Defender la fe cuando cuenta

Haz la primera valoración

Hace un tiempo escuché una homilía citando a un cardenal que encabezó una importante arquidiócesis estadounidense: “Moriré en mi cama, mi sucesor morirá en prisión y su sucesor morirá como mártir en la plaza pública”.

El homilista no lo dejó así. “La persecución de la Iglesia en Estados Unidos no viene”, dijo sombríamente a la congregación, “ya ​​está aquí”.

Este es un hombre no muy dado a la retórica extravagante. Su texto era de la Segunda Carta de San Pablo a Timoteo, con su exhortación a los cristianos a “soportar la parte de las penalidades por el Evangelio con la fuerza que viene de Dios” (2 Tm 1, 8).

Soportar las dificultades por el Evangelio es fundamental para la fortaleza. Los católicos estadounidenses pronto pueden ser llamados a practicar la fortaleza soportando más de lo que muchos suponen.

La fortaleza es la virtud que dispone a las personas a levantarse en defensa del bien, hasta el punto de estar dispuestas incluso a dar la vida si fuera necesario. Es la virtud que mueve a hombres y mujeres a pelear el buen combate. Un sheriff que se enfrenta a los malos en las calles de un pueblo del Oeste. Soldados que luchan para defender su patria contra los invasores. Eso es fortaleza.

La homilía de ese día hablaba del asalto secularista a las instituciones de la Iglesia, para obligarlas a aceptar, e incluso apoyar, causas secularistas como el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo o sufrir penas si se niegan.

El ejemplo más conocido hasta ahora es el mandato del Departamento de Salud y Servicios Humanos impulsado por la administración del presidente Barack Obama y que requiere que las universidades, hospitales, organizaciones benéficas y otros programas patrocinados por la Iglesia hagan de los planes de salud de sus empleados vehículos para la entrega de anticonceptivos, esterilización y drogas que inducen el aborto.

defendiendo la fe

A medida que se multiplican casos similares, como parece probable que suceda, los católicos se enfrentarán cada vez más a la necesidad de practicar la fortaleza en defensa de la fe.

Pero hay muchas otras formas además de resistir el secularismo agresivo en las que las personas están llamadas a hacer eso. Aquí hay uno que no olvidaré pronto.

Era el 20 de febrero de 2005, poco antes del mediodía. Yo estaba de pie junto con unos cuantos miles más en la Plaza de San Pedro en Roma, esperando el Ángelus dominical semanal del Papa Juan Pablo II. La multitud era comparativamente pequeña, pero eso no fue sorprendente. Este fue uno de esos crudos días de invierno cuando un frío húmedo se filtra en los huesos, y muchas personas, comprensiblemente, prefieren quedarse en casa y mantenerse calientes.

Por lo tanto, la pregunta en la mente de muchos en la plaza era si habría un Ángelus papal esa semana. A principios de mes, el Papa, muy avanzado en parkinsonismo, había sido hospitalizado por lo que oficialmente se llamó bronquitis. Nadie lo habría culpado por saltarse la ceremonia de rutina de hoy.

Sin embargo, puntualmente al mediodía, la ventana del apartamento papal que daba a la plaza se abrió y allí estaba la figura familiar vestida de blanco. Después de una pausa, comenzó a hablar.

Fue una agonía para él y una agonía para los que escuchaban mientras luchaba con sus breves comentarios preparados, sin aliento después de casi cada sílaba.

“Es como escuchar una voz desde la tumba”, pensé. Y luego: «Me pregunto si es una buena idea que haga esto en un día tan frío y desagradable».

no lo fue Cuatro días después, el Papa Juan Pablo II fue trasladado de urgencia al hospital y se le realizó una traqueotomía de emergencia para permitirle respirar. Ese fue el principio del fin. Murió el 2 de abril.

Ahora, algunas personas podrían calificar la acción del Papa ese domingo de febrero de mal juicio, incluso de temeridad. Yo lo llamo fortaleza. Si interpreto correctamente al hombre, esta era una forma más de hacer lo que había hecho durante años: aceptar la voluntad de Dios y vivir su vocación personal como vicario de Cristo sin importar el costo, incluido, si se llegaba a eso, el costo de su vida.

A los ojos del mundo, eso es una tontería. Visto con los ojos de la fe, es algo muy diferente: una forma de fidelidad respaldada por la fortaleza. Su modelo supremo es Cristo en el Calvario. Su expresión suprema por parte de sus seguidores es el martirio.

