¿Qué significa Dejad a los niños venir a mí?

Haz la primera valoración

«Dejad a los niños venir a mí» es una de las enseñanzas más conocidas de Jesús de Nazaret, que aparece en los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas. Esta frase ha sido interpretada de diversas formas a lo largo de la historia, pero en su esencia, representa una invitación a acercarse a Dios con la humildad y la inocencia propias de los niños.

En este artículo, exploraremos el significado de esta enseñanza y cómo puede aplicarse en nuestra vida cotidiana. Veremos cómo la actitud de los niños, caracterizada por la confianza, la sencillez y la apertura, puede ayudarnos a conectarnos con lo divino y a construir relaciones más auténticas con los demás.

Además, profundizaremos en el contexto histórico y cultural en el que Jesús pronunció estas palabras, para entender mejor su mensaje y su impacto en la sociedad de su tiempo. Finalmente, reflexionaremos sobre el papel que podemos desempeñar como adultos para facilitar el acceso de los niños a la espiritualidad y para proteger su integridad y dignidad como seres humanos.

¿Qué significa Dejad a los niños venir a mí? (Video)

Descubre el mensaje de amor de Jesús para los niños: Guiando su camino hacia la felicidad

En el Evangelio de Mateo, capítulo 19, versículo 14, Jesús dijo: «Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos». Esta frase ha sido interpretada de diversas formas, pero en esencia, se refiere a la importancia que Jesús daba a los niños y su capacidad de comprender y recibir su mensaje de amor.

En su libro «Descubre el mensaje de amor de Jesús para los niños: Guiando su camino hacia la felicidad», el autor explora la relación entre Jesús y los niños, y cómo su mensaje de amor puede ser aplicado en la vida de los más pequeños.

El mensaje principal del libro es que Jesús amaba a los niños y los veía como seres especiales y valiosos. Él creía que los niños eran capaces de entender su mensaje y su amor, y por eso los invitaba a acercarse a él sin temor.

Te interesará:  ¿Qué dice la Biblia de los Niños?

El autor del libro también destaca la importancia de guiar a los niños hacia la felicidad, y cómo el mensaje de Jesús puede ayudarles a encontrarla. Él explica que la felicidad no se encuentra en los bienes materiales o en el éxito, sino en la relación con Dios y en el amor hacia los demás.

El libro también hace hincapié en la importancia de enseñar a los niños los valores cristianos, como el amor, la bondad, la generosidad y la honestidad. Estos valores, según el autor, son esenciales para formar personas íntegras y felices.

Es una invitación a dejar que los niños se acerquen a Jesús y reciban su amor y su mensaje de esperanza.

Descubre la enseñanza de Jesús sobre los niños en Mateo 19:13-14

En el libro de Mateo, encontramos un pasaje que nos muestra la enseñanza de Jesús sobre los niños. Este es un mensaje muy importante para nosotros, ya que nos enseña la importancia que tienen los niños en el Reino de Dios. El pasaje se encuentra en Mateo 19:13-14:

Entonces le trajeron unos niños para que pusiera las manos sobre ellos y orara, pero los discípulos les reprendieron. Jesús les dijo: «Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis, porque el Reino de los cielos es de los que son como ellos».

Este pasaje nos muestra cómo los discípulos de Jesús reprendían a los padres que querían que Jesús bendijera a sus hijos. Los discípulos creían que Jesús tenía cosas más importantes que hacer que dedicar su tiempo a los niños. Pero Jesús les enseñó una lección muy importante.

En primer lugar, Jesús nos dice que debemos dejar que los niños se acerquen a Él. Los niños son importantes en el Reino de Dios y Jesús quiere que se acerquen a Él. Él no los rechaza, sino que los recibe con amor y los bendice.

En segundo lugar, Jesús nos dice que debemos ser como los niños para entrar en el Reino de Dios. Los niños tienen una fe pura y sencilla, y esto es lo que Jesús quiere que tengamos también. Debemos tener una fe sencilla y confiar en Dios como lo hacen los niños.

Por último, este pasaje nos muestra que Jesús valora a los niños y considera que son importantes en el Reino de Dios. Debemos hacer lo mismo y valorar a los niños y su papel en la iglesia y en el mundo.

