San Bernardo

Los hombres y mujeres que consagran su vida a seguir el ejemplo de nuestro señor Jesucristo, representan la esperanza, la fe y sirven de guía para quienes se sienten desconsolados y atribulado. No es una misión fácil de cumplir, exige entrega y consagración plena.

La vida de San Bernardo es sinónimo de amor, vocación y servicio al prójimo. En su recorrido por pueblos y ciudades transmitió la palabra de Dios para transformar y convencer a los incrédulos e inconversos. Hizo honor al significado de su nombre “Bern” es igual a batallador y  “Nard” significa valiente, Bernardo “batallador y valiente”.

Biografía de San Bernardo

San Bernardo, hijo de un noble matrimonio, los señores del Castillo, su padre era caballero del duque de Borgoña,  siempre velaron para que toda su descendencia recibiera la excelente formación, que en esa época obtenía la nobleza, como era el latín, la literatura y la religión Nació en Francia, Borgoña, cerca de Suiza, en el año 1090, en el Castillo  Fontaines-les-Dijon.

San Bernardo fue el tercero de siete hermanos, a quienes logró convencer, incluida su hermana, de entrar al convento y consagrar sus vidas a Jesucristo a través  de la oración y la meditación que era la ocupación más sagrada y que sólo dentro del convento, con la dedicación diaria suficiente, fuera de las distracciones mundanas, podrían lograr.

Su entrega y dedicación a la vida religiosa, dentro y fuera del convento, bajo el sacrificio del ayuno, lo que poco a poco le fue debilitando, y El confesaba su deseo de ver el rostro de Dios y quedarse junto a Él, pero el querer seguir ayudando a sus discípulos que tanto amaba le hacía someterse a la voluntad del Señor.

Después de haber laborado bastante y padecer por una enfermedad estomacal, comenzó a padecer hinchazón en las piernas  que le impedía seguir viajando, recluyéndose en el primer monasterio del que fue su fundador, llamado Monasterio Circiense del Claraval donde a sus  63 años, el 20 de agosto 1153, de una manera gozosa consiguió el merecido descanso eterno.

San Bernardo Características

La vida de San Bernardo se caracterizó por su amabilidad, bondad, atractivo juvenil, lo que le causaba estar rodeado de tentaciones que iban contra la santidad que siempre buscaba ya que su castidad se veía comprometida por los grandes deseos pasionales que le invadían su mente, corazón y cuerpo.

Para intervenir los fuertes deseos pasionales y sexuales, tomó una drástica acción como lo fue arrastrase, sin camisa, en el piso cubierto de hielo, hasta crearse dolor y sangrar, que cada vez que sintiera deseos pasionales, su mente recordaría el dolor vivido y así no dejarse caer en tentación.

También puedes revisar:

Anécdotas de San Bernardo

En una ocasión al caer la noche, San Bernardo se vio obligado a pedir hospedaje para él y los amigos que le acompañaban. Fue tentado con intenciones deshonestas por parte de la dueña de la casa, quien lo separó del grupo facilitando una habitación. San Bernardo, al ver la intrusa comenzó a gritar  ¡ladrones, ladrones¡ logrando que ésta huyera.

A la mañana siguiente sus compañeros se reían y burlaban acerca del imaginario ladrón y él con tranquilidad les dijo indudablemente, quien entró la habitación era un ladrón y no me robaría el oro y la plata sino algo de mucho más valor.

El Sueño de Bernardo

Al ir San Bernardo a las misas para festejar las navidades, se quedó dormido y soñó que la virgen María le entregaba a su niño Jesús de Belén, para que le adorara y le alabara, yendo por el mundo buscando que el mundo entero hiciese lo mismo, lo cual le alegró tomando la decisión de consagrarse al apostolado y así llenar el vacío existencial que mantenía.

San Bernardo el Motivador

Con gran alegría da la noticia a su familia y amigos, quienes le criticaron y manifestaron que aún era muy joven, con grandes habilidades y conocimientos que podía utilizar en su beneficio.  San Bernardo se mantuvo firme, logrando convencer a sus familiares de ingresar al Monasterio y 31 amigos.

Como San Bernardo ya había sido aceptado y conocía del fuerte reglamento interno del Monasterio, planeó y llevó  a cabo un retiro en su finca por varias semanas, con las personas que habían decidido seguirle, para instruirlos en el comportamiento adecuado al ingresar al Monasterio Circiense.

Lo que fue la alegría de la incorporación de todas estas personas, en muy poco tiempo se convirtió en una preocupación, porque pasó a ser un hacinamiento, sobre todo por la cantidad de seguidores que atraía con su deseo de salvar almas y con el privilegio de ser “El Doctor Boca de Miel” quien lo escuchaba sentía el impulso de volverse mejor y entrar al convento.

San Bernardo Abad

San Bernardo, a la edad de 22 años entra al convento, siendo consagrado a los 23 años, demostrando grandes dotes de líder y un carisma especial para conseguir seguidores de Cristo. A sus 25 años de edad y con sólo tres años en el convento, es el último Abad que nombra la iglesia católica enviándolo a fundar un nuevo Convento.

Se dirige a un valle claro que pueda ser cosechado por sus monjes y le  colocó el nombre de Claraval, porque es fuertemente iluminado por el sol. Contagia, con su fervor y entusiasmo, que habiendo comenzado con 20 compañeros en poco tiempo logra tener 120 religiosos, quienes ayudaron a fundar otros 63 conventos.

Durante su vida San Bernardo  fundó más de 300 conventos para hombres, gran cantidad de sus discípulos hicieron profesión religiosa llegando a la santidad, como dato curioso las jóvenes le tenían terror a que sus novios conversaran con él y se convirtieran en sus discípulos dejándolas para ingresar a los conventos.

Su Amor  a la Santísima Virgen

San Bernardo siempre consideró a la Virgen la Estrella medianera de todas las gracias ante su hijo nuestro señor Jesucristo. Todos vibraban de emoción cuando desde el Púlpito con claridad y amor hablaba de Ella, a quien le dedicó varios textos y libros que han sido leídos por varios Papas.

Sus fundamentos se basaban en las Sagradas Escrituras, como buen creyente “la revelación verbal” del texto bíblico. El Papa Alejandro Tercero lo declaró santo en 1173 y, posteriormente, fue proclamado Doctor de la Iglesia

Santos Catolicos