¿Que le pidió el diablo a Jesús?

Según la narración bíblica, el diablo le pidió tres cosas a Jesús durante las tentaciones en el desierto:

1. Le pidió que convirtiera piedras en pan, como una forma de satisfacer su hambre.
2. Le pidió que se postrara ante él y lo adorara, ofreciéndole a cambio todo el poder y la gloria del mundo.
3. Le pidió que se lanzara desde lo alto del templo, para demostrar su poder y que los ángeles lo salvaran.

Jesús rechazó todas las tentaciones del diablo citando las Escrituras, lo que muestra su resistencia al mal y su compromiso con la voluntad de Dios. Estas tentaciones son consideradas como una prueba para Jesús y una oportunidad para demostrar su fe y su fortaleza espiritual.

¿Qué le dijo satanas a Jesús en el desierto?

Según el Evangelio de Mateo, Marcos y Lucas, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu Santo para ser tentado por Satanás durante cuarenta días y cuarenta noches. Durante este tiempo, Satanás trató de tentar a Jesús con tres diferentes proposiciones.

Primera tentación de Satanás

En la primera tentación, Satanás dijo a Jesús: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan».

Jesús respondió: «No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Mateo 4:4).

Con esta respuesta, Jesús rechazó la tentación de Satanás de usar su poder divino para satisfacer sus necesidades físicas.

Segunda tentación de Satanás

En la segunda tentación, Satanás llevó a Jesús a la cima del templo y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: ‘A sus ángeles les dará órdenes acerca de ti, y te sostendrán en sus manos para que no tropiece tu pie en piedra alguna'».

Jesús respondió: «También está escrito: ‘No tentarás al Señor tu Dios'» (Mateo 4:7).

Con esta respuesta, Jesús rechazó la tentación de Satanás de poner a prueba a Dios y confiar en su protección divina.

Tercera tentación de Satanás

En la tercera tentación, Satanás llevó a Jesús a una montaña alta y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria. Le dijo: «Todo esto te daré si postrándote me adoras».

Te interesará:  ¿Cuál es el ángel de la muerte?

Jesús respondió: «Aparta de mí, Satanás, porque está escrito: ‘Al Señor tu Dios adorarás y solo a él servirás'» (Mateo 4:10).

Con esta respuesta, Jesús rechazó la tentación de Satanás de obtener poder y riquezas mundanas a cambio de su adoración.

Esta experiencia en el desierto fortaleció la fe y la determinación de Jesús para completar su misión en la tierra.

¿Que le pidió el diablo a Jesús? (Video)

¿Qué le dijo el diablo cuando Jesús sentía hambre?

Según los Evangelios sinópticos (Mateo 4:1-11, Marcos 1:12-13 y Lucas 4:1-13), después de que Jesús fue bautizado por Juan el Bautista en el río Jordán, el Espíritu lo llevó al desierto para ser tentado por el diablo durante cuarenta días y cuarenta noches. Al final de este período, Jesús sintió hambre y fue entonces cuando el diablo se le acercó.

«Si eres Hijo de Dios, di a estas piedras que se conviertan en pan», le dijo el diablo a Jesús (Mateo 4:3).

Este primer intento de tentación fue dirigido a la necesidad física de Jesús de alimentarse. El diablo intentó persuadir a Jesús para que usara su poder divino para satisfacer sus necesidades físicas. Pero Jesús, en lugar de ello, respondió:

«Escrito está: ‘No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios'» (Mateo 4:4).

Con esta cita de Deuteronomio 8:3, Jesús afirmó que su dependencia no era solo de pan o de necesidades físicas, sino también de la Palabra de Dios. Él reconoció que su relación con Dios era más importante que cualquier cosa material que el diablo pudiera ofrecerle.

Este evento muestra la resistencia de Jesús a las tentaciones del diablo y su compromiso de seguir la voluntad de Dios sobre sus necesidades personales.

¿Cuántas veces fue tentado Jesús por el diablo?

Jesús fue tentado por el diablo en tres ocasiones diferentes, tal como se relata en el Evangelio de Mateo 4:1-11 y en el Evangelio de Lucas 4:1-13.

Primera tentación

En la primera tentación, el diablo se acerca a Jesús y le dice: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan» (Mateo 4:3). Jesús responde citando las Escrituras: «No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Mateo 4:4).

Te interesará:  ¿Quién fue el primer amor del diablo?

Segunda tentación

En la segunda tentación, el diablo lleva a Jesús al pináculo del templo y le dice: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: ‘Encargará a sus ángeles acerca de ti, y en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra alguna'» (Mateo 4:6). Jesús responde citando de nuevo las Escrituras: «También está escrito: ‘No tentarás al Señor tu Dios'» (Mateo 4:7).

Tercera tentación

En la tercera tentación, el diablo lleva a Jesús a una montaña muy alta y le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, y le dice: «Todo esto te daré si postrándote me adoras» (Mateo 4:9). Jesús responde: «Vete, Satanás, porque está escrito: ‘Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás'» (Mateo 4:10).

¿Donde dice en la Biblia que Jesús no peco?

La creencia de que Jesús no pecó es una enseñanza fundamental en la religión cristiana. Muchos creyentes se preguntan dónde en la Biblia se encuentra la evidencia de esta afirmación.

El libro de Hebreos

El libro de Hebreos es una de las principales fuentes bíblicas que afirman que Jesús no pecó. En Hebreos 4:15 se lee: «Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.»

Esta declaración indica que Jesús fue tentado en todo, pero no pecó. En otras palabras, Él experimentó las mismas tentaciones que cualquier ser humano, pero nunca cedió a ellas.

El libro de 1 Pedro

Otro libro bíblico que afirma que Jesús no pecó es 1 Pedro 2:22: «El no cometió pecado, ni fue hallado engaño en su boca.»

Esta declaración también confirma que Jesús nunca cometió pecado y nunca fue engañoso en sus palabras.

El libro de 2 Corintios

En 2 Corintios 5:21 se lee: «Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.»

Te interesará:  ¿Cuáles son las flores para San Miguel Arcángel?

Esta afirmación indica que Jesús no tenía conocimiento del pecado y, sin embargo, fue hecho pecado por nosotros para que pudiéramos recibir la justicia de Dios a través de Él.

Conclusión

Estos incluyen Hebreos, 1 Pedro y 2 Corintios. Esta creencia es fundamental para la fe cristiana, ya que Jesús es visto como el único ser humano perfecto y sin mancha que puede servir como el sacrificio perfecto para la salvación de la humanidad.

En conclusión, el episodio en el que el diablo intenta tentar a Jesús en el desierto es un relato que nos enseña la importancia de resistir las tentaciones y luchar contra el mal. Jesús nos muestra que la verdadera fortaleza y sabiduría viene de Dios y que debemos confiar en Él en todo momento. Además, este pasaje nos recuerda que el diablo es real y busca constantemente engañarnos y alejarnos de Dios, pero con la ayuda del Espíritu Santo y la Palabra de Dios, podemos vencer cualquier tentación que se nos presente. Por lo tanto, debemos estar alerta y preparados para resistir al diablo para poder vivir una vida plena y en sintonía con la voluntad de Dios.

El diablo le pidió a Jesús que se postrara ante él y lo adorara. Además, le ofreció poder y riquezas a cambio de que renunciara a su misión divina. Sin embargo, Jesús no cedió ante las tentaciones del diablo y reafirmó su fe y compromiso con Dios. Este episodio es conocido como la tentación de Jesús en el desierto y se encuentra relatado en los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas.