Las últimas visiones de Fátima

Haz la primera valoración

En 2017, la Iglesia celebró el centenario de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima, Portugal. Si bien no se requiere que los fieles cristianos crean en apariciones como estas, uno se da cuenta, después de examinar de cerca el mensaje de Fátima, que en realidad es solo el mensaje básico del cristianismo. Cuando se entiende correctamente y en el contexto adecuado, Fátima transmite a la humanidad un plan de vida que ya está contenido en las Escrituras.

La promesa de Fátima es la paz, algo que todo corazón humano anhela. El problema es que muchos de nosotros debatimos cómo lograrlo. Para el cristiano, es claro que la paz viene a través de modelar la vida de uno según el mismo Cristo. El mensaje de Fátima pretende recordarnos simplemente ese hecho básico. Nos redirige a apropiarnos de la vida de obediencia, sacrificio y oración que define la vida de Cristo, alcanzable a través del corazón de su Santísima Madre. La paz no se impone desde lo alto; debe brotar en los corazones de hombres y mujeres. Conoceremos la paz sólo cuando nos “vestimos del Señor Jesucristo” (Rom 13:14).

Los mensajes de Fátima fueron entregados solo a los tres pastorcitos —Lucía, Francisco y Jacinta— pero esos mensajes no eran solo para ellos. Más bien, los niños eran emisarios de toda la humanidad. Y para agregar credibilidad a su palabra, la aparición en Fátima el 13 de octubre de 1917, la última aparición a los niños, contenía fenómenos sobrenaturales visibles para más de 70,000. Incluso entonces, sin embargo, muchos todavía intentan desacreditar lo que sucedió ese día. En las palabras de Santo Tomás de Aquino, a menudo apropiadas por muchos, “Para quien tiene fe, no es necesaria ninguna explicación. Para aquel sin fe, no hay explicación posible.»

Los hechos del 13 de octubre han hecho que sea recordado como “el día que bailó el sol”. Los sucesos de Fátima ese día llevaron a muchos a la conversión y la fe. En muchos sentidos, el milagro de ese día dio credibilidad a los niños pastores y los mensajes que recibieron de la Santísima Madre en Fátima.

El día que el sol bailó

¿Qué sucedió en Fátima el 13 de octubre de 1917? Testigos oculares testificaron que el sol comenzó a emitir una asombrosa variedad de rayos en un espectro de colores. A medida que comenzó a zigzaguear por el cielo, el sol finalmente pareció lanzarse hacia la tierra.

Te interesará:  María, Madre de la Iglesia

Las multitudes reunidas con anticipación esa mañana estaban empapadas por la lluvia masiva que cayó. Cuando el sol hizo su danza, no solo sus ropas se secaron instantáneamente, sino que el suelo empapado y embarrado también se secó, reseco y agrietado después del espectáculo solar.

El evento sucedió de acuerdo con lo que había sido predicho por la vidente más vieja, Lucía. Por eso, muchos vinieron ese día a la Cova di Iria en Fátima. Los espectadores incluían creyentes y no creyentes por igual. Muchos en la prensa secular vinieron a Fátima ese día con la esperanza de ver que los niños pastores estaban equivocados. Planearon aprovechar un día sin incidentes con la esperanza de desacreditar no solo a los niños visionarios sino también a la Iglesia misma. Por providencia de Dios, muchos de ellos se fueron convertidos.

En las décadas subsiguientes desde la aparición final en Fátima, teólogos y científicos han intentado explicar los fenómenos solares que ocurrieron ese día de octubre. Ninguno de los escépticos ha podido refutar que se debió a una intervención celestial. Sin embargo, eso no significa que no lo hayan intentado. Algunos escépticos han afirmado que fue histeria colectiva por parte de la multitud, algo bastante improbable considerando que decenas de miles vieron bailar al sol ese día. Asimismo, no hubo informes de daños en los ojos por parte de los testigos, algo que seguramente le habría ocurrido a cualquiera que mirara directamente al sol en circunstancias normales. Otros escépticos han afirmado que podría haber sido un OVNI, aunque hasta ahora no se ha descubierto ninguna otra vida fuera de este planeta. Y hay otros intentos que no han tenido ningún peso según la razón o la lógica. Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿Cómo pudo la joven pastora analfabeta Lucía haber predicho el día y la hora del fenómeno solar único sin una revelación celestial?

