¿Qué le dice Jesús a los niños?

Haz la primera valoración

El mensaje de Jesús es universal y no distingue entre edades. Él nos enseña a amar al prójimo, a ser humildes y a seguir sus enseñanzas. Pero ¿cómo se puede transmitir este mensaje a los niños de manera que puedan entenderlo y aplicarlo en su vida diaria? En este artículo exploraremos algunas de las formas en que Jesús habló a los niños en la Biblia y cómo podemos aplicar sus enseñanzas a la vida de los niños de hoy en día. Además, también veremos cómo los padres y educadores pueden ayudar a los niños a comprender y aplicar estos principios en su día a día.

¿Qué le dice Jesús a los niños? (Video)

Descubre las enseñanzas del Señor Jesús sobre los niños: Una mirada profunda a su mensaje amoroso y compasivo».

¿Qué le dice Jesús a los niños? Esta pregunta ha sido objeto de debate y reflexión en la comunidad cristiana desde hace mucho tiempo. En este artículo, exploraremos las enseñanzas del Señor Jesús sobre los niños y cómo su mensaje amoroso y compasivo nos puede guiar en la crianza y educación de nuestros hijos.

En primer lugar, es importante destacar que Jesús tenía un gran amor y respeto por los niños. En una ocasión, sus discípulos intentaron alejar a unos niños que se acercaban a él, pero Jesús les dijo: «Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios» (Marcos 10:14).

Esta frase es muy significativa, ya que muestra la importancia que Jesús le daba a los niños y su capacidad para entender y recibir el mensaje del reino de Dios. No importa cuán pequeños o insignificantes puedan parecer a los ojos de los adultos, Jesús los consideraba valiosos y dignos de su atención y cuidado.

Además, Jesús también habló sobre la humildad y la sencillez que caracterizan a los niños, y cómo debemos aprender de ellos. En Mateo 18:3-4, dice: «De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ese es el mayor en el reino de los cielos».

Te interesará:  ¿Quién le dio el color rojo a Santa Claus?

Estas palabras nos invitan a reflexionar sobre la importancia de la humildad y la sencillez en nuestra vida diaria, y cómo podemos aprender de los niños para alcanzar un estado de pureza y humildad ante Dios.

Pero no solo habló de la importancia de los niños, también demostró su amor y compasión hacia ellos en sus acciones. En Marcos 5:21-43, se narra la historia de la hija de Jairo, quien estaba gravemente enferma y Jesús la curó. En este relato, podemos ver cómo Jesús se acerca a la niña con ternura y compasión, y cómo su poder divino se manifiesta en la curación de su enfermedad.

También nos invita a aprender de ellos la humildad y la sencillez que caracterizan su corazón puro y sincero. Así, podemos aplicar estas enseñanzas en nuestra vida diaria y en la crianza y educación de nuestros hijos, para formar personas íntegras y compasivas, guiadas por el amor y la fe en Dios.

Los mejores versículos para enseñar a los niños: descubre las claves aquí

En la Biblia, Jesús siempre tuvo una gran predilección por los niños. En varias ocasiones, les habló directamente y les enseñó importantes lecciones de vida. Por eso, es fundamental que los padres y educadores enseñen a los niños lo que Jesús les dijo y les transmitan su amor y sabiduría. Aquí te presentamos los mejores versículos para enseñar a los niños:

«Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.» (Mateo 19:14)

Este versículo es una muestra del amor y la aceptación de Jesús hacia los niños. Les muestra a los pequeños que son importantes y valiosos para Él, y les invita a acercarse a Él para recibir su amor y salvación. Enseña a los niños que no importa su edad, todos son bienvenidos en el reino de los cielos.

«Ama a tu prójimo como a ti mismo.» (Marcos 12:31)

Este mandamiento de Jesús es fundamental para enseñar a los niños la importancia de amar y respetar a los demás. Les muestra que todos somos iguales ante los ojos de Dios y que debemos tratar a los demás como nos gustaría ser tratados. Les enseña a ser compasivos, generosos y empáticos con aquellos que les rodean.

«No se preocupen por lo que van a comer, beber o vestir. Los paganos se afanan por esas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan.» (Mateo 6:31-32)

Este versículo les muestra a los niños la importancia de confiar en Dios y no preocuparse por las cosas materiales. Les enseña a tener fe y a creer que Dios siempre proveerá lo que necesitan. Esto les dará seguridad y tranquilidad en momentos de incertidumbre o dificultades.

«Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado.» (Juan 15:12)

Este mandamiento de Jesús es un recordatorio constante de la importancia del amor. Les enseña a los niños que el amor es la base de todas las relaciones y que deben amar a los demás como Jesús los ama. Les muestra que el amor es más poderoso que cualquier otra cosa y que puede transformar vidas.

Te interesará:  ¿Qué Virgen es la de los niños?

«No juzguen, para que no sean juzgados. Porque con el criterio con que juzguen se les juzgará, y la medida con que midan se les medirá.» (Mateo 7:1-2)

Este versículo les enseña a los niños la importancia de no juzgar a los demás y de ser comprensivos y respetuosos con todos. Les muestra que todos somos imperfectos y que no es nuestra tarea juzgar a los demás por sus errores. Les enseña a ser tolerantes y a ver lo bueno en los demás.

