De tal esposa, tal esposo: ¿Por qué debemos honrar a San José?

Haz la primera valoración

El Papa León XIII declaró que San José “brilla entre todos los hombres con la más augusta dignidad, ya que por voluntad divina, fue el custodio del Hijo”. Hay muy buenas razones para honrar a José, el esposo de María.

Cuando un investigador le preguntó acerca de la dignidad de San José en la tradición cristiana, el difunto padre Francis L. Filas, SJ, la principal autoridad del país en el tema en su tiempo, respondió simplemente: «De tal manera a la esposa, tal al esposo». El hombre más cercano a Jesús y María merece con razón todo honor y alabanza. Sin embargo, San José puede parecer a veces un misterio, un miembro de la Sagrada Familia eclipsado por Nuestra Señora y Nuestro Señor. A menudo se le olvida, o al menos se le deja de pie, oscuramente, en el fondo.

Un lento desarrollo en la devoción

La historia muestra que San José fue a menudo descuidado en las compilaciones de las vidas de nuestros primeros santos y de los Padres y Doctores de la Iglesia. San Agustín y algunos otros escritores católicos antiguos escribieron sobre San José, pero su mención es escasa.

Sólo en siglos posteriores encontramos los sencillos comienzos de una sólida devoción a José. El escritor irlandés del siglo IX Felino de Oengus conmemoró a José, y los cristianos del siglo X en algunas partes de Occidente comenzaron a observar una fiesta en honor a San José el 19 de marzo (aunque esta fiesta no fue aceptada en Roma hasta 1479) .

La teología de la vocación, dignidad, santidad e intercesión de este santo comenzó a florecer en la Edad Media. Finalmente, en el siglo XVII llegó la época dorada de la devoción popular hacia él. El entusiasmo de Santa Teresa de Ávila por San José fue particularmente notable, vívidamente expresado en sus escritos y perpetuado en los 12 nuevos conventos a los que dio su nombre.

Los papas de fines del siglo XIX también comenzaron a prestarle a San José la atención que tanto merecía. Todos los pontífices desde entonces, desde el Papa Pío IX hasta nuestro Papa actual, han emitido enseñanzas sustanciales sobre José en sus documentos formales.

Te interesará:  ¿Por qué hay dos fiestas para San José?

En 1847, el Papa Beato Pío IX declaró a San José “Patrono de la Iglesia Universal”. También estableció otra fiesta en honor de José, que se celebraría con una octava la segunda semana después de Pascua.

Luego, en 1889, el sucesor del Papa Pío, el Papa León XIII, puso a San José ante nosotros con una dignidad mejor descrita en su encíclica Quamquam Pluries: “No puede haber duda de que, más que cualquier otra persona, se acercó a esa dignidad suprema por la cual la Madre de Dios se elevó muy por encima de todas las naturalezas creadas.”

En 1955, el Papa Pío XII reemplazó la fiesta posterior a la Pascua con la fiesta de San José Obrero, celebrada el 1 de mayo. El Papa Juan XXIII agregó al santo al Canon de la Misa.

Más que “un hombre justo”

El Evangelio dice que José era “un hombre justo” (Mt 1,19). Algunas personas preguntan: ¿Qué más se puede decir?

¡Mucho! En 1989, el Papa Juan Pablo II nos ofreció una explicación y reflexión magistral de la vocación única de San José en el plan de salvación de Dios con la exhortación pastoral Redemptoris Custos (“Guardián del Redentor”). Este documento inspirador, que marca el centenario de la histórica encíclica del Papa León, trata “la persona y la misión de San José en la vida de Cristo y de la Iglesia”. Recuerda lo que lo hace especial, no sólo para nosotros personalmente sino para la Iglesia universal.

Algunos notan que el papel de José no debe haber sido tan importante porque no se trata con gran detalle en las Sagradas Escrituras. Sin embargo, tampoco lo es la vocación de María. Lo poco que se dice, sin embargo, es muy significativo.

Los teólogos han razonado a partir de los fundamentos de las Escrituras para explorar muchas de las funciones y privilegios otorgados a María. El mismo proceso ha tenido lugar con respecto a José. Una vez que la divinidad de Jesús y la maternidad virginal de María estuvieron firmemente establecidas en la doctrina católica y en la comprensión popular, la enseñanza sobre José pudo surgir sin preocuparse de que se malinterpretara su posición única en la Sagrada Familia.

Te interesará:  ¿Qué santo es del clima?

Cuanto mejor conocemos a María, mejor conocemos a su Hijo, de quien ella deriva toda su dignidad y a quien refleja con tanta fidelidad. De manera similar, contemplar más profundamente la misión de José nos ayuda a conocer más profundamente la grandeza de María.

El Papa Benedicto XV lo resumió así: “Por San José somos conducidos directamente a María, y por María a la fuente de toda santidad, Jesucristo, quien santificó las virtudes domésticas por su obediencia a San José y María”.

La evolución de la devoción a San José es en realidad otra faceta de la devoción a María, ya que la posición de San José con respecto a Jesucristo, nuestro Redentor, deriva de su posición con respecto a María, Madre del Redentor.

Absolutamente cierto es el hecho de que Dios no escogió a ningún hombre indigno para ser el esposo de María, quien había de ser la Virgen Madre de Dios. Incluso si San José hubiera sido simplemente el protector de María y no su esposo, todavía habría ocupado una posición muy superior a la de cualquier otro ser humano. Pero José es su esposo, emparentado con la Madre de Dios en un matrimonio no menos genuino por virginal.

Dios hizo existir el matrimonio con el propósito expreso de servir a la Encarnación, para que el Hijo de Dios fuera recibido y criado dentro de ese vínculo santo. Si en toda la creación Dios no pudo encontrar a nadie más digno que María para ser la Madre de Jesús, también podríamos decir que Dios no pudo encontrar a nadie más digno que José para ser su esposo, y estar relacionado con Jesús por los lazos espirituales de una verdadera paternidad. .

“Es cierto”, escribió el Papa León XIII, “que la dignidad de la Madre de Dios es tan exaltada que nada podría ser más sublime; sin embargo, debido a que María estaba unida a José por el vínculo del matrimonio, no puede haber duda de que José se acercó como ninguna otra persona a esa eminente dignidad por la cual la Madre de Dios se eleva sobre todas las criaturas… Dado que el matrimonio es el grado más alto de asociación y amistad que implica por su propia naturaleza una comunión de bienes, se sigue que Dios, al dar a José a la Virgen, no se lo dio sólo como compañero de vida, testigo de su virginidad y protector de su honor: también dio a José a María para que él pudiera participar, a través del pacto matrimonial, en su propia grandeza sublime”.

Te interesará:  ¿Qué Santo se celebra el día 12 de julio?

Recordando a José

Jesús, María y José forman la Sagrada Familia, la unidad básica de la estrategia de Dios para la Encarnación y la Redención. Pertenecen juntos en la historia de la salvación. Los tres son inseparables y deben ser vistos y entendidos juntos teológicamente, pastoralmente y en el arte sacro.

No debemos olvidar a San José. Lo que hizo por Jesús y María, lo hará por nosotros personalmente y por la Iglesia universal.

En este tercer milenio del cristianismo, Jesús y María nos acercarán a José a medida que comprendamos más clara y profundamente la misión de la Sagrada Familia en la historia de la salvación. La veneración de San José aumentará en proporción a la intensidad de nuestra devoción a Jesús y María. Como esposa, como esposo.

La fiesta de San José es el 19 de marzo. La fiesta de San José Obrero es el 1 de mayo.

El hermano John M. Samaha, SM, escribe desde el Centro Marianista en Cupertino, California.