Reflexionando sobre el martirio

Hoy, sin embargo, hay que tener cuidado con esa palabra mártir. Todo el que sufre un poco es probable que sea llamado mártir, incluso si el sufrimiento es autoinfligido. Hay un buen relato del martirio real en la encíclica de San Juan Pablo sobre los principios morales, Veritatis Splendor (“El esplendor de la verdad”).

Al honrar a los mártires, escribe, “la Iglesia ha canonizado su testimonio y declarado la verdad de su juicio, según el cual el amor de Dios implica la obligación de respetar sus mandamientos, incluso en las circunstancias más extremas, y la negativa a traicionar esos mandamientos, aun para salvar la propia vida” (n. 91). El testimonio del martirio, dice, hace una contribución muy valiosa al bien común al resistir “la crisis más peligrosa que puede afligir al hombre: la confusión entre el bien y el mal” (n. 93).

El Papa Emérito Benedicto XVI agregó su contribución a esta discusión en el primer volumen de su trilogía “Jesús de Nazaret”. Reflexionando sobre el Sermón de la Montaña y las Bienaventuranzas, recordó el amargo desprecio por esta forma de pensar expresado por el filósofo del nihilismo del siglo XIX Friedrich Nietzsche.

El pensamiento de Nietzsche sobre la moralidad se centra en la “voluntad de poder”. En el pasado guió a Adolf Hitler, y guía a muchos hoy.

En profundo conflicto con ella está la moralidad de Cristo, siendo la fortaleza una parte central de ella. El Papa Benedicto escribió: “Detrás del Sermón de la Montaña está la figura de Cristo, el hombre que es Dios, pero que, precisamente por ser Dios, desciende, se vacía, hasta la muerte en la Cruz. … [Aquí está] la imagen correcta del hombre y su felicidad”.

Principios rectores

Pocos están llamados a ser mártires o papas, pero todos están llamados a practicar la fortaleza cotidiana. Se destacan dos principios.

Una es que la fortaleza debe ser guiada por la virtud de la prudencia. Esto es importante para evitar errores de temeridad, como el tipo de disculpa intemperante y contraproducente en la que «ganar» el argumento es en realidad perderlo.

Recientemente tuve ocasión de leer algunos textos religiosos anteriores al Concilio Vaticano II que erraban de esta manera. Los autores estaban tan preocupados por mostrar que los protestantes estaban equivocados que no vieron dónde los protestantes tenían ideas valiosas. La fe católica, tal como la presentaban, parecía dura y defensiva.

El segundo principio es que donde falta la fortaleza, la tolerancia se degrada fácilmente en cobardía. Eso sucede con las personas que no se oponen a lo que reconocen como malo porque pueden sufrir por oponerse.

Tomemos el caso de un hombre que es físicamente valiente pero que constantemente no disciplina a sus hijos y se lo deja a su esposa. Molestias a los niños le molesta, al parecer. Eso es un fracaso de la fortaleza.

Aún así, muchas personas practican rutinariamente la fortaleza. Mujeres que dan a luz ante terribles advertencias sobre los daños que pueden causar a su salud. Personas que se pronuncian en contra de las políticas y prácticas poco éticas en el trabajo. Profesores que se niegan a ocultar la verdad en el aula en aras de la corrección política.

Particularmente fuertes hoy, como se señaló, son los desafíos que el secularismo agresivo plantea a la fortaleza de los católicos y otros creyentes religiosos. Pero aunque han empeorado últimamente, esos desafíos no son nuevos.

Un incidente de hace medio siglo lo ilustra. Recién graduado de una universidad secular de primer nivel con un doctorado en filosofía, un amigo mío estaba buscando trabajo. Esperaba introducir la tradición filosófica de Santo Tomás de Aquino en un entorno similar y se sintió complacido de ser invitado a una entrevista en una gran escuela secular del Medio Oeste.

Salió bien. Cuando terminó, el presidente del departamento de filosofía se ofreció como voluntario para llevarlo al aeropuerto para tomar su avión de regreso a casa. Al llegar temprano, el presidente sugirió una taza de café.

Después de unos minutos de charla en la cafetería, el presidente hizo su movimiento. «Realmente no crees todas esas cosas católicas, ¿verdad?»

“Apuesta tu vida a que sí”, respondió el joven.

El jefe de departamento parecía triste. «Entonces me temo que no hay lugar para ti aquí».

Más católicos estadounidenses pueden enfrentar experiencias como esa en los próximos años. Una opción es la conformidad. La otra es la fortaleza.

Russell Shaw es un editor colaborador de OSV. Esta es la séptima parte de una serie sobre las virtudes.