Enseñar a los niños estos versículos les ayudará a comprender el amor y la sabiduría de Jesús y a aplicar sus enseñanzas en su vida diaria. Además, les dará una base sólida para crecer en su fe y convertirse en personas amorosas, compasivas y sabias.

7 Ejemplos de Jesús que Enseñar a los Niños para una Vida Plena

¿Qué le dice Jesús a los niños? Esta es una pregunta que muchos padres y educadores se hacen a la hora de enseñar valores y principios fundamentales a los más pequeños. Jesús es un gran ejemplo a seguir y sus enseñanzas pueden ser aplicadas en la vida cotidiana de los niños para fomentar un desarrollo integral y pleno.

A continuación, presentamos 7 ejemplos de Jesús que enseñar a los niños para una vida plena:

1. Amar a los demás como a uno mismo

El amor es el valor más importante que Jesús enseñó en su vida. Él amó a todos por igual, sin importar su origen, condición social o religión. Enseñar a los niños a amar a los demás como a ellos mismos, les ayudará a ser más compasivos, tolerantes y respetuosos.

2. Ser bondadosos y ayudar a los demás

Jesús enseñó que la bondad y la ayuda a los demás son valores esenciales. Enseñar a los niños a ser bondadosos y ayudar a los demás les ayudará a ser más solidarios y a comprender que el bienestar de los demás también es importante.

3. Perdonar a los demás

El perdón es una enseñanza fundamental de Jesús. Enseñar a los niños a perdonar a los demás les ayudará a liberarse del rencor, la ira y el resentimiento, y a cultivar la paz interior y la armonía con los demás.

4. Ser honestos y decir la verdad

La honestidad y la sinceridad son valores fundamentales para Jesús. Enseñar a los niños a ser honestos y a decir la verdad les ayudará a ser más auténticos, a ganar la confianza de los demás y a cultivar relaciones saludables y duraderas.

5. Tener fe y confianza en Dios

Jesús enseñó que tener fe y confianza en Dios es esencial para una vida plena y feliz. Enseñar a los niños a confiar en Dios les ayudará a encontrar sentido y propósito en su vida, a superar los obstáculos y a cultivar la esperanza y la optimismo.

6. Ser humildes y servir a los demás

Jesús enseñó que la humildad y el servicio a los demás son valores esenciales. Enseñar a los niños a ser humildes y a servir a los demás les ayudará a cultivar la empatía, la compasión y la solidaridad, y a comprender que el servicio a los demás es una forma de expresar el amor y la gratitud.

Te interesará:  ¿Cuál es el santo que carga a un niño?

7. Ser pacientes y perseverantes

Jesús enseñó que la paciencia y la perseverancia son valores esenciales para lograr nuestros objetivos. Enseñar a los niños a ser pacientes y perseverantes les ayudará a cultivar la disciplina, la determinación y la resiliencia, y a superar los desafíos y obstáculos que se presenten en su vida.

Los ejemplos de Jesús son una fuente de inspiración y guía para los más pequeños, y les ayudarán a desarrollar su carácter, su personalidad y su espiritualidad.

Descubre qué espera Jesús de los niños: enseñanzas y valores para su educación cristiana

En la educación cristiana de los niños, es fundamental conocer lo que Jesús espera de ellos. En este sentido, el libro «Descubre qué espera Jesús de los niños» ofrece valiosas enseñanzas y valores para guiar su formación integral.

Jesús es un ejemplo de humildad, amor y servicio, por lo que espera que los niños también desarrollen estas virtudes. Además, les enseña a ser compasivos con los demás y a tener un corazón generoso.

El libro también destaca la importancia de la oración y la fe en la vida de los niños, ya que Jesús les invita a acercarse a Dios y a confiar en Él en todo momento.

Asimismo, Jesús espera que los niños sean obedientes y honestos, valores que les permitirán crecer en la verdad y ser responsables en sus acciones.

Otro aspecto que destaca el libro es la necesidad de ser solidarios y respetuosos con los demás, siguiendo el ejemplo de Jesús que amó a todos sin distinción.

En conclusión, Jesús tiene un mensaje muy importante para los niños: amarse los unos a los otros, ser amables, perdonar y tener fe en Dios. Estas enseñanzas pueden ayudar a los niños a convertirse en personas bondadosas y compasivas que hacen del mundo un lugar mejor. Es esencial que los padres y los educadores inculquen estos valores a los niños desde una edad temprana para que puedan crecer como seres humanos conscientes y amorosos. En resumen, escuchar las palabras de Jesús puede ser una guía valiosa para nuestros hijos en su camino hacia la felicidad y la realización personal.

En conclusión, Jesús les habla a los niños con amor y ternura, guiándolos hacia el camino de la verdad y la bondad. Les enseña a amar a Dios y a sus semejantes, a perdonar y a ser compasivos. Sus palabras y acciones reflejan su amor incondicional y su deseo de que los niños crezcan felices y en paz. Por lo tanto, es importante que los padres y los adultos les enseñen a los niños las enseñanzas de Jesús para que puedan crecer en la fe y en el amor hacia los demás.

Deja un comentario