Orando con apariciones

Haz la primera valoración

El tema de la oración es central en las apariciones de Fátima y, de hecho, una variedad de oraciones surgieron de las visiones sobrenaturales recibidas por los tres pastorcitos. Varias de esas oraciones son ahora una porción preciada de la vida de oración de muchos fieles. Es digno de mención en este año del centenario de Fátima echar un vistazo a los aspectos de la Fe que algunas de estas oraciones enfatizan, así como lo que algunas de estas oraciones nos enseñan.

La Oración del Perdón

En las visitas preliminares del ángel en Fátima, se enseñaron varias oraciones a los pastorcitos, la primera de las cuales es la Oración de perdón: “¡Dios mío, creo, adoro, espero y te amo! Pido perdón por todos aquellos que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.”

La oración fomenta una expresión de las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Estas virtudes “disponen a los cristianos a vivir en relación con la Santísima Trinidad” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1812). Esta oración al comienzo de las apariciones de Fátima indica nuestro deseo de avanzar en nuestra participación de la vida divina. Si bien estas apariciones no agregan nada nuevo a la fe, Fátima puede ofrecer mucha ayuda en nuestro viaje cristiano. Como señaló el Papa Benedicto XVI durante una visita a Fátima en 2010, la “Santísima Madre vino del cielo, ofreciéndose para implantar en los corazones de todos aquellos que confían en ella el amor de Dios que arde en su propio corazón”.

El contexto de la oración también es útil para nuestra consideración. Las apariciones de Fátima se produjeron cuando muchas naciones estaban involucradas en la Primera Guerra Mundial, como resultado de la falta de reconocimiento del amor de Dios en los corazones de muchos. El mensaje de María está en continuidad con el mensaje de toda la Escritura: Cuando permitimos el amor de Dios en nuestros corazones, Dios nos bendice.

La oración de la década

La Oración de la Década, llamada así porque Nuestra Señora instruyó su recitación al final de cada década del Rosario después del Gloria, es una parte muy importante del léxico de las oraciones católicas de hoy. La Santísima Madre propuso su uso después de que los niños recibieran una visión del infierno durante su tercera aparición en Fátima el 13 de julio de 1917. Se puede decir que esa visión y esta oración se enfocan en dos realidades: el amor a Dios y el amor al prójimo. Después de todo, estos dos temas están en el corazón de la enseñanza de su Hijo, en el mandamiento más grande (ver Mt 22, 34-40, Mc 12, 28-34, Lc 10, 25-28).

Te interesará:  ¿Cómo pedirle a Dios protección?

El amor legítimo a Dios despierta en nuestro corazón un verdadero dolor por aquellas veces que hemos dañado nuestra relación con él a través del pecado. Asimismo, nuestro amor a Dios nos lleva a amar al prójimo, lo cual sólo es posible cuando deseamos verdaderamente su bien y tomamos la iniciativa de ayudar a procurarlo. El mayor amor que podemos tener por nuestro prójimo, el mayor bien que podemos desear para él, es el don de la vida eterna. En muchos sentidos, la Oración de la Década es una expresión del mayor mandamiento. Nos lleva a desear la santidad más que cualquier otra cosa para nosotros y para los demás. Y este deseo debe ser respondido resueltamente con el rechazo del diablo y sus intentos de apartarnos de Dios.

el rosario

Aunque el Rosario ha estado en uso durante más de un milenio, es la única oración de la que habló María en cada una de las seis apariciones a los niños pastores en Fátima.

El 13 de mayo, en la primera aparición, Nuestra Señora pidió que los niños dedicaran su vida a la Santísima Trinidad. Luego les pidió que “recen el Rosario todos los días, para traer la paz al mundo y el fin de la guerra”, pedido que renueva en cada aparición. Esta solicitud presenta varias observaciones dignas de mención.

Primero, ¿por qué el Rosario? Recuerde que María está hablando a niños pequeños con poca educación. Su aparición a ellos es icónica de la realidad de que el Evangelio se ofrece a todas las personas, independientemente de sus capacidades académicas. Este mensaje es ejemplificado por la naturaleza simple y memorizable del Rosario; no se requiere lectura.

Te interesará:  El poderoso y silencioso testimonio de San José en Fátima

¿Por qué María nos pide rezar el Rosario todos los días? Requiere fidelidad y compromiso. Muchas personas reconocen que, por mucho que lo intenten, hay días que se olvidan o están demasiado ocupados para orar. El compromiso es una cualidad esencial para cualquier seguidor del Señor. El reino de Dios debe ser nuestra mayor preocupación: considere la parábola de la perla de gran precio (ver Mt 13, 45-46).

¿Por qué el Rosario diario y no la Misa diaria? El Rosario se puede rezar en cualquier lugar y en cualquier momento. No se necesita un sacerdote o una iglesia. Muchas personas incluso recurrirán a usar los dedos si no tienen a su disposición las cuentas benditas de un rosario. Además, María nunca pediría nada más de lo que Dios y la Iglesia ya esperan de nosotros (es decir, el sábado).

Si bien está destinado a ser una oración simple, accesible para todos, independientemente de su capacidad o lugar, el Rosario también tiene componentes catequéticos y evangelizadores. De muchas maneras, el Rosario presenta el Evangelio en miniatura. Como enseñó el Papa Beato Pablo VI, el Rosario es “una oración del Evangelio”. En la meditación de los misterios del Rosario se nos da a conocer la vida de Cristo y el despliegue de la salvación. Esta es una de las razones por las que es útil rezar el Rosario con nuestros hijos.

Meditando en los misterios, somos llevados a la contemplación del mismo Cristo. Nuestras experiencias humanas ordinarias encuentran resonancia en las alegrías y tristezas de Cristo. Este encuentro con el Señor nos lleva a experimentar el poder luminoso de su vida y la gloria que esperamos alcanzar.

En la contemplación de María se alimenta la esperanza sabiendo que Dios, premiando la confianza y la obediencia, obra a través de los pobres y humildes y les da vida abundante. María es el opuesto del egoísmo en su petición de rezar el Rosario. El propósito de la oración está en consonancia con el objetivo de su vida: llevarnos a su Hijo.

Te interesará:  María, Madre de la Iglesia

La paz mundial es la conclusión del pedido de María de rezar el Rosario diariamente. La paz viene a través de Cristo, el Hijo de Dios que se hizo carne humana para modelar a la humanidad cómo debemos vivir. No podemos lograr la paz por nuestra cuenta, porque necesitamos la gracia de Dios. Cuando nuestras vidas están arraigadas en la fe, la esperanza y la caridad, y cuando buscamos emular a Cristo en nuestros pensamientos, palabras y obras, estamos eligiendo diariamente “vestirnos del Señor Jesucristo” (Rom 13:14). Entonces la paz de Cristo que reside en el corazón humano se extenderá a través de ondas de transformación a todo el mundo.

El Rosario es una herramienta poderosa para nosotros. El difunto arzobispo de Chicago, cardenal Francis E. George, llamó al Rosario “una oración poderosa porque nos ayuda a identificar nuestras vidas con las del Señor y su Santísima Madre”.

Cuando identificamos nuestra vida con Cristo y su Madre, cuando permitimos que Dios reine en nuestro corazón, estamos aprendiendo a vivir en el reino de Dios. Y es entonces, y solo entonces, cuando Dios reine sobre cada corazón humano, que se conocerá la verdadera paz.