciar la relación incestuosa entre el rey Herodes Antipas y su sobrina Herodías, lo cual fue causal de su martirio. Se dice que Herodes y su esposa buscaron medios para deshacerse de San Juan y en un banquete que organizaron en el palacio, encontraron la ocasión perfecta para llevar a cabo sus planes.

Es entonces cuando Herodes instó a su hija Salomé (una excelente  bailarina que entretendría a las gentes que asistieron al festejo) a que pidiese la cabeza de Juan Bautista en bandeja de plata (de ahí la frase popular) y Herodes accedió a su solicitud, haciendo decapitar al profeta.

Por estas razones, San Juan Bautista es reconocido como santo en la fe cristiana. Su cercana vinculación con Jesucristo desde el momento de su bautismo (así como la posibilidad de que Jesús haya sido seguidor de Juan antes de ser reconocido como el mesías) hacen de Juan Bautista una figura central en el catolicismo.

Oración a San Juan para Abrir los Caminos

San Juan Bautista es un Santo Católico Milagroso sumamente venerado por sus actos beneficiosos en todos los aspectos. Son conocidos sus actos milagrosos en la salud, en el trabajo y en la consecución de la prosperidad. Existe una poderosa oración que sirve para realizar una petición a este santo milagroso y es la siguiente:

“¡Salve, San Juan Bautista, invencible mártir de la fe!

Tú, ángel de la pureza antes de nacer y profeta más glorioso nacido de mujer. Tú, amigo de cristo redentor y predicador de la verdad de nuestro señor, por las virtudes que posees en el verbo, en la búsqueda incansable del perdón de tus hermanos te pedimos que nos des fuerzas para alcanzar nuestros objetivos.

Permítenos seguir adelante, como tú lo hiciste en vida, sirviendo a la voluntad el padre celestial. Concédenos la fuerza y la sabiduría para vencer a nuestros enemigos y hacer frente a la adversidad, tal como lo hiciste tú en vida, hasta alcanzar la gloria eterna en los cielos.

Oh glorioso San Juan Bautista, quien en vida fuiste humilde y feliz siervo de dios, tú que eres el precursor del mesías Jesucristo nuestro señor y que, cumplida tu misión de reconocerlo, con sencillez desapareciste para que nuestro redentor iniciara el Reino de Dios entre los hombres te pedimos que nos asistas a salir de nuestros problemas.

Ayúdanos a liberarnos de las adversas situaciones, aleja a nuestros enemigos y peligros de nuestra diestra, aleja a toda maldad, tropiezo u hora oscura de nuestras vidas, para que nuestro camino esté despejado y seamos salvos, alcanzando nuestras metas. Que nuestras vidas estén abiertas al amor, al trabajo, a la salud, que tanto necesitamos.

Protégenos y alivia las cargas que pesan sobre nuestros hombros, danos tranquilidad, ventura  y bienestar en el hogar, par así ser más cercanos al señor. Te pedimos:

(En este momento, es cuando ha de hacerse la petición)

Bendito San Juan Bautista, precursor del redentor. Purifícanos y pide para nosotros misericordia y perdón. Por Jesucristo, nuestro señor…

Amén”

Esta poderosa oración debe acompañarse por el padrenuestro, el avemaría y el Gloria. Es importante hacer esta petición con fe y con total convicción. La fe cristiana se basa, simplemente, en amor y fe. Por ello siempre, al hacer una petición a un santo católico milagroso, debemos hacerlo con la convicción de solucionar nuestros problemas.

También puedes Oración a San Juan de dios por los enfermos.

Santos Catolicos