los fuegos del infierno

Haz la primera valoración

Nuestro Señor a menudo se refirió al “infierno” (ver Mt 5:29,30; 10:28; 23:15; Mc 9:45,47; Lc 12:5). Advirtió contra “el infierno de fuego” (Mt 5,22; 18,9); contra “el fuego inextinguible” (Mc 9,43); contra “el fuego eterno” (Mt 18,8; 25,41). Nuestro Señor también habló del “horno de fuego, donde será el lloro y el crujir de dientes” (Mt 13,42). (Todas las referencias son de la Versión Estándar Revisada de la Biblia).

No tenemos experiencia ni conocimiento del fuego, que es literalmente inextinguible. Una vez más, no podemos imaginar cuerpos humanos siendo literalmente y eternamente quemados pero nunca destruidos. Recordemos las palabras de la historia de la Creación: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno” (Gn 1:31, RSV). A través de los procesos de la naturaleza (como la muerte y la descomposición), las criaturas de Dios son cambiadas, pero Él nunca las destruye. El dolor más agónico es el de quemarse. Ser arrojado al “fuego eterno” seguramente se refiere al más agudo de los sufrimientos, pero no a ser incinerado para siempre.

En el nivel de la especulación sobre la existencia en el infierno, nadie ha escrito con mayor elocuencia o extensión que uno de nuestros más grandes poetas, Dante Alighieri. En 34 cantos detalla un viaje conducido por Virgilio a través de todos los niveles del infierno en su  Infierno . En el sumidero del infierno, Dante no encuentra fuego, sino hielo. El mismo Satanás está completamente sellado en hielo.

Sea lo que sea que uno imagine que es el “infierno”, las palabras de Nuestro Señor parecen no dejar lugar para la esperanza de que el infierno estará vacío. La Iglesia ha condenado la herejía del universalismo, que sostiene que ningún alma se perderá eternamente.