Biografía de San Juan de la Cruz

Para quienes son católicos y no conocen la biografía de San Juan de la Cruz, es importante tener un mero conocimiento de lo que es todo el elenco de los santos católicos, cosa que no deja a este santo por fuera.

San Juan de la Cruz, un santo venerado y muy respetado por distintas comunidades de todo el mundo pero por supuesto destacando siempre a la comunidad española que es por naturaleza uno de los países que representan su religión católica de forma marcada.

¿Quién fue San Juan de la Cruz?

            San Juan de la Cruz, un santo conocido por tener una cruz en su mano o en sus cercanías, no existe una imagen de este sano que no tenga la cruz, ya que es uno de sus rasgos que lo destacan.

En la biografía de San Juan de la Cruz, es posible conocer que nación en el año 1542, en la provincia de Ávila del gran país de España, en un pequeño sector conocido como Fontivieros.

Para esta época la región se encontraba bajo los ámbitos políticos y económicos de la Orden de los Carmelitas, como bien sabrán, para esta época aún se mantenían desacuerdos y diferencias religiosas donde todo aquel que se proclamara cristiano o seguidor de cristo, se le era considerado traidor.

Ya para 1568 San Juan de la Cruz ya se había manifestado en contra de las costumbres de la orden, donde este tuvo que soportar maltratos, humillaciones y torturas. A pesar de esto, Juan de la Cruz era muy amado por las personas así como ser conocido por su gran sabiduría, tal y como lo dictan sus escritos espirituales.

En vida San Juan de la Cruz, logró numerosos seguidores, estos eran más que todo del sector más hambriento y podre, personas que estaban viviendo la fatiga y zozobra de quienes los gobernaban.

Juan de la Cruz, quien fue considerado santo con el transcurso de los años, tenía gran sabiduría, siendo no sólo un líder, sino un guía para todas esas personas que se encontraban pérdidas en el limbo espiritual, otorgándoles un camino lleno de luz orientado en las enseñanzas de dios y la santa biblia.

San Juan de la Cruz logró orientar espiritualmente a cantidades innumerables y no registradas en su biografía, no obstante Juan de la Cruz tenía extensos conocimientos medicinales, las necesidades de pobreza grandes epidemias de la época, obligó a este santo a conocer cada vez más de botánica, rama que aportó en la solución de heridas y enfermedades.

San Juan de la Cruz fue el segundo de tres hermanos, hijo de Catalina Álvarez y Gonzalo de Yépez, pueblerinos que fueron tejedores de la región, quienes se ganaban la vida de forma tradicional y honrada.

A una corta edad, Juan de la Cruz pierde a su padre y a su hermano menor debido a las fuertes enfermedades y faltas alimenticias que se vivía en la época (siglo XVI). La madre de Juan de la Cruz realiza extenuantes esfuerzos por pedir ayuda a sus familiares cercanos, ayuda que le fue negada.

Gracias a esto, las circunstancias los llevó a trasladarse hasta la ciudad de Arévalo, donde lograron vivir de forma estable por cuatro años, ya para el año 1551 llegan hasta Medina del Campo.

Es decir que durante toda su vida, este santo logró tener contacto con distintas poblaciones, logrando una cantidad considerable de fieles seguidores a todas sus enseñanzas.

A pesar de lo marcado que pudo ser su pobreza en su infancia y su adolescencia, ya de adulto supo expresar a todos sus seguidores en la riqueza espiritual,  “no hay bien material que llene el ser espiritual”, con esta frase logró llegar a los corazones de hombres, mujeres y niños que vivían en decadencia o situación extrema de pobreza.

Muchos se preguntaran, a qué edad inició la vocación religiosa de San Juan de la Cruz, este inició a la corta edad de 21 años, tras ingresar en los Carmelitas de Medina, donde pudo resaltar su vocación de forma eremítica y contemplativa.

Se convierte en un fraile, donde se instala en la ciudad de Salamanca, donde logra efectuar tres cursos para bachillerarse en las Artes. Este es llamado al sacerdocio en el año 1567, siendo esto un hecho tras ingresar en la Cartuja. Este tuvo una relación muy estrecha con Santa Teresa de Jesús.

San Juan de la Cruz muere en la ciudad de Úbeda en el año de 1591, dejando testigos de todo lo que este pudo lograr en vida. Se efectuó su canonización en al año 1726, muy reconocido como el “Doctor de la Iglesia”, es decir que este santo es uno de los que otorga o se le encomienda las peticiones relacionadas con la salud, tanto la de familiares y amigos como la propia.

Día de San Juan de la Cruz

A nivel mundial se conmemora el día del Doctor de la Iglesia el 14 de diciembre de cada año, este es un día donde se celebran los milagros, la vida y obra de San Juan de la Cruz.

Es posible encontrar regiones que celebren el día del doctor, el mismo día que el de San Juan de la Cruz, gracias a la influencia que este santo tiene en el sector de la medicina. Cabe destacar que a diferencia de muchos santos, es muy común su celebración en la región latina, sobre todo en américa del sur.

Como toda celebración católica, los creyentes efectúan la debida decoración de San Juan de la Cruz, vistiéndolo de colores, iluminándola con grandes y coloridas velas y rodeándolo de grandes flores.

Si bien es cierto que en España se hacen las celebraciones religiosas más exorbitantes de todo el mundo, los latinos no se han quedado atrás.

Las procesiones que se realizan en homenaje a este santo son cada vez más voluminosas y pobladas, llenas de alegría, bendiciones y mucha fe. Si eres creyente del catolicismo, este es un santo del que debes saber.

San Juan de la Cruz, un santo de grandes milagros médicos así como los milagros económicos, encomienda a San Juan de la Cruz.

           

 

 

Santos Catolicos