Te interesará:  ¿Que trae San Nicolás a los niños?

Debemos dejar que los niños se acerquen a Él, tener una fe sencilla como la de los niños y valorar el papel importante que tienen los niños en el Reino de Dios. Que este pasaje nos ayude a recordar la importancia que tienen los niños en nuestras vidas y en la vida de la iglesia.

Descubre el significado profundo de Marcos 10:15: ¡Déjenlos venir a mí!

El Evangelio de Marcos 10:15 nos presenta una importante enseñanza de Jesús, en la que les dice a sus discípulos: «Dejad a los niños venir a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios».

En esta frase, Jesús nos invita a permitir que los niños se acerquen a él, a su amor y a su enseñanza. Pero, ¿por qué los niños son tan importantes para Jesús?

En primer lugar, los niños representan la inocencia y la pureza. A diferencia de los adultos, que pueden estar cargados de prejuicios y experiencias negativas, los niños son como una hoja en blanco, dispuestos a aprender y a recibir amor.

Además, Jesús nos muestra que el Reino de Dios pertenece a aquellos que son como los niños. Esto significa que debemos ser como ellos: humildes, confiados y llenos de fe.

En un mundo lleno de problemas y preocupaciones, a menudo perdemos nuestra conexión con la inocencia y la pureza que poseíamos en nuestra infancia. Jesús nos llama a volver a ese estado de simplicidad y a acercarnos a él con corazón abierto.

Finalmente, cuando Jesús dice «dejad a los niños venir a mí», también nos está mostrando la importancia de la educación y el cuidado de los niños. Debemos protegerlos y guiarlos en su camino hacia Dios, para que puedan crecer y convertirse en personas piadosas y amorosas.

Descubriendo las enseñanzas de Mateo 19:13-15 sobre la importancia de los niños en la fe

En el evangelio de Mateo 19:13-15, se cuenta la historia en la que unos padres llevan a sus hijos a Jesús para que los bendiga, pero los discípulos intentan impedirlo. Jesús les dice: «Dejad a los niños venir a mí, no les impidáis, porque de los tales es el reino de los cielos».

Esta historia nos muestra la importancia que los niños tienen en la fe cristiana. Jesús no solo les permite acercarse a él, sino que también los considera fundamentales para el reino de los cielos. Esto significa que los niños tienen un lugar especial en la comunidad de creyentes y deben ser valorados y respetados.

Te interesará:  ¿Por qué se representa a San Antonio con un niño?

Es importante destacar que Jesús no solo tolera la presencia de los niños, sino que los acoge con amor y les dedica tiempo y atención. Esto nos enseña que debemos seguir su ejemplo y tratar a los niños con amor y respeto, brindándoles la atención que necesitan.

Además, la historia también nos muestra que los discípulos no entendían la importancia de los niños en la fe. Esto nos recuerda que debemos estar abiertos a aprender y a cambiar nuestra perspectiva, y confiar en que Jesús nos guiará en el camino correcto.

También nos muestra la importancia de seguir el ejemplo de Jesús en el trato que les damos a los niños y estar abiertos a aprender y cambiar nuestra perspectiva. Dejemos que los niños vengan a Jesús y permitámosles ser parte activa de nuestra comunidad de fe.

En conclusión, «Dejad a los niños venir a mí» es una frase que representa el amor y la importancia que Jesús daba a los más pequeños. Hoy en día, sigue siendo relevante recordar que los niños son seres valiosos y merecen nuestra atención y cuidado. Debemos seguir el ejemplo de Jesús y proteger a los más vulnerables, ofreciéndoles un ambiente seguro y amoroso donde puedan crecer y desarrollarse. Recordemos siempre que el futuro de nuestra sociedad depende de cómo tratemos a nuestros niños hoy.

En resumen, «Dejad a los niños venir a mí» es una frase que nos invita a acoger a los más pequeños con amor y compasión. Jesús nos enseña que los niños y niñas son seres valiosos y dignos de respeto y cuidado. Debemos estar dispuestos a escuchar sus voces, proteger sus derechos y velar por su bienestar. En un mundo en el que la violencia y la injusticia afectan a tantos niños y niñas, esta frase nos recuerda la importancia de ser aliados y amigos de la infancia.

Deja un comentario