San Bernabé

A pesar de que no haya suficiente información relevante sobre San Bernabé, y es que pocas son, relativamente, las noticias que con el paso de los años se han conservado las historias de este apóstol de Jesucristo, el cual es procedente de la diáspora y fue incorporado tempranamente al número de los que fueron los pilares de la Iglesia primitiva. La biografía de San Bernabé no es muy completa, sin embargo permite mas conocer mas sobre este importante santo.

No se sabe con exactitud el cómo fue los años de su infancia, que pudo haber pasado en Chipre o en Jerusalén, mucho menos acerca del tiempo en que entró a formar parte de la comunidad cristiana, pero lo que, si sabemos, es parte de la vida de este apóstol, sigue leyendo para conocer más sobre él.

Reseña sobre el apóstol

Mayormente conocido y querido como San Bernabé por los apóstoles, fue en vida de Jesucristo, siendo parte del número de sus setenta y dos discípulos.

Él estaba con todo, otros Santos Padres y autores tanto antiguos como modernos opinan que Bernabé se convirtió en discípulo de Cristo alrededor de esos días que siguieron inmediatamente a la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles, es decir, en la festividad de Pentecostés.

Biografía de San Bernabé

San Bernabé nació en Chipre, era un judío rico de la tribu de Levi, su verdadero nombre era José, lo que significa “hombre esforzado”; y este nombre sumado a su espíritu conciliador y su simpatía de “hombre muy bueno y que estaba lleno del Espíritu Santo y de fe” inspiraron para colocarle ese sobrenombre.

A pesar de que Bernabé no forme parte de los doce apóstoles, estos, sin embargo, le dieron el sobrenombre que tiene hoy en día, y este lo podemos encontrar entre los setenta discípulos que menciona el evangelio.

Su presencia se notó en la historia de la salvación con generosidad, ya que estaba vendiendo un campo que era de su propiedad, y tomando todo lo que había ganado de la venta, lo puso a disposición de los apóstoles.

Si lees las sagradas escrituras, podrás notar que se le menciona en las en ciertas partes, en el cuarto capítulo de los Hechos de los Apóstoles; verás la mención de la venta de sus propiedades.

El Santo fue elegido como primera misión para llevar el Evangelio a Antioquía, para instruir y guiar a los neófitos. Para esta misión, se vio ayudado de la cooperación de San Pablo.

Al finalizar su misión, los dos predicadores obtuvieron gran éxito; dando como resultado que Antioquía se convirtiese en el gran centro de evangelización y además de que fue ahí donde, por primera vez, se dio el nombre de cristianos, conocido como los fieles seguidores de Cristo.

Tiempo más tarde, a San Bernabé y Pablo se les encomendó una nueva misión y sin pensarlo dos veces, partieron rumbo a cumplirla, y esta vez, iban acompañados por Juan Marcos.

Ante todo, se había trasladado a Seleucia y después a Salamina, en Chipre, luego de eso llegaron a Pafos, y allí fue donde convirtieron al procónsul romano Sergio Paulo, siguieron rumbo hasta Perga en Pamfilia, y en este fue donde Juan Marcos los abandonó.

En Iconium, en Licaonia, estuvieron a punto de morir apedrados. En Listra, San Pablo curó milagrosamente a un paralítico, y los habitantes paganos no creyeron en lo que sucedió, asi que los confundieron con dioses.

Después del arduo viaje, de regreso a Antioquía, pasaron por todas las ciudades que habían visitado anteriormente para confirmar y ordenar presbíteros, y en el trascurso de esto surgieron ciertas diferencias entre San Pablo y San Bernabé, y estos problemas solo los llevaron a tomar la decisión de separarse.

La razón que tuvieron de separarse fue porque San Pablo no quería llevar consigo a San Marcos, del que Bernabé no quería alejarse; ello no quebró la amistad entre ambos.

Bernabé partió entonces hacia Chipre, y este iba acompañado de Juan Marcos, para visitar las iglesias que ahí se habían fundado.

Se dice que leyendas posteriores y carentes de autoridad tienden a situar al apóstol Bernabé en Alejandría, Roma o Milán como primer evangelizador, hablando también de su martirio en Salamina de Chipre.

San Bernabé ha recorrido un gran camino evangelizando, para la desgracia de muchos, murió cerca del año 60 o 61. Y la razón fue porque hay rumores de que fue apedrado hasta morir en Salamina.

También puedes revisar:

Historia del apóstol

Para pasar acerca del apóstol Bernabé, cabe mencionar a algunos autores, como Clemente Alejandrino y Eusebio de Cesarea, los cuales tienen suposiciones de que San Bernabé fue uno de los 72 discípulos de los que habla el Evangelio.

Y esto es debido a que, San Bernabé aparece en la Iglesia primitiva como una figura relevante que, mencionando que no pertenece al grupo de los Doce, merece y tiene, al lado de San Pablo, el título de Apóstol.

Era reconocido por tener una gran vocación, había venido de la Iglesia de Jerusalén, donde ya era una personalidad destacada, y que toda su actuación lleva la impronta de la dignidad apostólica.

Cabe destacar que fue San Bernabé quien tomó consigo a San Pablo, este lo condujo a los apóstoles y les refirió cómo en el camino había visto al Señor, y cómo en Damasco había predicado intrépidamente en el nombre de Jesús.

Trabajaron juntos durante todo un año en la organización de la comunidad de Antioquía, y ya está comenzaba a afluir en los griegos o gentiles, y en la que los discípulos empezaron a llamarse “cristianos”.

Ambos apóstoles subieron a Jerusalén para llevar socorros a los hermanos de la Iglesia madre, víctimas del hambre, regresando a Antioquía, “cumplido su ministerio”, trayendo consigo a Juan Marcos, aunque su objetivo era hacer conocer a todo Chipre sobre el evangelio.

Los misioneros comenzaron a predicar en Salamina, y que en el viaje iban acompañados como auxiliar Juan Marcos, el cual no se sabe con certeza su es sobrino o primo de Bernabé, llevando las predicas a las sinagogas recorriendo Perge de Panfilia, e incluso Derbe, regresando a Antioquia de Siria.

Santos Catolicos