Frases de Santa Cecilia

Cada santidad es reconocida por compartir sus oraciones, frases o pensamientos llenas de sabiduría y amor hacia el prójimo y Dios, como es el caso de Santa Cecilia, quien es patrona y protectora universal de los músicos, a quien se le fue dada dicho título y canonizada desde 1594. Las frases de Santa Cecilia son muy conocidas entre los creyentes.

Cecilia de Roma es una mártir, de quien existe pocos datos de su vida personal gracias a registros escritos encontrados, pero que es una de las más conocidas a nivel mundial debido a su vinculación con el sutil arte de la música.

Algunas frases de Santa Cecilia

Santa Cecilia o Cecilia de Roma, es una de las veneradas de las cuales se tiene pocos registros, pero que gracias a un manuscrito en latín, que fue encontrado en el año 480 llamada las “Actas de Santa Cecilia y su martirio” la cuales son anónimas, trasmiten parte de su vida hasta el momento de la muerte.

Cecilia es reconocida por esas frases que le dijo a aquel joven pagano llamado Valeriano, a quien sus padres la prometieron en matrimonio a pesar de que ella había jurado guardar su virginidad para Dios, según este manuscrito este día al transcurrir la ceremonia, mientras el órgano tocaba, ella cantaba en su corazón: “Solamente para el Señor”

Con respecto a esto, en el año 1264, un famoso tratado hagiográfico medieval “La Leyenda Aurea”, de Jacobo de la Vorágine, narra con estas palabras:

“Mientras los músicos ensayaban las canciones que durante la celebración de la boda pensaban cantar y tañer con sus instrumentos, también Cecilia dentro de su corazón cantaba silenciosas endechas en las que decía al Señor: ‘¡Haz que mi cuerpo y mis sentimientos se conserven inmaculados!”

Una vez culminada la ceremonia Santa Cecilia tiene una conversación con Valeriano donde, también se hace conocida por lo que allí expresa:

“Tengo que comunicarte un secreto. Has de saber que un ángel del Señor vela por mí. Si me tocas como si fuera yo tu esposa, el ángel se enfurecerá y tú sufrirás las consecuencias; en cambio, si me respetas, el ángel te amará como me ama a mí.”

Donde su esposo le responde: “Muéstramelo. Si es realmente un ángel de Dios, haré lo que me pides.”

A lo que Santa Cecilia muy amorosamente dice: “Si crees en el Dios vivo y verdadero y recibes el agua del bautismo, verás al ángel.”

Tiempo después es sentenciada a tres horribles torturas a las cuales sobrevivió varios días, cantando gozosa: “Que mi corazón y mi carne permanezcan puros, oh Señor, y que no me vea defraudada en tu presencia.” y esta es una de las razones de su proclamación.

Finalmente Cecilia de Roma murió, el 22 de Noviembre y pasados alrededor de mil años en 1594 el Papa Gregorio XIII, la canonizo y le dio su nombramiento, desde entonces se han celebrado grandes festivales musicales en su honor, en los cuales hasta la actualidad participan grandes compositores y poetas.

Miles son los artistas que han utilizado la historia e imagen de Santa Cecilia como inspiración para sus obras, como la oda “Laudate Ceciliam”, el “Himno para Santa Cecilia”, la escultura de mármol “El Martirio de Santa Cecilia”, entre otros, al igual que se encuentran hermosas oraciones como la “Novena a Santa Cecilia”.

Santos Catolicos