Otras visiones ese día

Además de la visión habitual de la Santísima Madre que los niños vieron durante las apariciones anteriores en Fátima, los niños también vieron otras visiones el 13 de octubre de 1917. Vale la pena explorar qué significan estas otras visiones y cuál es su conexión con el mensaje. de Fátima podría ser.

Te interesará:  Nuestra Señora de Laus

Lucía registró que San José y el Niño Jesús estaban allí ese día, bendiciendo la tierra. Esta conexión ilustra la importancia de la vida familiar, especialmente en relación con la promesa de paz hecha en Fátima. La paz solo es posible cuando nos suscribimos al plan de Dios para la creación, y no hay duda de que la familia es un elemento fundamental en el orden de la creación. Además, San José nos recuerda que la paternidad, y por tanto la complementariedad, es intrínseca al plan de Dios.

Aparte de la forma en que María se apareció a los niños durante las seis apariciones en Fátima, los niños también vieron su presencia manifestada en otras dos formas familiares ese día de octubre: como la Madre Dolorosa y Nuestra Señora del Monte Carmelo.

A lo largo de los siglos, María se ha aparecido y manifestado en una variedad de formas. Cada una de estas apariciones llama nuestra atención sobre diferentes énfasis de la vida espiritual, para los cuales ella es el modelo humano ejemplar. Por amor y preocupación por nosotros, María había tratado repetidamente de llevar a la humanidad de regreso al camino hacia una relación plena y vivificante con Dios.

¿Qué podemos sacar de la conexión de Fátima con la Madre Dolorosa? En Fátima se alienta la devoción al Inmaculado Corazón de María, un corazón que también está triste, como aprendemos en las Escrituras (ver Lc 2, 34-35). El mensaje de Fátima renueva el llamado al arrepentimiento de nuestros pecados y, cuando lo pensamos, el corazón de María se entristece por la dura realidad de que su Hijo nació para morir por la redención de los pecados. La reflexión sobre el dolor de María llama nuestra atención sobre el hecho de que la Madre Dolorosa está triste únicamente por nosotros y nuestros pecados. Por esta misma razón falta la paz en el mundo.

La devoción a la Madre Dolorosa nos ayuda a recordar que el favor de Dios no es inmune al sufrimiento. Si bien María fue favorecida y elegida para ser la Madre de Dios, su vida claramente está llena de sufrimiento. Los niños pastores conocían bien el sufrimiento: dos de ellos sufrirían muertes dolorosas en un corto período de tiempo. Al meditar en las experiencias de dolor y dolor de María, podemos comprender más plenamente que Dios está vivo y activo incluso en el sufrimiento de nuestras vidas. Su sufrimiento ofrece un prisma a través del cual ver la totalidad del sufrimiento humano.

Te interesará:  El poderoso y silencioso testimonio de San José en Fátima

¿Y la visión de Nuestra Señora del Carmen? La tradición sostiene que la Santísima Madre fue especialmente honrada por los miembros fundadores de la orden Carmelita. La devoción mariana es tan rica dentro de esa comunidad religiosa que Santa Teresa de Ávila, una de las más grandes santas carmelitas, se refirió a la orden como “la Orden de la Virgen”.

Asimismo, la tradición sostiene que fue al carmelita San Simón Stock a quien María se le apareció a mediados del siglo XIII. Fue en esta visión que se dice que la Santísima Madre le entregó el escapulario marrón a la santa, adjunto a la promesa de que quien muera usándolo se salvará.

También relacionada con el escapulario está la historia apócrifa de que el Papa Juan XXII recibió una aparición de María. En el mensaje que entregó al Papa, María prometió sacar del purgatorio cada sábado a los que habían muerto con el escapulario puesto la semana anterior. Si bien no hay verificación o evidencia circunstancial para respaldar esta afirmación, ni se promueve hoy como parte de la devoción del escapulario, es interesante notar la conexión del sábado con Fátima. En 1925, la vidente de Fátima Lucía —entonces religiosa profesa— recibió una visión de la Santísima Virgen pidiéndole la devoción de los Primeros Sábados en reparación de los pecados, lo que causa los dolores de su corazón. Un largo día dedicado a la Santísima Madre,