Oración a San Luis Rey de Francia

Rey San Luis, fue un hombre, que se caracterizó por las buenas obras y por dejar un legado de nobleza en sus hijos, familia y toda la línea franciscana, ya que Dios fue el norte de su vida y esto marco con notoriedad sus acciones y su actuación como Rey.

Tuvo la virtud de nacer en la nobleza y de convertirse en rey, dejando plasmado en ese reinado su devoción y pasión por una vida de sencillez y caridad, como pocos, estaremos mostrando oraciones que hablan de lo significativo que era para el la necesidad ajena y su fe.

Vida de San Luis Rey de Francia

Luis nació en Possy, el 25 de Abril de 1214. A sus 12 años quedo huérfano de padre. Luis VIII y fue coronado Rey de los franceses ya a la edad de los 21 años, bajo la tutela de su madre Doña Blanca de Castilla.

Su madre y su tia Doña Berenguela, son hijas del rey Alfonso VIII de Castilla, ambas tuvieron sus hijos, los cuales fueron San Luis y San Fernando. Las dos madres educaron a sus hijos en la fe católica.

El mismo año que asumió como Rey, San Luis Rey se casó con su virtuosa esposa, con la que tuvo once hijos, por los que preocupo y se ocupó personalmente en darles una esmerada y esplendida educación. Por encima de todas las cosas les enseño a amar a Dios con todo su corazón y todas sus fuerzas, les instruyo a que evitaran todo lo que supieran desagradaba a Dios y todo pecado mortal.

Llego al punto de sufrir martirio antes que cometer ningún tipo de agravio de empañar su relación con Dios. Se caracterizó por ser el prototipo del Rey Cristiano, rey sabio que tiene el sentido absoluto de Dios, quien resolvió gobernar según la ley, con rectitud y equidad.

Contaba con un sentido pleno de la responsabilidad para con los ciudadanos, proporcionando tranquilidad y asegurándoles un gobierno de justicia, bueno y que lucharía por prevenir y reprimir la violencia e iniquidad de quienquiera que viniese.

Su vida privada estaba impregnada de dedicación, mansedumbre, sencillez, humildad, austeridad, amor por las preocupaciones, amor a las sagradas escrituras y un celo profundo por un justo ordenamiento de la vida social.

Los tipos de oraciones que se le dirigían eran, describiendo su bondad, su amor y pidiendo que interceda por los necesitados. Y sobre todo, que ayude a los que están en la búsqueda de agradar a Dios, de los que desean ser mejores personas y que están luchando por sus pasiones para que puedan entregarlas en las manos de Cristo, como bien el lo hizo. A continuación mostraremos un tipo de oración a San Luis Rey.

San Luis Rey, que partiste con los más valientes caballeros al frente del ejercito cristiano, escucha mis suplicas e intercede por mí, que quisiera como tu levantarme para servir mejor al Señor mi Dios y a su Esposa, la Santa Iglesia.

Ayúdame a huir del pecado mortal, y consérvame puro e mi mente y en mi corazón. Tu que mantuviste siempre la palabra, aun si la dabas ante los infieles, haz que la mentira jamás pase por mi boca, aunque mi franqueza deba costarme la vida. Hazme incapaz de retroceder, ciérrale el puente a mis debilidades, y que marche siempre a lo más duro.

¡Oh, tu, el más valeroso de los barones franceses!, inspírame el desprecio a los pensamiento de los hombres y concédeme el gusto de comprometerme y de tomar partido  por el honor de Cristo. Finalmente, Príncipe de gran corazón, no permitas jamás que yo sea mediocre, mezquino o vulgar, antes bien, obtenme un corazón real y que a tu ejemplo sirva a los necesitados, realmente.

Amén.

El Rey San Luis, ejemplo de Austeridad y Rectitud de Vida

El Rey santo, se vestía en la corte de manera muy modesta, una túnica color pardo, por ser hijo de San Francisco, y cuando le toca entrar de forma victorias a en la ciudad de Jerusalén acompañado por todo su ejército, vistió de esa misma manera, con el pie pelado, en recordatorio del Señor Jesús que camino por sus calles, y del santo sepulcro que allí se encuentra.

A pesar de que existían algunas discrepancias con el Papa, por la cuestión del emperador Federico,  el permaneció leal al pontífice.

Existieron muchas otras oraciones que le fueron dirigidas al San Luis Rey, de las cuales mencionare, la siguiente:

Glorioso San Luis de Francia

Hijo de reyes ejemplares y piadosos

Que supieron llenar tu alma de pureza y piedad

Y te educaron para reinar en la tierra con amor y justicia

Y sobre todo y ante todo, para alabar y servir a Dios.

Dotado de grandes virtudes y noble corazón

Fuiste desde niño fiel seguidor del Señor

Y viviendo entre los lujos y riquezas de la corte

Nunca te alejaste de la santidad y moral cristiana

Poniendo todo tu empeño y vida al servicio de los demás

Admirable San Luis de Francia

Que con oración penitencia y sacrificio

Y siempre entregado a hacer el bien

Solo quisiste la felicidad y bienestar de tus súbditos,

Buscando la paz, el entendimiento y la armonía

Entre los más adinerados y los mas pobres,

Entre los más afortunados y los más desdichados

Administrando la justicia sin importar clase y condición

Mediante para evitar abusos y discriminaciones

Atendiendo personalmente a los pobres

Desamparados, enfermos y abandonados

Resolviendo sus desgracias, infortunios y adversidades

Hoy acudo a ti para implorar tu caridad y generosidad

Tu que fuiste padre afectuoso de tu pueblo

Y sembraste la paz y la justicia entre todos ellos

Intercede ante el Padre misericordioso

Para que me ayude en mis preocupaciones y conflictos

Y me conceda lo necesario para solucionar

Esto que tanto me atormenta y aflige:

Venerable San Luis Rey ayúdame en mis serias dificultades

Haz que pueda salir airoso en mis problemas judiciales

Aleja la miseria, la ruina y las carencias de mi vida,

Dame la tranquilidad y sosiego que tanto preciso

Para que en mi hogar haya paz, dicha y bienestar

Rey santo, tu que sentiste tanto amor por nuestro Señor

Que con fe y heroísmo dirigiste las Cruzadas

Para rescatar los santos lugares en Jerusalén

Enséñame a seguir tu ejemplo de entrega, fe y caridad

Y haz que cada día ame más a Jesucristo,

A quien por tu mediación, oh santo protector,

Espero ver y amar eternamente en la Patria Celestial

Amen.

Santos Catolicos