Oración de Cristo por la Unidad

Haz la primera valoración

Es natural pensar en la institución de la Eucaristía cuando se piensa en la Última Cena. El memorial sacramental del misterio pascual de Cristo es, después de todo, “fuente y cumbre de toda la vida cristiana” ( Lumen Gentium , n. 11).

Sin embargo, una lectura atenta del Evangelio de Juan arroja una luz diferente sobre la Última Cena. De hecho, no escribe directamente sobre la institución de la Eucaristía. En cambio, Juan se enfoca principalmente en Jesús lavando los pies de sus apóstoles, un acto de caridad por excelencia, que conecta su inminente sacrificio con el servicio.

Pero hay otro aspecto de la narración de Juan sobre la Última Cena que siempre me ha llamado la atención. Viene de la oración larga de Jesús a su Padre, la oración de Cristo por la unidad.

Plenamente consciente de la naturaleza caída de la humanidad, Jesús anticipó las luchas y conflictos que plagarían a sus seguidores en el futuro. Y así aquí, en el contexto de la primera Eucaristía, Jesús ofrece una oración pidiendo unidad entre sus seguidores. Él indica que la credibilidad misma de Su mensaje depende de esa unidad.

“Ruego no sólo por ellos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, oh Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste” (Jn 17,20-21). Jesús ora para que los cristianos estén unidos “para que el mundo crea”. Y sin embargo no lo somos.

Las lamentables separaciones y divisiones en la cristiandad durante el último milenio se han enfrentado en el último siglo con la realización de uno de los últimos deseos de Cristo. El movimiento ecuménico busca lograr la unidad que Cristo desea para Su Iglesia, no diluir el depósito de la Fe que Cristo entregó a la Iglesia a un mínimo común denominador.

Desde el Concilio Vaticano II, la Iglesia católica se ha comprometido por completo con el ecumenismo. Si bien gran parte del trabajo para lograr la unidad se maneja en niveles superiores, cada uno de nosotros debe hacer su parte.

Lo más importante que podemos hacer es rezar por la unidad de los cristianos. Con este fin, la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos fue establecida por el Siervo de Dios Padre Paul Wattson en 1909. Del 18 al 25 de enero, los cristianos de todo el mundo están invitados a meditar sobre las formas en que podemos fomentar el ecumenismo.

 Michael R. Heinlein es editor de Simply Catholic. Sígalo en Twitter  @HeinleinMichael.