Después de la muerte, dos juicios

Haz la primera valoración

Extendiéndose a lo largo de la pared del altar de la Capilla Sixtina del Vaticano se encuentra el magnífico fresco de Miguel Ángel «El Juicio Final». Las homilías sobre el Día del Juicio son raras en estos días, por lo que incluso los visitantes católicos de la capilla a veces pueden desconcertarse con las deslumbrantes imágenes del fresco, sin mencionar los pasajes de las Escrituras que inspiraron la obra.

En particular, los católicos a menudo se preguntan por qué la Iglesia enseña que los seres humanos pasan por dos juicios: uno con la muerte del individuo y otro con el fin del mundo. ¿Por qué la justicia divina requeriría un segundo juicio?

Para responder a esa pregunta, debemos entender más completamente lo que sucede en cada juicio.

La Iglesia afirma que un día cada uno de nosotros seremos llamados a dar cuenta de nuestra vida, con Cristo como nuestro juez. Ese momento llega a la muerte. “Está establecido que los seres humanos mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Heb 9:27).

La muerte pone fin al tiempo que se le ha concedido al individuo para abrazar la gracia de Dios o rechazarla. La decisión de la persona a favor o en contra de Dios es ratificada, por así decirlo, por Dios mismo. Este primer juicio individual se conoce como juicio particular. El alma del difunto, sin su cuerpo, va al infierno o al cielo, y para aquellos que están destinados al cielo, el viaje puede involucrar el proceso de preparación de limpieza llamado purgatorio (ver el Catecismo de la Iglesia Católica, No. 1022).

¿Qué le queda, entonces, por cumplir a la justicia de Dios? Así como el momento del ajuste de cuentas llega por fin para el individuo, también lo hace para el mundo como un todo. Este día futuro traerá el fin de la era actual con lo que la Iglesia llama el juicio general. Ese día, como proclama el Credo, Cristo “regresará glorioso para juzgar a vivos y muertos” (cf. Mt 25, 31-46; Ap 20, 11-13).

¿Por qué Cristo regresa a la tierra? Llevar la historia humana a una conclusión justa, para que, como continúa el Credo, “Su reino no tenga fin”. La justicia divina en su plenitud requiere que los errores de este mundo sean corregidos. Exige el fin definitivo del poder del mal. Entonces, el resultado del regreso de Cristo es la terminación de la maldad humana en la tierra, cuando el infierno y sus aliados humanos sean completamente vencidos, y Dios sea “todo en todos” (ver 1 Cor 15:23-28).

Te interesará:  ¿Animales en el cielo?

Pero hay mucho más. Al morir, el cuerpo y el alma del individuo se separan. A la vuelta de Cristo, antes del juicio general, las almas de los muertos se reunirán con los cuerpos que tuvieron en su vida terrenal (cf. Jn 5, 28-29; 1 Cor 15, 12-23.51-57). Por esta resurrección general, los cuerpos de los bienaventurados podrán participar de los gozos del cielo, mientras que los cuerpos de los condenados tendrán que soportar su parte de los tormentos del infierno.

Una vez que las almas y los cuerpos estén nuevamente unidos, Cristo, nuestro juez, llamará a todas las personas a rendir cuentas en el más público de los juicios. “No hay nada oculto que no haya de ser revelado, ni secreto que no haya de saberse. Por tanto, todo lo que habéis dicho en la oscuridad se oirá a la luz, y lo que habéis susurrado a puerta cerrada se proclamará en las azoteas» (Lc 12, 2-3), advirtió Jesús. Cuando el Señor regrese, San Pablo declaró: “Él sacará a la luz lo que está oculto en las tinieblas y manifestará las intenciones de nuestro corazón” (1 Cor 4, 5).

¿Por qué debe ser público?

¿Por qué este ajuste de cuentas debe ser público? Cuando confesemos todos los detalles de nuestra vida ante Cristo y el resto de la raza humana, y cuando otros hagan lo mismo en nuestra presencia, todos nos veremos obligados a reconocer y admitir los efectos plenos sobre los demás de lo que hemos hecho y de lo que hemos hecho. hemos fallado en hacer. La justicia exige tal reconocimiento y admisión.

Sin embargo, la misericordia también juega un papel aquí. Enfrentar la verdad y confesarla, bebiendo la copa de la vergüenza hasta el fondo ante un mundo que observa, será un ajuste de cuentas doloroso. Pero para los amigos de Dios, puede servir como parte del proceso de purga necesario para prepararlos para el cielo.

Al mismo tiempo, en ese día a los amigos de Dios les resultará más fácil perdonar. A medida que se revele el cuadro completo de sus vidas, finalmente llegarán a apreciar las luchas de aquellos que los ofendieron: las cargas que tuvieron que llevar, las heridas que sufrieron por los pecados de otros y las limitaciones que les impusieron las circunstancias ocultas para ellos. vista.

Otra consecuencia importante de este juicio público es que revelará a todos el amor y la sabiduría de la providencia de Dios en todas las cosas. ¿Cuántas veces en esta vida, cuando la adversidad nos pone a prueba, somos tentados a preguntarnos si Dios realmente se preocupa por nosotros o si realmente sabe lo que está haciendo? En el Juicio Final, podremos ver todos los factores en las determinaciones de Dios, todos los aspectos de Su plan.

Te interesará:  los fuegos del infierno

Ese día podremos decirle: “Por fin entiendo; Tu trato conmigo finalmente tiene sentido para mí. Cuando sucedían cosas malas, necesitaba fe para confiar en que Tú no me habías abandonado. Pero ahora mi fe se ha convertido en vista”.

La justicia exige que la divina Providencia sea reivindicada. El juicio general proporciona tal vindicación.

Justicia y Verdad

Cuando Cristo vino a la tierra por primera vez, un aspecto esencial de su misión fue la revelación: mostrarnos la verdad acerca de Dios, de nosotros mismos y de nuestro mundo. Su misión no está completa, entonces, hasta que la verdad sea plenamente revelada a cada ser humano y plenamente reconocida por cada ser humano y cada ángel, caído o no caído, también.

En esta vida presente, a lo largo de la historia humana, aquellos que han rechazado a Dios y su verdad típicamente se resisten a admitir sus errores y engaños. Pero en ese último día, no tendrán más remedio que hacerlo.

“Todos compareceremos ante el tribunal de Dios; porque está escrito”, insistió San Pablo, citando al profeta Isaías: “Vivo yo, dice el Señor, que toda rodilla se doblará ante mí, y toda lengua alabará [o confesará] a Dios. Así [entonces] cada uno de nosotros dará cuenta de sí mismo [a Dios]” (Rom 14:10-12).

Alabar a Dios es decir la verdad acerca de quién es Él, declarar sus maravillosos atributos. Confesar (una traducción alternativa) significa literalmente estar de acuerdo con, “decir lo mismo que” Dios. Ambas traducciones apuntan a la misma realidad: Al final, cada uno de nosotros tendrá que reconocer a Dios como el Señor Todopoderoso de todas las cosas; cada uno de nosotros tendrá que conceder la verdad acerca de Dios, de nosotros mismos y de nuestro mundo, nos guste o no.

Esto también es parte de la justicia. Nos debemos a nosotros mismos ya los demás pensar y decir lo que corresponde a la realidad.

Considere cuántas personas a lo largo de la historia han sido terriblemente agraviadas, pero el mal ha sido encubierto o negado. Esperan el Día del Juicio porque quieren que se diga la verdad, que se grite de un extremo al otro del cosmos.

Y así deberían. ¿Podría Dios ser verdaderamente justo si, al final, permitiera que la terrible verdad permaneciera oculta para siempre y permitiera que el mundo mantuviera sus maliciosas mentiras?

Te interesará:  ¿Eres salvo?

Aquellos que han hecho mal pueden ir al infierno negándose rotundamente al perdón de Dios. Pero antes de ir a su condenación, se les pedirá que admitan ante Dios y ante el mundo la verdad acerca de su maldad. El juicio general debe ocurrir porque la verdad debe triunfar.

El juicio general será un día de ira divina revelada contra la maldad. En ese día, los amigos de Dios, así como los que se han convertido en sus enemigos, tendrán amplios motivos para temblar.

Sin embargo, será también un día de gozosa celebración para los que aman la justicia, los que aman la verdad y los que aman al Señor Jesús. Nosotros también debemos mirar hacia el día en que el Juez divino regrese para arreglar el mundo. Anhelando Su aparición, podemos unirnos a los cristianos antiguos en su oración ferviente: “¡Ven, Señor Jesús!” (Ap 22:20).

la justicia de dios

Conoceremos el sentido último de toda la obra de la creación y de toda la economía de la salvación y comprenderemos los caminos maravillosos por los cuales la Providencia [de Dios] condujo todo hacia su fin último. El Juicio Final revelará que la justicia de Dios triunfa sobre todas las injusticias cometidas por sus criaturas y que el amor de Dios es más fuerte que la muerte.

— Catecismo de la Iglesia Católica, No. 1040

el hijo del hombre

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con él, se sentará en su trono glorioso, y todas las naciones serán reunidas delante de él. Y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces el rey dirá a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre. heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”.

— Mateo 25:31-34